El presidente de Finlandia acusó a Rusia de usar armas de destrucción masiva en Ucrania

Sauli Niinistö además alertó que habrá una “escalada vertical” del conflicto debido al empleo de armamento cada vez más pesado por ambas partes

El presidente de Finlandia, Sauli Niinistö. REUTERS/Leah Millis
El presidente de Finlandia, Sauli Niinistö. REUTERS/Leah Millis

El presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, acusó hoy a Rusia de usar armas de destrucción masiva en Ucrania y alertó de una “escalada vertical” del conflicto debido al empleo de armamento cada vez más pesado por ambas partes.

“Rusia ha comenzado a usar armas muy poderosas, bombas termobáricas que, de hecho, son armas de destrucción masiva”, dijo Niinistö durante las conversaciones de Kultaranta (la residencia presidencial de verano en la ciudad de Naantali), que este año se centran en la seguridad europea.

Las autoridades de Ucrania han publicado videos con presuntos ataques rusos sobre su territorio con este tipo de poderosas bombas, cuya onda expansiva supersónica puede destruir todo a su paso.

Amnistía Internacional también denunció hoy el uso de armamento prohibido por parte de Rusia, como las bombas de racimo, que pueden haber causado la muerte a cientos de civiles en la ciudad ucraniana de Járkov, según esta organización.

Por otro lado, Niinistö admitió que los países occidentales que apoyan a Ucrania también han empezado a suministrarle armamento cada vez más pesado para frenar el avance de las tropas rusas.

Bomba termobárica rusa @Paradoxy13
Bomba termobárica rusa @Paradoxy13

“La irracionalidad de la situación queda reflejada en el hecho de que tanto la paz como un alto el fuego son considerados un riesgo, una oportunidad para rearmarse. ¿Qué se puede hacer entonces?”, se preguntó Niinistö.

Las conversaciones de Kultaranta se celebran habitualmente en verano en la residencia veraniega del presidente de Finlandia durante dos jornadas y en ellas participan personajes relevantes de la política y el mundo empresarial.

En la sesión del domingo el invitado de honor fue el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, quien aprovechó su visita al país nórdico para abordar el veto turco al ingreso de Finlandia y Suecia en la Alianza.

Por otra parte, Stoltenberg se mostró este lunes convencido de que Suecia ha dado ya “pasos importantes” para satisfacer las preocupaciones de Turquía, que bloquea el ingreso de esta y de Finlandia en la Alianza porque considera que su postura respecto al terrorismo kurdo es tibia.

“Aprecio que Suecia haya empezado a cambiar su legislación antiterrorista y que vaya a asegurar que el marco legal para las exportaciones de armas refleje el futuro estatus como miembro de la OTAN, con nuevos compromisos con los aliados”, dijo Stoltenberg en rueda de prensa con la primera ministra sueca, Magdalena Andersson.

Agentes de policía inspeccionan los restos de un misil que cayó en la calle, después de que el presidente ruso Vladimir Putin autorizara una operación militar en el este de Ucrania, en Kiev, Ucrania, 24 de febrero de 2022. REUTERS/Valentyn Ogirenko
Agentes de policía inspeccionan los restos de un misil que cayó en la calle, después de que el presidente ruso Vladimir Putin autorizara una operación militar en el este de Ucrania, en Kiev, Ucrania, 24 de febrero de 2022. REUTERS/Valentyn Ogirenko

Tras una reunión entre Stoltenberg y el Gobierno socialdemócrata sueco, Andersson reiteró, como había dicho el pasado viernes ante el Parlamento en una nueva declaración sobre política exterior, que Suecia proporcionará seguridad “a todos los miembros” de la Alianza, incluida Turquía, y se abrió a levantar el veto a la venta de armas a este país.

Andersson recordó que su país ha modificado la legislación antiterrorista varias veces en los últimos años y que planea nuevos cambios en unas semanas, en temas como la financiación.

Nos tomamos muy en serio las consideraciones de Turquía, no menos las cuestiones de seguridad sobre lucha contra terrorismo”, afirmó la primera ministra, que no quiso entrar en detalles sobre temas como la supuesta petición de extradicción de activistas kurdos residentes en Suecia hecha por Ankara.

Stoltenberg rehusó también revelar cómo transcurren las negociaciones porque cree que no sería “útil”, adjetivo que usó para calificar los “signos” lanzados por Estocolmo, que considera muestran que tanto Suecia como Finlandia están listas “para responder de forma concreta a las preocupaciones turcas”.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR