Escándalo en Francia: uno de los nuevos ministros de Macron fue acusado de violación por dos mujeres

Las denuncias contra Damien Abad, nuevo titular de Solidaridad del Gobierno francés, son de episodios que pasaron hace años pero ahora salen a la luz


Damien Abad (REUTERS)
Damien Abad (REUTERS)

El nuevo ministro de Solidaridad del Gobierno francés, Damien Abad, ha sido acusado por dos mujeres por presuntas violaciones, una sospecha que enturbia el flamante Ejecutivo de Elisabeth Borne y, en particular, uno de los fichajes más sonados para esta nueva etapa de Emmanuel Macron en el Elíseo.

Abad era el presidente de Los Republicanos en la Asamblea Nacional, por lo que su salto al Gobierno de un partido rival fue uno de los hitos más relevantes de la lista de ministros anunciada el último viernes, que combinaba continuidad con renovación.

Una de las mujeres presentó una denuncia en 2017, alegando que había mantenido relaciones sexuales con Abad en las que supuestamente éste realizó prácticas no consentidas. La investigación por estos hechos, que habrían ocurrido hace más de una década, se cerró sin más diligencias, según el portal Médiapart.

La segunda denunica llegó el 13 de mayo al Observatorio de Violencias Sexistas y Sexuales en Política, que trasladó el testimonio a la Fiscalía, así como a Los Republicanos y a La República en Marcha (LREM), el partido de Macron, según Franceinfo. Esta mujer afirma que en 2010 cayó inconsciente tras tomarse una copa y amaneció en ropa interior al día siguiente en la habitación de un hotel, junto a Abad y con la sensación de haber sido “drogada”.

Damien Abad ha negado los supuestos abusos que se le imputan y ha asegurado, en declaraciones a Médiapart, que todas sus relaciones han sido consentidas. Por ahora, ni Los Republicanos ni LREM han respondido formalmente a las quejas que habrían recibido desde el Observatorio.

La primera ministra, Élisabeth Borne, declaró que no estaba al tanto de las acusaciones contra Abad pero prometió que “no habrá impunidad para nadie”

Gabinete paritario

La primera ministra, Élisabeth Borne (REUTERS/Christian Hartmann)
La primera ministra, Élisabeth Borne (REUTERS/Christian Hartmann)

La polémica por Abad llega luego de que el gobierno francés anunciara con orgullo un gabinete paritario compuesto por 14 hombres y 14 mujeres.

“Hay un equilibrio entre algunos que ya eran ministros y nuevas figuras. Personalidades de izquierda, de centro, de derecha” y que quieren “poner en marcha” el programa de Macron, aseguró a la cadena TF1 Borne, quien aseguró que las primeras medidas serán sobre el poder adquisitivo.

La hasta ahora embajadora de Francia en Londres, Catherine Colonna, de 66 años, dirigirá la tercera red diplomática del mundo tras Estados Unidos y China. Clément Beaune, que pasa de secretario de Estado a ministro delegado de Asuntos Europeos, será su mano derecha.

La sucesora de Jean-Yves Le Drian tiene una larga experiencia diplomática en Europa y ejerció de 2002 a 2005 de ministra delegada de Asuntos Europeos durante la presidencia del conservador Jacques Chirac, de quien fue su vocera de 1995 a 2004.

Colonna es una de las principales novedades del nuevo gobierno del mandatario centrista, de 44 años, si bien la sorpresa vino en dos carteras importantes para un país que se ve como faro cultural: Educación y Cultura. La escuela es además una de sus prioridades de su nuevo mandato.

Al frente de Educación y Juventud estará Pap Ndiaye, un historiador francés de 56 años especialista de las minorías. Este hijo de padre senegalés y madre francesa es el actual director del Museo de Historia de la Inmigración. Su hermana es la famosa escritora Marie NDiaye.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (REUTERS)
El presidente de Francia, Emmanuel Macron (REUTERS)

La franco-libanesa Rima Abdul Malak, de 43 años, dirigirá por su parte el ministerio de Cultura. Esta experta del espectáculo en vivo, que vivió sus primeros 10 años en un Líbano en guerra, fue consejera cultural de Macron y del ex alcalde de París, el socialista Bertrand Delanoë.

Con el nuevo gobierno, el jefe de Estado busca reequilibrar su imagen de mandatario de centro-derecha antes de los comicios legislativos del 12 y 19 de junio y lanzar un guiño a los votantes de centro-izquierda descontentos con el frente de izquierdas, liderado por el ala radical.

“El nombramiento de Pap Ndiaye, un indigenista confeso, en el ministerio de Educación es la última piedra en la deconstrucción de nuestro país, sus valores y su futuro”, tuiteó la líder ultraderechista Marine Le Pen, pidiendo el voto a su partido para “proteger” la juventud.

Los comicios parlamentarios son claves para que el jefe de Estado pueda aplicar su programa y para la continuidad del flamante ejecutivo. Aunque los sondeos le auguran una nueva mayoría absoluta, enfrenta a una extrema derecha y a un frente de izquierdas fuertes.

Macron recondujo también en sus funciones a políticos que abandonaron el partido de derecha Los Republicanos (LR) en 2017 y se unieron a sus filas: Gérald Darmanin (Interior) y Bruno Le Maire (Economía).

Otros de los miembros del anterior ejecutivo liderado por Jean Castex continúan, como Éric Dupond-Moretti (Justicia) y Sébastien Lecornu, que pasa del ministerio de Ultramar a Defensa, en un momento de inquietud por la ofensiva rusa en Ucrania y sus efectos.

La transición ecológica y energética, otra de las prioridades, estará en manos de ministras salientes de su confianza: Amélie de Montchalin y Agnès Pannier-Runacher, respectivamente. Olivier Dussopt hereda Trabajo y la polémica reforma de las pensiones.

En el nuevo gobierno también figuran la actual directora de la Federación Francesa de Tenis, Amélie Oudéa-Castéra, como nueva titular de Deportes y Juegos Olímpicos, y el centrista Marc Fesneau, en Agricultura y Soberanía Alimentaria. El primer Consejo de Ministros será el lunes.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR