El 96% de las consolas que se venden en Estados Unidos son importadas desde China. (Foto: Archivo)
El 96% de las consolas que se venden en Estados Unidos son importadas desde China. (Foto: Archivo)

La medida de imponer aranceles en los bienes importados de China impactaría directamente en los consumidores de videojuegos, ya que las principales compañías productoras de consolas (Nintendo, MicrosoftSony) tendrían que que elevar sus precios hasta en un 25%.

Ante esta situación, las tres compañías se unieron y enviaron una carta a la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos, en la cual advirtieron sobre los riesgos que traería a su mercado la implementación de esos aranceles.

Y es que según las empresas del sector, el 96% de las consolas que se venden en los Estados Unidos son importadas desde China: "Los consumidores pagarían USD 840 millones más de lo que habrían pagado (sin los nuevos impuestos)".

En la carta también se puede leer que el hecho de "cambiar la producción por completo a Estados Unidos o a un país tercero, causaría una interrupción significativa de la cadena de suministro y aumentaría los precios incluso más allá del costo de las tarifas propuestas".

Las tres compañías más importantes en la industria de las consolas se aliaron para oponerse a la medida. (Foto: Nintendo)
Las tres compañías más importantes en la industria de las consolas se aliaron para oponerse a la medida. (Foto: Nintendo)

En sentido, las compañías también mencionaron que "un cambio incluso en solo proveedor debe ser examinado cuidadosamente para mitigar los riesgos de calidad del producto, falta de confiabilidad y problemas de seguridad del consumidor".

Los gamers no serían perjudicados únicamente a partir del precio de las consolas, sino que también sufrirían en lo referente a los títulos y accesorios, pues los aranceles desencadenarían una reacción en cadena que afectarían a las editoras y desarrolladores de videojuegos, así como a las tiendas minoristas en Estados Unidos.

Explicaron que si se implementan las tarifas, "tendrían un efecto dominó que se extendería al ecosistema de los videojuegos", ya que también se pondría en peligro empleos y reprimirían la innovación de las tecnológicas.

Y si bien son conscientes de los esfuerzos del gobierno estadounidense por preservar el liderazgo tecnológico del territorio, exhortaron a los políticos a reflexionar sobre la posible subida de aranceles, cuya afectación puede ser "desproporcionada" para el sector en ese país.

Los aranceles tendrían un impacto significativo en el ecosistema de los videojuegos. (Foto: iStock)
Los aranceles tendrían un impacto significativo en el ecosistema de los videojuegos. (Foto: iStock)

La relevancia de Estados Unidos en el sector de los videojuegos es mucha. De acuerdo con la empresa de consultoría Newzoo, proveedora de análisis de juegos y deportes, en ese país hay un aproximado de 178.7 millones de videojugadores.

A partir de esa cifra, entonces, Estados Unidos se ubica en la primera posición de los países con el mayor mercado de juegos en el mundo con ingresos totales de USD 36.869 millones, situándose incluso por encima de China, cuya población de gamers es mayor.