Alarma en la política francesa tras las elecciones regionales: “Que gane la abstención es perder la democracia”

El 68% de los votantes no acudió a las urnas este domingo, según varios institutos electorales. Indiferencia cívica y desprestigio para los partidos tradiciones

Las elecciones regionales francesas marcaron una abstención histórica. Jean Castex, primer ministro del Presidente Emmanuel Macron, hizo un llamado al señalar que "ganar la abstención es perder la democracia"
Las elecciones regionales francesas marcaron una abstención histórica. Jean Castex, primer ministro del Presidente Emmanuel Macron, hizo un llamado al señalar que "ganar la abstención es perder la democracia"

Con casi tres de cada cuatro votantes que han optado por no ir a las urnas, la política francesa se hunde en el rechazo de su sociedad. Así lo analizan esta mañana los principales medios galos al indicar que la alta abstención en las elecciones regionales “no es fruto de la casualidad o de un accidente”. La baja participación es el signo de una verdadera secesión democrática, un testimonio del desprestigio que golpea a los partidos políticos tradicionales.

“Ganar la abstención es perder la democracia”, lamentó el primer ministro de Francia, Jean Castex, tras las elecciones y en lo que fue una primera reacción oficial, para describir el gran triunfo de la apatía entre los votantes.

El domingo 20 de junio, 47,7 millones de franceses fueron convocados a las urnas, y sólo 15 millones respondieron al llamamiento, un testimonio práctico y claro del descontento masivo.

El deterioro de la confianza entre los franceses tiene muchas explicaciones. Una desconexión con la política que se viene registrando hace décadas. La indignación se ha visto en los duras huelgas, los cuestionamientos por una inmigración descontrolada, inseguridad. También la situaciones del islamismo y la pauperización de la Francia periférica. El delicado momento económico, con mayor presión fiscal, precariedad laboral, las reformas entendidas como ajustes. La lista de reclamos es interminable. Y la expresión de enojo se dirige a todos los poderes - políticos, económicos, medios - acusados de ser inoperantes e indiferentes frente a los problemas que tiene la sociedad francesa. El movimiento de los chalecos amarillos pareciera ser el signo mas descriptivo para comentar la situación.


Las protestas de los chalecos amarillos, un signo del deterioro en la confianza de los franceses a los partidos políticos tradicionales.
Las protestas de los chalecos amarillos, un signo del deterioro en la confianza de los franceses a los partidos políticos tradicionales.

Las urnas han sido ignoradas por los votantes. Los datos provisorios, al término de una votación regional y departamental marcada por una abstención récord: en total, el 68% de los votantes no acudió a las urnas el domingo, según varios institutos electorales.

La fotografía del panorama electoral, a un año de las elecciones presidenciales, se vuelve más clara. La mayoría de los candidatos presidenciales tropieza, la derecha tradicional resiste, la ultraderecha no golpea lo esperado, la izquierda flaquea, y los ambientalistas confirman que se van asentando.

Los analistas también analizan la espectacular indiferencia a la participación, tomando en cuenta las últimas elecciones regionales. Frente a lo ocurrido en 2015, donde la abstención alcanzó el 50,09%, y en el 2010, donde fue del 53,67%.

Para Frédéric Dabi, director general del grupo Ifop, el Instituto Francés de Opinión Pública, “esto es inaudito. La primera fiesta en Francia es la de los abstencionistas”.

Los resultados

Contrariamente a las tendencias señaladas hasta ahora por las encuestas, las listas de derecha tradicional deben ser, a nivel nacional, las que más votos obtuvieron en la primera vuelta de las regionales.

Buenos balances particularmente a tres de ellos, candidatos proyectados en la carrera por las presidenciales, que salieron en gran parte a la cabeza este domingo. En Hauts-de-France, Xavier Bertrand, ex-LR, obtuvo el 44% de los votos , según encuesta Elabe para BFMTV con SFR Business. En Île-de-France, Valérie Pécresse, también ex-LR, alcanzaría el 36,4%, según el mismo instituto de encuestas. En Auvergne-Rhône-Alpes, Laurent Wauquiez obtendría el 43,80% de los votos, según las proyecciones de Ipsos para France Télévisions, Radio France y LCP.

En Hauts-de-France, Xavier Bertrand, ex-LR, obtuvo el 44% de los votos , según encuesta Elabe para BFMTV con SFR Business, y se proyecta como una de las figuras con mayor proyección para las presidenciales de 2022.
En Hauts-de-France, Xavier Bertrand, ex-LR, obtuvo el 44% de los votos , según encuesta Elabe para BFMTV con SFR Business, y se proyecta como una de las figuras con mayor proyección para las presidenciales de 2022.

Sin bien a los candidatos del presidente Emmanuel Macron, muchos de ellos ministros y funcionarios cercanos, lograron un cuarto lugar, los datos de los anteriores pueden darle cierto respiro. Puntuaciones que pueden tranquilizar a una derecha para creerlos posibles de proyectar para cinco años mas de Emmanuel Macron.

Por otro lado, la extrema derecha está a la cabeza en más de 6.000 municipios. Una puntuación muy por debajo de 2015: la extrema derecha había terminado primero en la primera ronda de regionales en más de 20.000 municipios. Esta performance también sorprende las expectativas que la propia Marine Le Pen tenía para pelearle a Macron la primera magistratura.

Marine Le Pen, la candidata de la ultraderecha, y una de las figuras derrotadas por la abstención, hizo un llamado para votar en la segunda vuelta para no dejar la politica en manos de los de siempre.
Marine Le Pen, la candidata de la ultraderecha, y una de las figuras derrotadas por la abstención, hizo un llamado para votar en la segunda vuelta para no dejar la politica en manos de los de siempre.

La responsable del Rally Nacional (RN) invitó a sus votantes a “no dejarse influir por los resultados de la primera vuelta y movilizar sus esfuerzos para arrebatar las victorias que Francia necesita”. Al abstenerse masivamente, Le Pen entiende que los votantes han dejado las manos libres a los de siempre.

En las primeras horas del lunes, toda la clase política ha expresado su profunda preocupación por la histórica tasa de abstención de las primeras de todas las elecciones regionales y departamentales del domingo.

Si bien la apatía alcanzó alturas desconocidas, todos las fuerzas partidarias llaman desde la mañana a una movilización masiva de votantes para la segunda vuelta, para muchos analistas, un “grito desesperado para revitalizar la democracia”.

SEGUIR LEYENDO: