El inesperado grupo que se animó a desafiar a Putin

Un grupo de mujeres se animó a criticar en público al jefe del Kremlin

Vladimir Putin en una imagen de archivo (Reuters)
Vladimir Putin en una imagen de archivo (Reuters)

RIGA, Letonia - Un grupo de esposas de soldados rusos que luchan en Ucrania desde que comenzó la invasión el 24 de febrero grabaron un extraordinario vídeo en el que piden a las autoridades locales que traigan a sus hombres a casa con vida. Una de ellas calificó la guerra de “injusta” en comentarios en las redes sociales y dijo que las autoridades deben asumir la culpa de que haya más hombres muertos.

El video mostraba a 16 adultos, casi todos mujeres, y a un niño de Buriatia, una república rusa empobrecida en el este de Siberia donde muchos jóvenes se alistan en el ejército como soldados contratados debido a la falta de empleo. La región ha sufrido uno de los mayores índices de bajas en la guerra.

El llamado de las mujeres es un signo de desesperación en una sociedad en la que incluso la más leve crítica a la guerra de Rusia contra Ucrania está criminalizada, ya que el Kremlin reprime con dureza la disidencia, decidido a mantener un estricto control sobre el malestar público por la guerra.

Las mujeres se identificaron como familiares de la 5ª Brigada de Tanques de Tatsin, unidad militar 46108. Según los informes, al menos 30 soldados de la unidad han muerto en Ucrania.

Una de las mujeres leyó una declaración en la que pedía al gobernador de Buriatia, Alexei Tsydenov, que investigara y trajera a los hombres a casa. Las mujeres dijeron que muchos de sus maridos estaban enfermos y heridos. Antes de la invasión, fueron desplegados a partir de enero para “ejercicios de entrenamiento”.

“Los militares están agotados moral y físicamente. Todos tienen conmociones cerebrales de leves a moderadas. Los soldados han estado en el campo desde enero hasta hoy. Muchos tienen enfermedades parecidas a la gripe”, dice el comunicado.

Una de las mujeres, Vera Partilkhaeva, calificó la situación de “anarquía” en comentarios en las redes sociales, según Sibir Realii, un medio de comunicación en lengua rusa afiliado a Radio Free Europe/Radio Liberty, financiada por Estados Unidos.

“Todo el mundo tiene miedo. Se ha dado la orden de guardar silencio. Que la muerte de todos los militares en esta guerra injusta recaiga sobre su conciencia!”, escribió.

“Exigimos el regreso de nuestros hijos y maridos a su patria”.

El último miércoles borró la declaración en vídeo y su perfil, y los medios de comunicación locales informaron de que no aceptaba llamadas. Rusia ha aprobado una estricta ley que prohíbe cualquier declaración pública crítica con el ejército, y las “noticias falsas” sobre las fuerzas armadas o la guerra de Ucrania se castigan con una pena de hasta 15 años de prisión.

Según una lista de nombres publicada por el medio de comunicación independiente de Ulan-Udé, Lyudi Baikala, al menos 206 militares de la república de Buriatia han muerto en Ucrania. Informa de que en la ciudad se celebran dos o tres funerales militares al día, a menudo en una sección especial del Ministerio de Defensa en el cementerio de la ciudad.

Buriatia es una de las regiones rusas más pobres, con un salario medio mensual de unos 380 dólares. El ejército ruso ofrece a los reclutas militares unos 3.500 dólares al mes, lo que hace atractivo el alistamiento en la región.

Los medios de comunicación locales informaron de que el gobernador aceptó reunirse con las mujeres el domingo.

A principios de marzo, Tsydenov asistió a varios funerales en conmemoración de los soldados caídos, pero posteriormente dejó de hacer apariciones.

“Ahora mismo en Ucrania se está decidiendo el destino de nuestro país, el destino de toda Rusia y su futuro”, dijo el 12 de marzo después de que cuatro paracaidistas buriatos recibieran medallas póstumas. “Vuestros hijos, maridos y padres dieron su vida defendiendo su patria. Son héroes y estáis orgullosos de ellos”.

Las protestas y quejas públicas de los padres de los soldados rusos han sido escasas en la guerra contra Ucrania, a diferencia de las dos guerras de Rusia contra la república separatista de Chechenia en los años noventa y principios de la década de 2000, cuando el Comité de Madres de Soldados ayudó a cristalizar la ira popular por las altas bajas militares y los errores militares.

Pero los rusos han presentado miles de cartas de queja a la administración rusa, informó el medio de comunicación independiente The Insider.

Los funcionarios rusos han minimizado constantemente el impacto de la guerra en los ciudadanos ucranianos y en los militares rusos. Incluso la palabra “guerra” está prohibida en Rusia para describir los ataques rusos a Ucrania.

Las autoridades han negado los ataques contra objetivos civiles, y no ha habido actualizaciones sobre el número de muertos militares rusos desde finales de marzo, cuando el Ministerio de Defensa anunció que habían muerto 1.351 militares.

Sin embargo, varios proyectos de medios de comunicación independientes que recogen datos de fuentes abiertas sobre las víctimas mortales rusas informan de que han muerto entre 3.800 y 4.100 militares, cifras basadas en obituarios y publicaciones en línea de familiares.

El Ministerio de Defensa no ha publicado información sobre el número de prisioneros de guerra rusos en Ucrania.

Algunas familias de militares rusos desaparecidos después de que Ucrania hundiera el buque insignia ruso del Mar Negro, el Moskva, en abril, se quejaron públicamente de que no podían obtener respuestas del Ministerio de Defensa sobre si sus hijos habían muerto.

Los padres de los reclutas navales rusos que sobrevivieron al hundimiento del crucero escribieron la semana pasada una carta conjunta a la fiscalía militar de Sebastopol, al Comité de Madres de Soldados y al Comisionado para los Derechos Humanos, quejándose de que sus hijos seguían siendo obligados a participar en la guerra, informó Novaya Gazeta. Exigen que sus hijos sean trasladados a tierra desde la fragata Ladny.

El presidente ruso Vladimir Putin ha ordenado que no se envíen reclutas a luchar en Ucrania.

Tatyana Efremenko, de 39 años, cuyo hijo Nikita Efremenko era un recluta en el buque, declaró el mes pasado a The Guardian que seguía buscando a su hijo y que tenía “algunas cosas muy duras” que le gustaría decir a los dirigentes rusos.

(c) 2022, The Washington Post

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR