Récord de turnos para vacunarse en Francia luego de que Emmanuel Macron anunciara la inmunización obligatoria para varias actividades

Más de un millón de franceses se registraron en un día. El personal sanitario deberá estar inoculado antes del 15 de septiembre, al igual que aquellos ciudadanos que quieran asistir a cines, teatros, bares y restaurantes

Una persona recibe una dosis de la vacuna "Comirnaty" Pfizer-BioNTech en un centro de vacunación contra la enfermedad por coronavirus (COVID-19) instalado frente al ayuntamiento de París, Francia, 7 de julio de 2021. REUTERS / Sarah Meyssonnier
Una persona recibe una dosis de la vacuna "Comirnaty" Pfizer-BioNTech en un centro de vacunación contra la enfermedad por coronavirus (COVID-19) instalado frente al ayuntamiento de París, Francia, 7 de julio de 2021. REUTERS / Sarah Meyssonnier

Un millón de personas pidieron cita para vacunarse en Francia en las últimas horas, lo que constituye un récord absoluto, luego de que el presidente del país, Emmanuel Macron, anunciara la obligación de la inmunización para el personal sanitario y para realizar muchas actividades a partir de las próximas semanas.

El ministro de Salud francés, Olivier Véran, aplaudió este martes esa reacción masiva en una entrevista al canal BFMTV en la que dijo que un millón de personas se conectaron durante la noche a las diferentes plataformas de concertación de citas de vacunación para solicitar una.

“Eso significa miles de vidas salvadas”, afirmó el ministro, que justificó la extensión del certificado sanitario para poder asistir a todo tipo de actividades culturales (incluido el cine y el teatro) a partir del 21 de julio y luego en agosto para muchas acciones de la vida cotidiana, como acudir a centros comerciales, bares y restaurantes o viajar en tren.

El ministro de Salud francés, Olivier Véran. Ludovic Marin/Pool via Reuters
El ministro de Salud francés, Olivier Véran. Ludovic Marin/Pool via Reuters

Véran insistió en que la razón para generalizar el certificado sanitario en actividades de la vida cotidiana es para no “volver a confinar el país” ante la amenaza que plantea la expansión de la variante delta del coronavirus.

Macron indicó que el personal sanitario, los empleados de residencias y otros profesionales que trabajan con personas vulnerables deberán estar vacunados antes del 15 de septiembre para poder seguir trabajando.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron. Michel Euler/Pool via REUTERS
El presidente de Francia, Emmanuel Macron. Michel Euler/Pool via REUTERS

Véran confirmó que a partir de esa fecha habrá controles y si las personas concernidas por la obligación no tienen la pauta de vacunación podrán ser objeto de una suspensión de empleo y sueldo.

Si persisten en su negativa a vacunarse, la sanción podrá llegar al despido.

En la práctica, la obligación de vacunarse -aunque no se impondrá con una ley, como para el personal sanitario- también se extenderá a los empleados de empresas u organizaciones en las que se exija al público el certificado sanitario. Eso incluye a los que trabajan en bares, restaurantes, cines o teatros.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR