El saudita detenido en Francia por el asesinato de Jamal Khashoggi no es el sospechoso buscado por Turquía

Lo anunció el fiscal general de París, Rémy Heitz, en un comunicado. Agregó que fue puesto en libertad

Activistas del Comité para la Protección de los Periodistas y otras organizaciones por la libertad de prensa realizando una vigilia con velas frente a la embajada saudí para conmemorar el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, en Washington (REUTERS/Sarah Silbiger/Archivo)
Activistas del Comité para la Protección de los Periodistas y otras organizaciones por la libertad de prensa realizando una vigilia con velas frente a la embajada saudí para conmemorar el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, en Washington (REUTERS/Sarah Silbiger/Archivo)

El saudita detenido el martes en Francia, sospechoso de ser un miembro del comando implicado en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en 2018, no es la persona buscada por Turquía y fue puesto en libertad, anunció este miércoles el fiscal general de París.

El hombre, que fue detenido a raíz de una orden de arresto internacional de las autoridades judiciales turcas, no corresponde al sospechoso “tras verificaciones en profundidad sobre la identidad de esta persona”, dijo Rémy Heitz en un comunicado, agregando que fue “puesto en libertad”.

Es un homónimo casi perfecto”, dijo a la agencia de noticias AFP una fuente cercana al caso.

El hombre, que presentó un pasaporte con el nombre de Khalid Alotaibi, fue detenido por la policía fronteriza del aeropuerto Roissy Charles-de-Gaulle cuando se disponía a tomar un vuelo con destino a Riad y se activó la notificación roja de Interpol en los controles, según había indicado una fuente próxima al caso.

Jamal Khashoggi (Reuters/Archivo)
Jamal Khashoggi (Reuters/Archivo)

Fue puesto en detención judicial en el marco de la orden de arresto internacional emitida por Turquía.

Las autoridades francesas ordenaron las verificaciones consiguientes, pero la embajada de Arabia Saudita en París aseguró el martes por la noche que “el ciudadano en cuestión no tenía ningún vínculo” con el asesinato de Jamal Khashoggi y exigió su “liberación inmediata”.

Una fuente de los servicios de seguridad sauditas afirmó que “el verdadero Khalid Alotaibi y todos los otros acusados en este caso estaban encarcelados en el reino” saudita.

Hay cientos de sauditas con este nombre”, señaló.

Horas después del arresto, la embajada de Arabia Saudita en París declaró el hombre no tenía “ningún vínculo” con el asesinato de Khashoggi en 2018 en Estambul y pidió su “liberación inmediata”.

“El ciudadano en cuestión no tiene ningún vínculo con el caso”, tuiteó la embajada, que añadió que los “culpables del asesinato” ya han sido juzgados en Arabia Saudita y están “cumpliendo” allí sus condenas.

Crítico con el poder saudita, Jamal Khashoggi, residente de Estados Unidos y colaborador del diario Washington Post, fue asesinado el 2 de octubre de 2018 en el consulado saudita en Estambul por un equipo de agentes procedentes de Arabia Saudita. Su cuerpo, desmembrado, nunca fue hallado.

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, recibiendo al presidente francés, Emmanuel Macron (Bandar Algaloud/Courtesy of Saudi Royal Court/Handout via REUTERS)
El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, recibiendo al presidente francés, Emmanuel Macron (Bandar Algaloud/Courtesy of Saudi Royal Court/Handout via REUTERS)

El arresto se produjo tres días después de que el presidente francés estrechara la mano del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, durante una criticada reunión en Yedá, al oeste de esta monarquía absoluta. La imagen internacional del heredero quedó manchada por el asesinato del periodista.

Un informe de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, cuya publicación ordenó el presidente Joe Biden, acusa al príncipe heredero de haber “aprobado” el asesinato de este feroz detractor del régimen saudita.

Durante su gira por los países del Golfo, el jefe de Estado francés abogó por hablar con Arabia Saudita para “trabajar por la estabilidad de la región”, aunque precisó, en alusión al crimen, que no quería decir que fueran “complacientes”.

“Hemos hablado de todo sin tabúes. Y hemos podido evocar evidentemente la cuestión de los derechos humanos (...) y ha sido una discusión directa”, declaró Emmanuel Macron tras el encuentro.

Tras haber negado el asesinato, Riad acabó por reconocer que agentes sauditas, que actuaron en solitario, lo perpetraron. Al término de un proceso poco claro en Arabia Saudita, cinco personas fueron condenadas a muerte, antes que sus penas fueran conmutadas, y tres a prisión.

Con información de AFP

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR