El Príncipe jordano renunció a su título un año después de ser acusado de sedición contra su hermano, el Rey Abdalá II

Hamzah bin Husein señaló que con ese título tuvo el “honor de servir” a su país y al pueblo jordano, y aseguró que lo largo de este año ha podido “reflexionar” sobre sí mismo, por lo que pidió a su hermano “pasar página”

Guardar

Nuevo

El príncipe señaló que con ese título tuvo el “honor de servir” a su país y al pueblo jordano. EFE/Antonio Lacerda/Archivo
El príncipe señaló que con ese título tuvo el “honor de servir” a su país y al pueblo jordano. EFE/Antonio Lacerda/Archivo

El príncipe Hamzah bin Husein, ex heredero a la Corona y hermanastro del actual rey jordano, Abdalá II, anunció hoy en una carta su renuncia al título, un año después del presunto caso de sedición que orquestó y que agitó la monarquía de Jordania.

”Por honestidad a Dios y a la conciencia, no veo (otra opción que) la renuncia y el abandono del título de príncipe”, anunció Hamzah en una carta publicada en su cuenta oficial de Twitter.

El príncipe señaló que con ese título tuvo el “honor de servir” a su país y al pueblo jordano.

Asimismo, justificó que la renuncia se debe a que sus “convicciones personales” y principios heredados de su padre “no son coherentes con el método, las directrices y el estilo moderno” de las instituciones jordanas, dijo, sin dar más detalles.

Imagen de archivo del rey jordano, Abdalá II. EFE/EPA/STR
Imagen de archivo del rey jordano, Abdalá II. EFE/EPA/STR

Hamzah, que en los últimos meses se ha disculpado públicamente por su conducta y ha jurado lealtad al rey, aseguró que sigue siendo “fiel” a Jordania, de acuerdo con la carta.

A principios de abril de 2021, las autoridades jordanas acusaron a Hamzah de haber tenido “contacto con partes externas” y haber realizado “movimientos y actividades” con el fin de “desestabilizar la seguridad” de Jordania, por lo que fue puesto bajo arresto domiciliario.

Tres meses después, el Tribunal de Seguridad del Estado condenó al ex jefe de la corte real Basem Awadallah y a Sharif Hassan bin Zaid, un miembro de la familia real, a 15 años de cárcel después de encontrarlos culpables de “incitación contra el rey, llevar pensamientos hostiles contra el Estado y buscar sembrar anarquía y sedición en el país”.

Sin embargo, el rey jordano se reconcilió con su hermanastro, que no fue imputado, y dio por cerrada la crisis en el seno de la familia real, después de que Hamzah jurara públicamente lealtad a Abdalá II y a los valores de la dinastía.

El rey Abdullah, la reina madre Noor, viuda del rey Hussein, y la reina Rania en el casamiento del príncipe Hamzah con la princesa Basma Otoum. (Foto por YOUSEF ALLAN / PETRA / AFP)
El rey Abdullah, la reina madre Noor, viuda del rey Hussein, y la reina Rania en el casamiento del príncipe Hamzah con la princesa Basma Otoum. (Foto por YOUSEF ALLAN / PETRA / AFP)

PEDIDO DE DESCULPA

El pasado 8 de marzo, el ex príncipe asumió públicamente “la responsabilidad” y “las ofensas” contra la Casa Real “que culminaron en los eventos del caso de sedición”, y pidió a Abdalá II “pasar página”.

“Me he equivocado, Majestad, y errar es de humanos (...) asumo la responsabilidad por las posiciones que he tomado y las ofensas que he cometido contra Su Majestad y nuestro país en los últimos años, que culminaron en los eventos del caso de sedición”, reza la nota publicada por la Corte, firmada por Hamzah el pasado día 6 de marzo.

El príncipe dijo que a lo largo de este año ha podido “reflexionar” sobre sí mismo, por lo que pidió a Abdalá II “pasar página”.

“Pido disculpas a Su Majestad, al pueblo de Jordania y a nuestra familia, por mis acciones que, si Dios quiere, no se repetirán”, añadió en la carta, en la que prometió “lealtad” al legado de su hermanastro, así como a la Constitución jordana.

(con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO:

Guardar

Nuevo