Una investigación reveló los nuevos aprendizajes que necesitarán las personas en los trabajos del futuro

El nuevo paradigma laboral se aceleró debido a la pandemia, fue por esto que el McKinsey Global Institute llevó a cabo el estudio para determinar las formas de ayudar

Trabajadores estudian datos en computadora (Archivo)
Trabajadores estudian datos en computadora (Archivo)

Desde hace muchos años se sabe que las tecnologías digitales y de inteligencia artificial están revolucionando y transformando el mundo laboral. Esto se vio fuertemente afectado con la pandemia del COVID-19, ya que aceleró de forma inesperada esta transformación. Muchos de los trabajadores actuales necesitará aprender nuevas habilidades y adaptarse a los cambios continuos.

Fue por esta razón que el McKinsey Global Institute, realizó un trabajo de investigación analizando los distintos tipos de trabajos que se perderán, como también los que se crearán a medida que vaya aumentando el uso de la automatización, la inteligencia artificial y la robótica. Además de las habilidades específicas que necesitarán los trabajadores del mañana para sobrevivir.

Este estudio, demostró qué tipo de habilidades de alto nivel van a ser cada vez más importantes en el área laboral. Por un lado, disminuirá la necesidad de habilidades manuales y físicas, pero crecerá la demanda de habilidades tecnológicas, sociales y emocionales. Además, la investigación identificó un conjunto de 56 habilidades fundamentales que beneficiarán a todos los ciudadanos.

Fue por eso que llevaron a cabo una investigación, que según lo publicado en su página oficial, ayude a contribuir a las habilidades de los ciudadanos en el futuro del mundo del trabajo. En ella participaron un total de 18.000 personas en 15 países. Los participantes completaron el cuestionario en línea y se les asignó una puntuación en una escala de 0 a 100 para cada DELTA (los investigadores llaman de esa manera, en lugar de habilidades, porque son una mezcla de habilidades y actitudes).

(Getty Images)
(Getty Images)

En su página además, expresaron que “utilizamos la investigación académica y la experiencia de McKinsey en la formación de adultos para definir cuáles podrían ser estas habilidades fundamentales”. La investigación se partió en cuatro categorías amplias de habilidades (cognitivas, digitales, interpersonales y autoliderazgo) y luego se identificaron 13 grupos de habilidades separadas que pertenecen a esas categorías.

Los resultados mostraron que la competencia de los encuestados fue más baja en dos grupos de habilidades en la categoría digital: uso y desarrollo de software y comprensión de sistemas digitales. La competencia en los grupos de habilidades para la comunicación y la planificación y las formas de trabajar, ambas en la categoría cognitiva, también fue inferior al promedio.

En general, los participantes de la encuesta con un título universitario obtuvieron puntajes de competencia promedio más altos en 56 elementos distintos del talento, lo que sugiere que aquellos con niveles más altos de educación están mejor preparados para los cambios en el lugar de trabajo.

Los hallazgos de la investigación de McKinsey ayudan a definir las habilidades particulares que los ciudadanos probablemente necesitarán y sugieren cómo la competencia en ellas puede influir en los resultados relacionados con el trabajo, a saber, el empleo, los ingresos y la satisfacción laboral. Esto, a su vez, plantea tres acciones que los gobiernos pueden tomar.

Beijing World Robot Conference en Beijing, China, septiembre 10, 2021. REUTERS/Tingshu Wang
Beijing World Robot Conference en Beijing, China, septiembre 10, 2021. REUTERS/Tingshu Wang

Por ejemplo, considerar revisar y actualizar los planes de estudio para centrarse más en los DELTA, la creación de instituciones de investigación e innovación en educación para financiar la investigación, facilitar el acceso de los investigadores a las escuelas para probar soluciones innovadoras y establecer qué métodos funcionan para qué habilidad.

También puede ser necesario cambiar los planes de estudio de los cursos de formación de adultos. Para ello, los investigadores detallaron una serie de medidas específicas que pueden fomentar el aprendizaje de los mayores:

En conclusión, el estudio expresó que la revolución tecnológica actual debería impulsar una mayor expansión para garantizar el acceso universal, de alta calidad y asequible a la educación desde la primera infancia hasta la jubilación y para asegurar que los planes de estudios incluyan la DELTA que protegerán las competencias de los ciudadanos en el mundo del trabajo para el futuro.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR