Rusia lanzó un bombardeo masivo sobre la ciudad ucraniana de Slovyansk: “Hay muchos muertos y heridos”

La ciudad se encuentra en el centro este del país y es un objetivo estratégico en la región de Donetsk

Miembros del servicio de las tropas prorrusas conducen un tanque durante el conflicto entre Ucrania y Rusia en la región de Donetsk. La escritura en el tanque dice: "Rusia". REUTERS/Alexander Ermochenko
Miembros del servicio de las tropas prorrusas conducen un tanque durante el conflicto entre Ucrania y Rusia en la región de Donetsk. La escritura en el tanque dice: "Rusia". REUTERS/Alexander Ermochenko

Los bombardeos con lanzacohetes múltiples han dejado múltiples víctimas fatales en la ciudad ucraniana de Slovyansk, que ha sido atacada por el avance de las tropas rusas, según su alcalde.

Bombardeo masivo de Slaviansk. El más grande de todos. Muchos muertos y heridos. Aguantamos. Estamos juntos”, dijo Vadim Lyakh, el alcalde de esta ciudad del este del país en su cuenta de Telegram.

En el mismo mensaje, el alcalde asegura que el bombardeo ha provocado una docena de incendios por toda la ciudad.

Poco después, la portavoz de la administración ucraniana en la región de Donetsk, Tetiana Ignatchenko, ha confirmado el balance provisional de seis muertos y 15 heridos en declaraciones recogidas por el portal Suspilne.

Slovyansk se encuentra en el centro este del país y es un objetivo estratégico en la región de Donetsk. Aproximadamente 100.0000 personas vivían allí antes del principio de la guerra, el pasado 24 de febrero.

Un restaurante atacado con una bomba de racimo en Slovyansk. REUTERS/Jorge Silva
Un restaurante atacado con una bomba de racimo en Slovyansk. REUTERS/Jorge Silva

Este domingo, además, Rusia reivindicó el control de toda la región de Lugansk, este de Ucrania, tras la conquista de la ciudad clave de Lysychansk al cabo de intensos combates. Ucrania reocnoce el avance ruso pero asegura que sus tropas aún resisten.

El domingo por la mañana, el gobernador de la región de Lugansk, Serguéi Gaidai, dejó entender que las fuerzas ucranianas estaban perdiendo terreno en Lysychansk, una ciudad de 100.000 habitantes antes de la guerra.

“Los rusos se están atrincherando en un distrito de Lysychansk, la ciudad está en llamas”, dijo en Telegram Gaidai. “Están atacado la ciudad con tácticas inexplicablemente brutales”, añadió.

La conquista de Lysychansk -si se confirma- permitiría a las tropas rusas avanzar hacia Sloviansk y Kramatorsk, más al oeste, asegurándose prácticamente el control de la región, que ya estaba parcialmente en manos de separatistas prorrusos desde 2014.

Mientras tanto, los misiles siguieron cayendo en Ucrania, matando a docenas de personas.

El presidente ucraniano Volodimir Zelensky citó seis ataques en su discurso diario a la nación a última hora del sábado.

“Feroces combates continúan a lo largo de toda la línea del frente, en el Donbás”, dijo, y señaló también que “la actividad del enemigo en la región de Járkov se está intensificando”.

En la pequeña ciudad de Donetsk, Siversk, un habitante dijo a la AFP que “los bombardeos continúan día y noche”.

Dos personas murieron y tres resultaron heridas -entre ellas dos niños- en un ataque contra la ciudad de Dobropillya, según las autoridades locales de Donetsk.

Zelensky advirtió contra la “sensación de relajación” en muchas ciudades de la retaguardia. “La guerra no ha terminado”, dijo. “Por desgracia, su crueldad no hace más que aumentar en algunos lugares, y no puede olvidarse”.

Reconstruir Ucrania

En su discurso, Zelensky también se refirió a la conferencia sobre la reconstrucción de Ucrania que comenzará el lunes en Suiza. Líderes de una docena de países y organizaciones internacionales se reunirán en Lugano con el objetivo de trazar una hoja de ruta para la recuperación del país azotado por la guerra.

Reconstruir Ucrania “requiere inversiones colosales, miles de millones, nuevas tecnologías, las mejores prácticas, nuevas instituciones y, por supuesto, reformas”, anticipó Zelenski.

Se espera que la hoja de ruta establezca las necesidades de reconstrucción para una infraestructura destruida, una economía devastada, y una urgente recuperación social y medioambiental.

La reconstrucción podría costar cientos de miles de millones de dólares.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR