La Unión Europea dijo que el proyecto de ley húngaro que prohíbe hablar sobre homosexualidad en las escuelas es “una vergüenza”

La presidenta del Ejecutivo, Ursula von der Leyen, aseguró que la legislación va contra todos los valores fundamentales del bloque continental porque “discrimina personas en base a su orientación sexual”. La respuesta del gobierno de Viktor Orban

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. REUTERS/Remo Casilli/Foto de archivo
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. REUTERS/Remo Casilli/Foto de archivo

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, calificó este miércoles como “una vergüenza” el nuevo proyecto de ley húngaro que, entre otros aspectos, prohíbe hablar sobre homosexualidad en los programas escolares.

“Esta ley claramente discrimina contra personas en base a su orientación sexual. Va contra todos los valores fundamentales de la Unión Europea (UE)”, dijo Von der Leyen en una rueda de prensa con el primer ministro belga, Alexander de Croo, para dar luz verde al plan belga de recuperación post pandemia.

La jefa del Ejecutivo comunitario afirmó que ha encargado a los comisarios responsables de estos asuntos que envíen una carta a las autoridades húngaras para expresar las “preocupaciones legales” que les genera esta normativa antes de que entre en vigor.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. EFE/EPA/ETTORE FERRARI
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. EFE/EPA/ETTORE FERRARI

Von der Leyen ve la ley contraria a valores como la dignidad humana, la igualdad y los derechos fundamentales, y advirtió que la Unión Europea “no transigirá en estos principios”.

Creo en una UE donde seas libre para amar a quien quieras, que abrace la diversidad que es el cimiento de nuestros valores. Usaré todos los poderes de la Comisión para asegurar que se garanticen los derechos de todos los ciudadanos europeos, seas quien seas y vivas donde vivas”, añadió Von der Leyen.

El mensaje de la funcionaria llega una semana después de que el Parlamento húngaro aprobara el pasado 15 de junio, con los votos del partido gobernante del primer ministro, Viktor Orbán, una polémica normativa que, entre otros aspectos, prohíbe hablar sobre homosexualidad en los programas escolares.

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban. REUTERS/Bernadett Szabo/Foto de archivo
El primer ministro de Hungría, Viktor Orban. REUTERS/Bernadett Szabo/Foto de archivo

Esas medidas se incluyeron dentro de un proyecto de ley contra la pedofilia, en el que se prohíbe exponer a menores de 18 años a pornografía y a cualquier contenido que fomente el cambio de sexo y la homosexualidad.

Según la oposición progresista, colectivos de defensa de los derechos LGTBIQ y la prensa que no está controlada por el Gobierno, la ley aprobada es especialmente dañina porque equipara la homosexualidad con la pedofilia.

Trece Estados miembros de la Unión Europea firmaron el martes una declaración en la que condenan la normativa húngara y piden a la Comisión que use “todas las herramientas” para garantizar el pleno respeto de los derechos de todos los ciudadanos en la UE.

FOTO DE ARCHIVO: Manifestantes protestan contra el primer ministro húngaro Viktor Orban y la última ley anti-LGBTQ en Budapest, Hungría, 14 de junio de 2021. REUTERS / Marton Monus
FOTO DE ARCHIVO: Manifestantes protestan contra el primer ministro húngaro Viktor Orban y la última ley anti-LGBTQ en Budapest, Hungría, 14 de junio de 2021. REUTERS / Marton Monus

Hungría calificó este miércoles como “falsas” las críticas expresadas por 13 países de la Unión Europea que consideran discriminatoria la ley que prohíbe hablar a menores sobre homosexualidad en las escuelas o los medios de comunicación.

“La declaración empieza con una afirmación intencionadamente falsa, cuando asegura que los párrafos incluidos en la ley de defensa de los menores son abiertamente discriminatorios y vulneran la libertad de expresión. Esto simplemente no es verdad”, declaró la ministra de Justicia, Judit Varga, en la radio pública Kossuth.

La ministra húngara de Justicia, Judit Varga,EFE/EPA/JOHN THYS / POOL
La ministra húngara de Justicia, Judit Varga,EFE/EPA/JOHN THYS / POOL

Varga señaló que los países críticos “ni siquiera se han puesto en contacto con Hungría para aclarar el sentido de las palabras y las verdaderas áreas de aplicación de la ley”.

Según la ministra, los que critican la ley no consideran que la Carta de Derechos Humanos de la UE dice que es un derecho de los padres decidir sobre la educación de sus hijos.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: