El régimen chino exige que los muertos en zonas confinadas se sometan a una prueba de COVID antes de ser incinerados

El Gobierno de Shenzhen obliga a los familiares del fallecido no solo deben aportar su certificado de defunción sino también un test negativo de coronavirus

Varias personas con mascarilla esperan en fila para someterse a un test de COVID-19 en el distrito Chaoyang de Beijing, China (REUTERS/TIngshu Wang)
Varias personas con mascarilla esperan en fila para someterse a un test de COVID-19 en el distrito Chaoyang de Beijing, China (REUTERS/TIngshu Wang)

La polémica estalla en las redes sociales chinas después de que varios medios publicaran que la metrópolis suroriental de Shenzhen exige que los fallecidos que provengan de áreas confinadas sean sometidos a una prueba de COVID antes de incinerarlos.

Según la prensa local, al entrar en la sección de funerales de la aplicación móvil del Gobierno local, aparece una ventana emergente en la que se especifica que los familiares del fallecido no solo deben aportar su certificado de defunción sino también una prueba negativa de COVID.

Las autoridades locales confirmaron este requisito, aunque aclararon que no es necesario que la familia lleve al fallecido a un centro de pruebas para someterlo a una PCR, sino que personal sanitario puede trasladarse para efectuar uno de emergencia, cuyos resultados pueden obtenerse en unas dos horas.

Un trabajador de una funeraria indicó, en declaraciones al medio Xinmin Weekly, que al recibir cadáveres de personas que vivían en zonas confinadas, debían someterlos a procesos de “detección (de COVID) y desinfección” para evitar riesgos de contagio, alegando que, según algunos estudios, el coronavirus no se desactiva justo a la muerte del huésped.

Trabajadores mueven ataúdes mientras las morgues se quedan sin reservas en medio del cierre de Shenzhen durante la pandemia de la enfermedad del coronavirus (REUTERS/Tyrone Siu)
Trabajadores mueven ataúdes mientras las morgues se quedan sin reservas en medio del cierre de Shenzhen durante la pandemia de la enfermedad del coronavirus (REUTERS/Tyrone Siu)

El semanario afirma que efectuar una PCR a los fallecidos es una medida “centinela” para proteger tanto a sus familiares como a los trabajadores que participan del proceso funerario.

No obstante, un experto legal matizó que, según las leyes chinas, los derechos y deberes de las personas van desde el momento del nacimiento hasta el de la muerte, por lo que no se puede cargar a los familiares con la obligación de hacer pruebas de COVID al fallecido.

“Si la familia del fallecido se niega a someterlo a una prueba de ácido nucleico, la base legal para penalizarlos es insuficiente”, apunta.

Shenzhen, una de las ciudades más importantes del país con sus más de 17,5 millones de habitantes, fue uno de los focos de los últimos rebrotes de COVID -provocados por la variante Ómicron-, aunque consiguió contenerlo rápidamente.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR