¿Cuáles son las diferencias entre las mariposas y las polillas?

Aunque ambas pertenecen al orden de los lepidópteros, existen numerosas diferencias físicas y de comportamiento entre los dos tipos de insectos

Tanto las polillas como las mariposas pertenecen al orden de los lepidópteros, pero existen numerosas diferencias físicas y de comportamiento entre los dos tipos de insectos (REUTERS)
Tanto las polillas como las mariposas pertenecen al orden de los lepidópteros, pero existen numerosas diferencias físicas y de comportamiento entre los dos tipos de insectos (REUTERS)

Si decimos la palabra mariposa, una brillante mariposa monarca de alas naranjas y negras puede volar por nuestra mente. Mientras que, si decimos polilla, el cerebro puede evocar la imagen de una plaga aburrida de alas marrones que mordisquea agujeros a través de la ropa.

Pero, ¿es realmente la apariencia la principal diferencia entre estos dos tipos de insectos alados? ¿Cuál es exactamente la diferencia entre polillas y mariposas? Resulta que la diferencia es más que un ala de profundidad.

Tanto las polillas como las mariposas pertenecen al orden de los lepidópteros, pero existen numerosas diferencias físicas y de comportamiento entre los dos tipos de insectos.

En primer lugar, las polillas son mucho más diversas que las mariposas. Hay unas 160.000 especies de polillas, según la Institución Smithsonian, frente a unas 11.000 de mariposas.

Esta Tabwecala robinsoni bastante llamativa  de Vanuatu es una de las 13 nuevas especies de polillas descritas este año.  Imagen © Zilli, 2021
Esta Tabwecala robinsoni bastante llamativa de Vanuatu es una de las 13 nuevas especies de polillas descritas este año. Imagen © Zilli, 2021

Ambos tipos de insectos tienen escamas en sus alas. Pero las polillas tienden a tener alas monótonas, marrones o beige, mientras que las mariposas suelen tener una decoración más brillante, señala la Institución Smithsonian.

Esta diferencia de coloración puede deberse en parte a las diferencias de comportamiento entre los dos tipos de insectos. Las polillas son nocturnas y tratan de camuflarse durante el día en objetos oscuros como cortezas y hojas.

Las mariposas también se camuflan de esta manera, pero son diurnas, lo que significa que pasan las horas del día revoloteando de flor en flor bebiendo néctar. Sus alas de colores brillantes son a menudo un intento de decirles a los depredadores que contienen productos químicos de sabor desagradable, según Reiman Gardens en la Universidad Estatal de Iowa.

Otra diferencia de comportamiento entre los dos es que las mariposas generalmente pliegan sus alas para descansar, mientras que las polillas las aplanan contra sus cuerpos, informó Science Focus de la BBC.

Las antenas de las mariposas son delgadas con puntas en forma de garrote, en comparación con las antenas plumosas o con forma de peine de las polillas (Europa Press)
Las antenas de las mariposas son delgadas con puntas en forma de garrote, en comparación con las antenas plumosas o con forma de peine de las polillas (Europa Press)

Su etapa de pupa (entre las etapas de larva y adulto) también es ligeramente diferente. Las polillas hacen capullos envueltos en seda. Las mariposas, por otro lado, forman crisálidas, que son duras, suaves y sin seda, según el Jardín Botánico Lewis Ginter en Henrico, Virginia.

Abundan otras diferencias físicas. Las antenas de las mariposas son delgadas con puntas en forma de garrote, en comparación con las antenas plumosas o con forma de peine de las polillas.

Además de la diferencia en la coloración de las alas, con las mariposas luciendo colores más vibrantes, las alas de las polillas, a diferencia de las alas de las mariposas, tienen una estructura llamada frenillo, que une el ala anterior con el ala posterior.

Aunque estos diversos rasgos suelen distinguir a una mariposa de una polilla, existen numerosas excepciones a estas reglas. La polilla cometa o polilla lunar de Madagascar (Argema mittre i) luce alas amarillas brillantes salpicadas de puntos rojos brillantes y está activa durante el día, según el Museo Nacional de Historia de Londres. Y la cola de golondrina Schaus (Heraclides aristodemus ponceanus), en peligro de extinción, que vive en los pantanos de Florida, tiene una coloración marrón bastante aburrida, salpicada de algunas manchas blancas, según la Universidad de Florida.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR