Organizaciones internacionales y EEUU condenaron la represión en Myanmar tras la sangrienta jornada de protestas contra el golpe de Estado

La ONU, Human Rights Watch y la Casa Blanca expresaron su rechazo a la junta militar luego de que se registraran al menos 38 muertos el miércoles en manifestaciones a favor del retorno a la democracia

Personas en el funeral de Angel, un manifestante de 19 años también conocido como Kyal Sin, quien recibió un disparo en la cabeza cuando las fuerzas de Mynamar abrieron fuego para dispersar una manifestación antigolpista en Mandalay, Myanmar, el 4 de marzo de 2021. REUTERS / Stringer
Personas en el funeral de Angel, un manifestante de 19 años también conocido como Kyal Sin, quien recibió un disparo en la cabeza cuando las fuerzas de Mynamar abrieron fuego para dispersar una manifestación antigolpista en Mandalay, Myanmar, el 4 de marzo de 2021. REUTERS / Stringer

Grupos a favor de los derechos humanos, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y Estados Unidos condenaron el uso de la fuerza por parte de policía birmana luego de que se reportaran al menos 38 personas muertas el miércoles en una nueva jornada de protestas contra el golpe de Estado perpetrado por los militares.

Human Rights Watch (HRW) denunció este jueves que las fuerzas del orden de Myanmar “parecen intentar cortar las piernas del movimiento antigolpe a través de la violencia gratuita y la pura violencia”.

Richard Weir, investigador de Crisis y Conflicto de la organización, recalcó que “el uso de fuerza letal contra los manifestantes que rescataban a otros demuestra lo poco que las fuerzas de seguridad temen ser juzgadas por sus acciones”.

Los manifestantes se agachan después de que la policía abriera fuego para dispersar una protesta contra el golpe en Mandalay, Myanmar, el 3 de marzo de 2021. REUTERS
Los manifestantes se agachan después de que la policía abriera fuego para dispersar una protesta contra el golpe en Mandalay, Myanmar, el 3 de marzo de 2021. REUTERS

Por su parte, la organización Fortify Rights reclamó que la junta militar que perpetró un golpe de Estado el pasado 1 de febrero termine “inmediatamente sus ataques mortales en todo el país contra manifestantes no violentos y devuelva el poder al gobierno electo”.

En un tono similar, la asociación de Parlamentarios de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) por los derechos humanos (APHR) expresó su rechazo a la violencia desplegada por las fuerzas de seguridad birmanas, que calificó de “nauseabunda”.

“¿Cuándo va a parar el Ejército? ¿Acaso intenta matar o arrestar al 80% del país que en noviembre votó para echarlos de la política de Myanmar?”, se preguntó Charles Santiago, presidente de APHR y parlamentario de Malasia.

Mandalay, Myanmar, el 3 de marzo de 2021. REUTERS
Mandalay, Myanmar, el 3 de marzo de 2021. REUTERS

La actuación de las fuerzas de seguridad también recibió la reprobación de Tom Andrews, relator de derechos humanos de la ONU, que pidió al Consejo de Seguridad que vea las imágenes de “la chocante violencia desatada contra manifestantes pacíficos”, antes de su reunión por teleconferencia este viernes, en la que abordará el asunto.

El mes pasado, el Consejo de Seguridad ya trató la crisis, pero no llegó a condenar el golpe por la oposición de Rusia y China, que tienen poder de veto, por lo que por ahora parece poco probable que el órgano vaya a tomar medidas contra los militares.

Estados Unidos también reaccionó ante la violencia policial, por medio del portavoz de la Secretaría de Estado, Ned Price, quien afirmó estar “en shock al ver la horrible violencia perpetrada contra la población de Myanmar por sus llamadas pacíficas a la restauración de un gobierno civil”.

Personas asisten al funeral de una mujer que fue asesinada a tiros mientras la policía intentaba dispersar una manifestación contra el golpe en Mandalay, Myanmar, el 1 de marzo de 2021. REUTERS
Personas asisten al funeral de una mujer que fue asesinada a tiros mientras la policía intentaba dispersar una manifestación contra el golpe en Mandalay, Myanmar, el 1 de marzo de 2021. REUTERS

La enviada especial de la ONU, Christine Schraner Burgener, cifró en al menos 38 las personas, entre ellas dos menores, que murieron el miércoles en las protestas pacíficas contra la junta militar, violentamente reprimidas por las fuerzas de seguridad.

Unos 60 manifestantes han fallecido desde el golpe del 1 de febrero ejecutado por el Ejército, que detuvo a parte del Gobierno, incluida la líder electa Aung San Suu Kyi.

Los manifestantes exigen al Ejército, que gobernó el país con puño de hierro de manera ininterrumpida entre 1962 y 2011, que permita la vuelta a la democracia y reconozca los resultados de las elecciones del pasado noviembre, en las que arrasó la Liga Nacional para la Democracia (LND) de Suu Kyi.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS