El ex presidente ruso Dmitri Medvedev elevó el nivel de amenaza y calificó como “enemigo” a Alemania

El actual vicepresidente del poderoso Consejo de Seguridad de Rusia indicó que Berlín es inamistoso y “nos ha declarado una guerra híbrida”

El vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dmitri Medvédev (via Reuters)
El vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dmitri Medvédev (via Reuters)

El expresidente ruso Dmitri Medvédev acusó el domingo a Alemania de librar una “guerra híbrida” contra Rusia, justificando el cese de los suministros de gas a Berlín por su comportamiento “inamistoso” en medio del conflicto de Ucrania.

Las declaraciones se producen en un momento en que las relaciones entre Alemania y Rusia, ya tensas por el conflicto en Ucrania, se complicaron aún más después de que Moscú suspendiera el suministro de gas a Berlín a través del gasoducto Nord Stream.

“El canciller alemán Olaf Scholz afirmó que ‘Rusia ya no es un proveedor de energía fiable’. En primer lugar, Alemania es un país inamistoso, en segundo lugar ha impuesto sanciones contra toda la economía rusa (...) y está entregando armas letales a Ucrania”, dijo Medvédev en un mensaje en Telegram.

En otras palabras, ha declarado una guerra híbrida contra Rusia. Alemania se está comportando como un ENEMIGO de RUSIA”, añadió. “¡Y se sorprende de que los alemanes tengan algunos problemas menores con el gas!”, dijo.

Vladimir Putin y Dmitri Medvedev (Reuters/archivo)
Vladimir Putin y Dmitri Medvedev (Reuters/archivo)

Medvedev fue presidente de 2008 a 2012, en un periodo en el que Vladimir Putin dejó el cargo debido a una limitación legal de los mandatos y pasó a dirigir el gobierno. Este político ruso, que también fue primer ministro, era considerado una figura moderada, pero desde el inicio de la ofensiva rusa en Ucrania ha sido una de las voces más duras en criticar a los países occidentales.

El viernes, el gigante del gas ruso Gazprom anunció la suspensión total de las entregas a través del gasoducto Nord Stream, oficialmente tras detectar una fuga en una turbina. Los europeos, que apoyan a Ucrania frente a la ofensiva rusa, creen que Moscú utiliza este pretexto para chantajearles con la energía cuando se acerca el invierno.

Una de las turbinas reparadas por Siemens en sus instalaciones en Canadá pudo ser devuelto a Alemania pese a las sanciones, pero desde allí aún no ha llegado a Rusia porque Moscú exige garantías legales de que el aparato no está bajo restricciones.

El viceprimer ministro Alexander Novak, encargado de las cuestiones energéticas, no descartó este domingo más subidas del precio del gas en Europa por las políticas “miopes” de la UE que llevan al “colapso” del mercado energético en el Viejo Continente, según opinó. “La política miope conduce al hecho de que estamos viendo un colapso en los mercados energéticos de Europa. Y este no es el límite, porque todavía estamos en la estación cálida, todavía tenemos invierno por delante, y hay muchas cosas impredecibles”, advirtió.

(Con información de AFP y EFE)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR