Un tribunal francés desestimó una demanda contra las corridas de toros

La Sociedad Protectora de Animales (SPA) había presentado una demanda contra la torera Lea Vicens alegando que se trata de una práctica “escandalosa y bárbara”. En Madrid volvieron las corridas a fines de mayo

Un tribunal francés desestimó una demanda contra las corridas de toros (EFE)
Un tribunal francés desestimó una demanda contra las corridas de toros (EFE)

Un tribunal francés desestimó de nuevo una demanda contra las corridas de toros presentada por defensores de los derechos de los animales, alegando que las tradiciones locales prevalecen sobre la crueldad.

La Sociedad Protectora de Animales (SPA) había presentado una demanda contra la torera Lea Vicens, el organizador de corridas Simon Casas y la ciudad de Nimes, en el suroeste del país, un lugar muy frecuentado por los taurinos, alegando que se trata de una práctica “escandalosa y bárbara”.

Pero después de que varios tribunales ya hubieran desestimado las denuncias de la SPA, el tribunal de Nimes también lo hizo y condenó a la asociación a pagar 4.000 euros (4.700 dólares) en concepto de costas judiciales.

Francia tiene leyes estrictas contra la crueldad con los animales, pero las corridas de toros, que se calcula que matan a unos mil animales al año en el país, están exentas en los lugares donde se practican desde hace mucho tiempo.

Para tratar de convencer a la opinión pública de que se modifique la ley, la SPA presentó varios casos ante la justicia en ciudades donde las corridas son populares, como Dax, Carcasona, Bayona y Beziers, sin éxito hasta ahora.

Francia tiene leyes estrictas contra la crueldad con los animales, pero las corridas de toros, que se calcula que matan a unos mil animales al año en el país, están exentas en los lugares donde se practican desde hace mucho tiempo (EFE)
Francia tiene leyes estrictas contra la crueldad con los animales, pero las corridas de toros, que se calcula que matan a unos mil animales al año en el país, están exentas en los lugares donde se practican desde hace mucho tiempo (EFE)

En su veredicto de mayo, un tribunal de Beziers reconoció que las lesiones infligidas deliberadamente a los toros les causaban un “gran sufrimiento” y debían calificarse de “crueldad”.

Pero al mismo tiempo afirmó que las leyes sobre la crueldad con los animales no se aplicaban a las corridas de toros “mientras haya pruebas de una tradición local ininterrumpida”, según el código penal francés.

No sucedió lo mismo en España, donde reanudaron las corridas de toros con público en Madrid en el mes de mayo primera vez desde que comenzó la pandemia, con la presencia de varios miles de espectadores en la plaza Las Ventas de la capital española.

Las autoridades regionales permitieron el evento, cuyas ganancias se destinarán a apoyar al sector de las corridas de toros, que al igual que todas las actividades que se realizan ante audiencias en vivo ha resultado duramente afectado por los confinamientos y otras restricciones para contener al coronavirus.

Las autoridades de la región ordenaron que la plaza sólo fuese ocupada a un 40% de su capacidad, por lo que solamente podían asistir un máximo de 6.000 aficionados. Los espectadores tenían asientos asignados y debían portar mascarilla todo el tiempo. Entre los toreros participantes estaban los destacados Enrique Ponce y Julián “El Juli” López.

Las autoridades regionales permitieron el evento, cuyas ganancias se destinarán a apoyar al sector de las corridas de toros, que al igual que todas las actividades que se realizan ante audiencias en vivo ha resultado duramente afectado por los confinamientos (EFE)
Las autoridades regionales permitieron el evento, cuyas ganancias se destinarán a apoyar al sector de las corridas de toros, que al igual que todas las actividades que se realizan ante audiencias en vivo ha resultado duramente afectado por los confinamientos (EFE)

A mediados del año pasado se reanudaron las corridas de toros en la región sureña de Andalucía con un 50% de ocupación en las plazas tras un confinamiento total en el país durante los peores meses de la pandemia.

El momento elegido para reactivar la fiesta brava en Madrid tiene implicaciones políticas. Además de que fue en un feriado regional, coincide con el último día de las campañas oficiales para los comicios regionales de la capital a efectuarse el martes.

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, se postuló a la reelección en unos comicios anticipados a los que convocó en un intento por incrementar su poder en la legislatura estatal. Díaz Ayuso ha convertido estas elecciones en un referéndum en torno a su oposición a las medidas de salud más estrictas contra el COVID-19 impuestas o recomendadas por el gobierno central izquierdista de España.

Román Collado con su primer toro este domingo durante el undécimo festejo de la Feria de San Isidro, en el Palacio de Vistalegre, con toros de la ganadería de Adolfo Martín. EFE/Zipi
Román Collado con su primer toro este domingo durante el undécimo festejo de la Feria de San Isidro, en el Palacio de Vistalegre, con toros de la ganadería de Adolfo Martín. EFE/Zipi

Díaz Ayuso defendió su decisión, aludiendo al tema central de su campaña: la libertad. “Cuando hay toros hay libertad”, señaló el mes pasado. “Cuando han prohibido los toros la libertad no ha ido a mejor”.

Díaz Ayuso tiene esperanzas de que el Partido Popular al que pertenece ganará la mayoría absoluta. Si no lo logra, sus posibilidades de mantenerse en el poder dependerían del Partido Vox de extrema derecha. La campaña se ha visto opacada por amenazas de muerte enviadas por carta a algunos candidatos, entre ellos Díaz Ayuso, y la policía está investigando.

Las posibilidades de la izquierda de recuperar el poder en la Comunidad de Madrid por primera vez en más de dos décadas dependen de que los electores participen masivamente el martes y a la cooperación entre los tres partidos izquierdistas, incluyendo el Partido Socialista Obrero Español al que pertenece el jefe de gobierno Pedro Sánchez. Si la izquierda sufre una dura derrota en Madrid ello afectaría a la coalición gobernante de Sánchez.

SEGUIR LEYENDO: