Irán financia a Hezbollah a través del contrabando de petróleo en las aguas del Medio Oriente

En los últimos meses se ha estado produciendo una escalada en los enfrentamientos marítimos entre Israel e Irán, ¿qué significa?

El buque Saviz es una base de inteligencia y armas de la Guardia Revolucionaria Iraní.
El buque Saviz es una base de inteligencia y armas de la Guardia Revolucionaria Iraní.

El conflicto israelo iraní se ha derramado hacia el mar, creando un nuevo frente, mientras que antes se dirimía bombardeos aéreos y supuestas actividades de espionaje en tierra. Y el guión siempre es el mismo: Irán trata de armarse y hacerse fuerte cerca de las fronteras con Israel e Israel trata de evitarlo.

La causa del conflicto actual parecen ser los esfuerzos iraníes por financiar a la organización terrorista libanesa Hezbollah a través de petróleo contrabandeado en las aguas del Medio Oriente.

Así, empieza a quedar cada vez más patente la relación de interdependencia entre la organización chiita libanesa, la República Islámica de Irán y Siria.

Los ataques de Irán a buques de propiedad israelí, y los ataques israelíes a intereses marítimos iraníes de las últimas semanas han estado dibujando un panorama de conflicto de baja intensidad en las aguas de Medio Oriente que siempre apunta en la misma dirección: la voluntad de la República Islámica de amenazar de muerte a Israel.

Los analistas señalan que, con el tráfico de petróleo de Irán a sus colaboradores libaneses, que está en el centro de la actual crisis, Irán pretende mantener viva la financiación a la muy fundamental Guardia Revolucionaria Iraní y a sus aliados de Hezbollah.

Intentando evitar una guerra abierta

Durante años la marina israelí ha estado interceptando buques que transportaban armas para los aliados de Irán, como Hamás, gobernante en Gaza, y Hezbollah. En 2017 Israel aumentó el ritmo de sus operaciones en algo que los militares israelíes llaman “campaña entre guerras”, que son los esfuerzos militares emprendidos para detener el crecimiento y arraigo de las fuerzas iraníes en Siria sin provocar una guerra abierta en la región.

En los últimos tres años la prensa extranjera ha informado de múltiples ataques aéreos israelíes en Siria, algunos de los cuales fueron reconocidos por Israel en un movimiento muy inusual, dificultando a la Guardia Revolucionaria Iraní mandar fondos y armas desde Teherán a Damasco.

Sin embargo, la red de barcos con petróleo dirigida por Irán continuó e Israel trató y trata de sabotearla.

El último incidente sucedió esta semana con el buque Saviz, llamado por el Instituto de Política del Oriente Próximo de Washington “nave nodriza iraní”, y lo describía como una base de inteligencia y armas de la Guardia Revolucionaria Iraní.

No es en vano que todos los elementos políticos israelíes, tanto de izquierda como de derecha, señalan a Irán como el enemigo número uno del país y del mundo. En los últimos meses la tensión ha ido en aumento por las repetidas violaciones de Irán de los términos del acuerdo nuclear de 2015 entre el país persa y poderes mundiales. Y la pregunta obligada es ¿hasta cuándo hay que ser laxos con una situación tan explosiva?

SEGUIR LEYENDO: