El último acto de Donald Trump

El reciente anuncio del presidente de no asistir a la ceremonia de asunción de Joseph Biden rompería con una tradición que pocas veces se ha exceptuado.

Ex presidentes de Estados Unidos
Ex presidentes de Estados Unidos


En los Estados Unidos el acto de asunción no es meramente de índole protocolaria, posee una simbología fundamental para la nación, una muestra de respeto y tolerancia para alternancia en el poder. Desde sus comienzos como una joven nación, este acto se llevó a cabo de manera satisfactoria con la presencia del presidente saliente, salvo en algunas circunstancias.

Si las palabras de Trump luego se condicen con su accionar el próximo veinte de enero se convertiría en el séptimo presidente en la historia de los Estados Unidos en ausentarse a dicha ceremonia.

El primero que decidió no formar parte de la investidura de su sucesor fue el segundo presidente de los Estados Unidos, John Adams, en el año 1801. El año anterior había perdido la reelección a manos de su vicepresidente Thomas Jefferson y debido a las disputas personales existentes entre ambos, decidió no atender al evento. Cabe señalar que en ese momento el cargo de vicepresidente era ocupado por el segundo candidato con más votos en el Colegio Electoral.

Acorde a la actitud de su padre, fue su hijo John Quincy Adams, el siguiente en tomar la misma decisión, con un factor en común: las disidencias con el vencedor de las elecciones. En el año 1828, Adams fue derrotado por Andrew Jackson y al igual que su padre, se vio privado de acceder a un segundo mandato presidencial.

Los conflictos tienen su origen en las elecciones de 1824, cuando Adams se impuso a Jackson por un ajustado margen. Si bien Jackson se había hecho con el voto popular y fue el que más votos del Colegio Electoral poseía, como no alcanzó el mínimo establecido para ganar, la decisión fue tomada por la Cámara de Representantes, porque así lo establecía la doceava enmienda, dando por ganador a Adams. Jackson furioso por los resultados sostuvo que le habían robado la elección y a partir de ese momento las rispideces entre Jackson y Adams fueron constantes hasta 1828 donde finalmente Jackson llega a la presidencia.

Martin Van Buren fue el tercer presidente en no participar de la inauguración del mandato del presidente William Harrison en 1841, luego de perder la contienda electoral frente al representante del Partido Whig. Días antes de la asunción, Van Buren decidió emprender un viaje al estado de Virginia y no se presentó a la jura.

Para encontrar el cuarto caso nos remontamos al año 1869 y Ulysses Grant había sido electo triunfando sobre Horatio Seymour en 1868. El presidente saliente era Andrew Johnson, un ex senador de Tennessee del Partido Demócrata que se encontró con la presidencia luego del asesinato del republicano Abraham Lincoln. El mismo Lincoln lo había seleccionado como su candidato a la vicepresidencia por haber sido el único senador de un estado del sur en no renunciar a su banca en el Senado cuando estalla la Guerra Civil en 1861. Sin embargo, después de la muerte del republicano, Johnson no continuó con la misma línea que su sucesor, vetando innumerable cantidad de leyes en las que se destacan, la Ley de Derechos Civiles de 1866, la Ley del Buró de Libertos y la Ley de la Reconstrucción. Además fue el primer presidente en la historia en sufrir un proceso de destitución, por la remoción del cargo de su Secretario de Guerra, Edwin Stanton, sin la aprobación del Senado, lo cual significaba una violación a la Ley de Tenencia del Cargo. Finalmente fue absuelto por tan solo un voto.

El presidente entrante, Ulysses Grant se había manifestado a favor del proceso de destitución de Johnson, lo cual generó un gran descontento en el demócrata y provocó que a último momento decidiese no participar de la toma del cargo del republicano.

El quinto presidente en no asistir fue Woodrow Wilson por el Partido Demócrata en 1921, cuando el presidente republicano electo Warren Harding (había derrotado al demócrata James Cox en 1920) asumió, Wilson no pudo participar debido a problemas de salud.

El sexto caso es una excepción ya que el partido de este presidente no perdió ninguna elección como en los cinco casos mencionados anteriormente. Estamos hablando de Richard Nixon, que en 1974 debido al caso Watergate y el proceso de destitución que iba a ser confirmado, decidió renunciar voluntariamente a su cargo y fue su vicepresidente del momento, Gerald Ford el que ocupó la presidencia norteamericana. A causa de la exposición mediática y la inusualidad del hecho (Nixon fue el único caso en la historia en dimitir), Nixon no estuvo presente en el acto.

Si tomamos en cuenta los eventos disruptivos de esta semana en el Capitolio, que rompieron con una tendencia histórica en los Estados Unidos (desde el año 1814 que el Capitolio no sufría un asalto de ese estilo, durante la segunda guerra anglo-estadounidense), sumado a este anuncio del presidente, conformaría un final aún más inesperado para la presidencia de Donald Trump si se decide no asistir a un evento de tal magnitud, uniéndose a la lista de presidentes que decidieron no formar parte de una larga y prestigiosa tradición democrática.

Seguir leyendo:

Por qué la cuenta de Twitter de Trump debería ser de todos

Demócratas y republicanos: una fractura bicentenaria