En su primer decreto, el nuevo mandatario de Filipinas eliminó la Comisión Presidencial Anticorrupción

Ferdinand Marcos, hijo del homónimo dictador, argumentó que la decisión busca una correcta asignación de los recursos públicos y evitar la duplicidad de organismos en el país

El nuevo mandatario de Filipinas eliminó la Comisión Presidencial Anticorrupción
El nuevo mandatario de Filipinas eliminó la Comisión Presidencial Anticorrupción

El presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos Jr., eliminó este jueves la Comisión Presidencial Anticorrupción, responsable de vigilar e investigar posibles delitos de corrupción en el Gobierno, en su primer decreto presidencial tras ser investido en el cargo la semana pasada.

En una orden ejecutiva publicada este jueves, pero firmada el 30 de junio, la Oficina del Presidente justificó que el cierre de la Comisión Presidencial Anticorrupción (PACC, siglas en inglés) busca una “correcta asignación de los recursos públicos” y evitar la “duplicidad de organismos” en el país.

Creada en 2017 por el ex mandatario Rodrigo Duterte (2016-2022), la Comisión tenía el objetivo de frenar los casos de corrupción en las instituciones, organismos y funcionarios públicos en altos cargos del Gobierno filipino y, solo entre 2019 y 2020, el organismo investigó centenares de casos y concluyó más de 70 de ellos.

La institución fue consultada por EFE, pero no quiso comentar sobre el cese de sus actividades.

La medida fue firmada el mismo día de su ascensión a la Presidencia
La medida fue firmada el mismo día de su ascensión a la Presidencia

Marcos Jr., hijo del fallecido ex dictador Ferdinand Marcos, llegó a la Presidencia filipina en mayo pasado, tras arrasar en unas polarizadas elecciones, y su victoria ha sembrado dudas entre especialistas sobre el mantenimiento de la política anticorrupción llevada a cabo por su antecesor, ya que la propia familia Marcos se enfrenta a más de 40 juicios civiles.

Acumula, además, una serie de condenas por delitos fiscales y corrupción.

En ese marco, voces críticas al Gobierno igualmente han manifestado preocupación sobre el futuro de la Comisión Presidencial del Buen Gobierno (PCGG, en inglés), creada en 1986 tras la caída del régimen de Marcos padre a fin de recuperar la supuesta fortuna ilícita acumulada por la familia durante su gobierno (1965-1986).

Hasta el momento, la PCGG consiguió recuperar unos 3.600 millones de dólares a lo largo de sus 36 años de existencia, aunque durante el mandato de Duterte, aliado de Marcos Jr., languideció en presupuesto y apoyo presidencial.

Durante la campaña electoral, Marcos Jr. aseguró que no eliminaría la PCGG, pero buscaría que pasara a investigar no solo los casos de corrupción en la familia Marcos, sino también entre “todos” los implicados en escándalos de soborno o malversación.

El hijo del fallecido dictador de Filipinas Ferdinand Marcos fue nombrado la semana pasada presidente, completando décadas de esfuerzos para devolver a su familia a la cumbre del poder de este país del sureste asiático.

En una ceremonia en el Museo Nacional de Manila junto a cientos de dignatarios, periodistas y seguidores, Ferdinand “Bongbong” Marcos Jr, de 64 años, juró el cargo y homenajeó los 20 años de mandato de su padre, marcados por la corrupción y los abusos de derechos.

“Una vez conocí un hombre que vio qué poco se había conseguido desde la independencia. Y él lo hizo”, dijo tras el juramento. “Así será con su hijo. No recibiréis excusas de mi parte”, añadió.

Marcos Jr ganó sobradamente las elecciones del mes pasado, protagonizando la mayor victoria de un contendiente desde la revuelta popular que su padre fuera derrocado por una revuelta popular en 1986.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR