Los héroes del COVID-19 y una sospecha que crece: ¿el coronavirus nació en un laboratorio de Wuhan?

Asfixiados por su propio gobierno, merecen la gratitud del mundo. Fueron los primeros en advertir sobre los contagios y sin embargo recibieron la censura del régimen chino

Los médicos de Wuhan fueron los primeros en advertir sobre la peligrosidad del coronavirus. Sin embargo, fueron censurados por el régimen de Xi Jinping (Foto: MedPage Today)
Los médicos de Wuhan fueron los primeros en advertir sobre la peligrosidad del coronavirus. Sin embargo, fueron censurados por el régimen de Xi Jinping (Foto: MedPage Today)

Determinar los orígenes de COVID-19 requeriría algunas cosas que probablemente nunca sucederán: 1) Cooperación del Partido Comunista Chino (PCCh), 2) Registros de laboratorio y muestras originales del Instituto de Virología de Wuhan, o 3) Verdadera protección de testigos y inmunidad global para los trabajadores laboratorio con extensión a sus familias. Es posible que hayan sido las primeras personas en el mundo infectadas con COVID-19. ¿Conseguiremos algún día esta información? No estoy conteniendo la respiración.

Cualquiera que haya trabajado en un laboratorio sabe que los accidentes en el laboratorio ocurren, incluso en los mejores centros académicos. El trabajo de laboratorio a menudo lo realizan personas jóvenes, la supervisión suele ser variable y los experimentos pueden durar hasta altas horas de la noche. Pero para mí, lo que es inexplicable es que a cinco millas de uno de los pocos laboratorios en el mundo que manipulan coronavirus animales, muchos médicos chinos fueron detenidos, silenciados y reprendidos en los primeros días del brote.

Permítanme presentarles lo que se sabe sobre estos médicos. Puede interpretar los puntos de datos por su cuenta. Como prefacio, debo decir que mientras relataba sus historias, me conmovió inmensamente la valentía de estos tres médicos para defender un principio sagrado de la medicina: poner al paciente en primer lugar. Estos médicos no solo hicieron eso, sino que también arriesgaron sus propias vidas por un bien mayor.

Li Wenliang, Maestro en medicina

Li Wenliang, Maestro en medicina. (Foto: MedPage Today)
Li Wenliang, Maestro en medicina. (Foto: MedPage Today)

Li Wenliang pudo haber sido la primera persona en ver a un trabajador de laboratorio. Trabajó en el Hospital Central de Wuhan a cinco millas del Instituto de Virología de Wuhan. Lo que sabemos, es que dio la alarma sobre la transmisión de persona a persona del nuevo coronavirus muy temprano. Después de hacerlo, el resto de su corta vida fue un infierno.

Li describió sus preocupaciones e instó a los médicos a usar equipo de protección personal, a través de una popular aplicación de mensajería de redes sociales en China llamada WeChat. Tres días después, apareció la policía y lo detuvo a él y a otras ocho personas. No sabemos qué sucedió en ese centro de detención, pero lo que sí sabemos que Li fue obligado a firmar una confesión de que estaba “haciendo comentarios falsos” que habían “alterado gravemente el orden social”. Aquí está el lenguaje exacto de la declaración que se vio obligado a firmar: “Te advertimos solemnemente: si sigues siendo terco, con tanta impertinencia, y continúas con esta actividad ilegal, serás llevado ante la justicia, ¿entendido?” Escrito debajo con la letra de Li es: “Sí, quiero”.

Si están familiarizados con el estado de derecho chino, la gente ha sido ejecutada el día de la acusación. De hecho, se han llevado a cabo ejecuciones de funcionarios del gobierno el mismo día, justo después de adjudicarles cargos de corrupción.

El 31 de diciembre de 2019, el gobierno Chino censuró las búsquedas en Internet del gigante tecnológico estadounidense Google, incluidas las búsquedas con el término SARS. El 1 de enero de 2020, la televisión estatal china anunció públicamente reprimendas contra los médicos que difundieran los rumores.

En las semanas siguientes, a medida que crecía el rumor sobre un posible nuevo virus, el PCCh advirtió a la gente que evitara el mercado de alimentos, sin embargo, nunca tomaron medidas para proteger a los médicos. El gobierno incluso comenzó a prepararse para la pandemia construyendo hospitales y, al mismo tiempo, amordazando a los médicos, prohibiéndoles hablar con cualquier medio.

El 23 de enero, la ciudad de Wuhan fue puesta en aislamiento. George Gao, DPhil, un destacado funcionario de salud pública del gobierno en China, pidió a la gente que se calmara y dijo que la infección que circulaba no era tan grave como el SARS. Pero los médicos locales sabían que era peor. El Hospital Central de Wuhan recibió 1.500 pacientes en un solo día.

Después de hacer sonar la alarma, el propio Li contrajo COVID-19 y el 7 de febrero de 2020 murió. Algunos dicen que Li fue asesinado, pero creo que nunca lo sabremos. Sin embargo, es curioso que fuera un hombre de 34 años de apariencia saludable, un perfil de riesgo que coincidiría con una tasa de letalidad de menos del 0,1%. También fueron sospechosos los informes contradictorios sobre su condición en la televisión estatal china, inicialmente diciendo que fue declarado muerto a las 21:30 hora local y luego, cambiándolo a las 2:38 am.

De nuevo, probablemente nunca sabremos muchos de los detalles que rodean los orígenes del nuevo coronavirus, pero podemos examinar los hechos y juntar algunas piezas.

Zhong Nanshan, Doctor en Medicina, Beca de los Colegios Reales de Cirujanos, Miembro del Colegio Real de Físicos, es un neumólogo de 83 años muy respetado, habló. Se atrevió a desafiar al PCCh y criticó al gobierno. Como si no tuviera miedo de ser arrestado o asesinado, dijo en voz alta el 20 de enero que el virus se propagó de persona a persona, contradiciendo la narrativa del estado. Se convirtió en un héroe nacional por decir la verdad, mostró cómo la gente suele confiar más en los médicos que en los gobiernos.

La gente de China parecía saber exactamente lo que estaba sucediendo. Se enojaron y se sintieron traicionados por su gobierno. Millones de personas lamentaron la muerte de Li. Majestuosamente tocaron silbatos en su honor en ciudades de toda China. Todos los días, los habitantes se presentaban en monumentos colocados en su memoria y colocaban flores en los hospitales locales. Era un sitio en movimiento, documentado en las redes sociales. Si están interesados en ver el metraje, está capturado en un documental reciente de Frontline. El pueblo chino estaba rindiendo homenaje a la valentía de Li, un símbolo de la gran confianza del público en la profesión médica, la cual, no tiene fronteras.

Inmediatamente después de su muerte, los dos hashtags que eran tendencia en China fueron: “El gobierno de Wuhan le debe una disculpa al Dr. Li Wenliang” “Queremos libertad de expresión”. El PCCh inmediatamente censuró los hashtags y los prohibió en la web.

Ai Fen, Maestra en medicina

Ai Fen, Maestra en medicina. (Foto: MedPage Today)
Ai Fen, Maestra en medicina. (Foto: MedPage Today)

Ai Fen, una amiga cercana de Li, tomó la antorcha y continuó advirtiendo a la gente. Ella era la directora del departamento de emergencia en el Hospital Centran de Wuhan. También publicó advertencias sobre el nuevo coronavirus y posteriormente, fue reprimida por las autoridades. Ofreció una entrevista para una revista China y después desapareció por algunas semanas. Notablemente, ella no fue parte de las personas a quienes entrevistó la Organización Mundial de la Salud (OMS) para su investigación, a pesar de ser la responsable del departamento de emergencias en el hospital principal de Wuhan.

Zhang Yongzhen

Zhang Yongzhen, Virólogo chino. (Foto: MedPage Today)
Zhang Yongzhen, Virólogo chino. (Foto: MedPage Today)

También estoy conmovido por las asombrosas acciones de Zhang, un famoso virólogo chino que ha secuenciado miles de virus en el pasado. Se le envió una muestra del nuevo coronavirus para secuenciar, que es exactamente lo que hizo. Zhang era muy consciente de lo que tenía: el precioso código genético de COVID-19 que estaba a punto de infectar al mundo. Y tenía el código completo, a diferencia de otros laboratorios que identificaron partes que eran similares al SARS-CoV-1.

Él habló y advirtió que el virus parecía ser “más peligroso que la influenza”. Se puso en contacto con el Hospital de Wuhan y el Ministerio de Salud de China y escribió una carta a la Comisión Nacional de Salud. La Comisión de Salud respondió que no se le permitió publicar los resultados y que debía entregar las muestras o destruirlas.

Zhang le dijo a un profesor australiano que conocía la secuencia viral. Zhang claramente luchó con la idea de violar la ley china y compartir el código con el mundo. El médico australiano le suplicó que lo hiciera y se ofreció a publicar la secuencia en el sitio web internacional Virological.org para que científicos de todo el mundo pudieran acceder a ella y comenzar un importante trabajo científico para combatir la inminente pandemia mundial.

Zhang sabía que el gobierno chino estaba minimizando públicamente el nuevo virus y que compartir la secuencia podría ponerlo a él, a su laboratorio y a su familia en riesgo. Pero después de seis días, Zhang lo hizo. De forma admirable, compartió la secuencia con el mundo el 11 de enero de 2020 a través del profesor australiano.

Dos días después de que compartiera la secuencia genética del virus con el mundo, un equipo de investigadores de Massachusetts diseñó la actual vacuna Moderna. Tomó todo un fin de semana. Pero fue en cuestión de días, un grupo de científicos alemanes lanzó un juego de herramientas de prueba de COVID-19 para que lo usaran científicos de todo el mundo.

Posteriormente, el gobierno chino cerró su prestigioso laboratorio, un laboratorio que necesitaban desesperadamente en ese momento para combatir su brote mortal.

Estaba claro que la transmisión comunitaria era un hecho y que la narrativa del PCCh de que la infección solo era posible a través de la exposición a los animales, estaba equivocada. Demostrar que ese era el caso también fue evidente en un artículo que los científicos chinos enviaron a The Lancet, pero debido a que la mayoría de las revistas médicas se escriben en tablas de piedra, la revista tardó varias semanas en revisar el artículo. Reveló una pieza clave de información que el mundo notó: que un tercio de las personas infectadas no tenían contacto con el mercado de alimentos.

La investigación de la OMS

Desafortunadamente, la investigación de la OMS fue lamentablemente inadecuada. No tuvo acceso a personas clave o información científica, como muestras de virus, algo que los Institutos Nacionales de Salud pidieron repetidamente el año pasado, pero que no recibieron porque financiaron parte del trabajo en el laboratorio de Wuhan. Sin un acceso adecuado a las muestras y sin protección de testigos para los involucrados o sus familias, fue una pérdida de tiempo y dinero. De hecho, a los médicos de Estados Unidos que se han pronunciado en contra de las políticas de China en otros temas, en algunos casos, se les ha seguido y acosado a sus familias. Es muy poco probable que un trabajador de laboratorio de Wuhan se arriesgue a ser encarcelado y ponga a sus familias en peligro para decir lo que piensan en lo que es el mayor caso de responsabilidad en la historia del mundo. A falta de una nueva serie de declaraciones públicas de denunciantes u otras personas cercanas a los eventos de los primeros días, es probable que nunca sepamos los orígenes de la pandemia actual.

Los médicos son una voz para los que no la tienen. Li, Ai y Zhang asumieron grandes riesgos personales para mantener ese cargo. Como médicos y científicos, todos deberíamos estar inspirados por ellos y nuestra gran herencia, poner a los pacientes en primer lugar.

* Marty Makary es Doctor en Medicina y Maestro en Salud Pública, es editor en jefe de MedPage Today, así como profesor de cirugía y políticas de salud en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y autor de The Price We Pay: What Broke American Health Care y Cómo arreglarlo.

SEGUIR LEYENDO: