El régimen de China anunció sanciones a empresas estadounidenses por vender armas a Taiwán

A falta de la confirmación del Congreso estadounidense sobre la transacción, valuada en USD 1.800 millones, el gigante asiático adelantó represalias contra compañías, personas y entidades norteamericanas

El presidente de China, Xi Jinping, habla mientras participa de un evento para conmemorar el aniversario 70 de la participación del Ejército Popular de Voluntarios de China en la Guerra de Corea, en el Gran Salón del Pueblo, en Beijing, China [23 de octubre de 2020] (Reuters/ Carlos García Rawlins)
El presidente de China, Xi Jinping, habla mientras participa de un evento para conmemorar el aniversario 70 de la participación del Ejército Popular de Voluntarios de China en la Guerra de Corea, en el Gran Salón del Pueblo, en Beijing, China [23 de octubre de 2020] (Reuters/ Carlos García Rawlins)

China anunció este lunes que ha impuesto sanciones a las empresas estadounidenses Lockheed Martin, Boeing Defense y Raytheon por su vinculación con un preacuerdo para vender armas a Taiwán por valor de 1.800 millones de dólares (1.519 millones de euros).

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Zhao Lijian, citado por el rotativo Global Times, afirmó hoy que las sanciones son “en respuesta a la venta de armas” y que también alcanzan a “otros particulares y entidades”, aunque no especificó los detalles.

Zhao adelantó la semana pasada que China daría “una respuesta legítima” después de que el Departamento de Estado estadounidense anunciara su intención de vender a Taiwán tres lotes de armas que incluyen misiles SLAM-ER y unidades HIMARS, un sistema lanzamisiles múltiple ligero.

Para que la venta se materialice, deben aprobarla tanto el Congreso estadounidense como el Legislativo taiwanés, según la agencia oficial taiwanesa CNA.

Es la segunda vez que China impone sanciones a la empresa armamentística estadounidense Lockheed Martin.

La primera vez fue en julio de este año, cuando esta llegó a un preacuerdo con Taiwán por valor de 620 millones de dólares para reparar y poner a punto misiles PAC-3.

La Agencia estadounidense de Cooperación en Seguridad de Defensa notificó la pasada semana al Congreso de EEUU su plan de venta para “respaldar los continuos esfuerzos de Taiwán por modernizar sus fuerzas armadas y mantener su capacidad defensiva”, así como para “ayudar a mantener la estabilidad política y el equilibrio militar en la región”.

Un misil PAC-3 (Lockheed Martin)
Un misil PAC-3 (Lockheed Martin)

Asimismo, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores taiwanés, Joanne Ou, citada por CNA, afirmó que su departamento ha recibido una propuesta formal sobre la venta de armas, que sería la octava desde que el presidente estadounidense Donald Trump accedió al poder.

Por su parte, su homólogo chino, Xi Jinping, exhortó la semana pasada a sus tropas a estar “listas para el combate” y afirmó que “un país fuerte se define por un Ejército fuerte que pueda ganar”.

Además, el periódico hongkonés South China Morning Post aseguró recientemente que “Beijing está avanzando en la militarización de su costa sureste para prepararse para una posible invasión de Taiwán” según fuentes del Ejército Popular de Liberación (EPL) chino, que habría desplegado allí misiles hipersónicos de alcance medio DF-17.

Según Global Times, estos misiles pueden jugar “un papel importante a la hora de frenar fuerzas extranjeras de Estados Unidos, Japón, Corea del Sur o Australia si intentan interferir en los asuntos internos de China”.

Taiwán se considera un territorio soberano con Gobierno y un sistema político propios bajo el nombre de República de China desde el final de la guerra civil entre nacionalistas y comunistas en 1949, pero Beijing mantiene que es una provincia rebelde e insiste en que retorne a lo que denomina patria común.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

EEUU aprobó una posible venta de sistemas de misiles a Taiwán por un valor de más de mil millones de dólares

Un destructor de EEUU cruzó el estrecho de Taiwán, en medio de las tensiones con China

Dos funcionarios chinos se infiltraron a una fiesta de diplomáticos de Taiwán y terminaron a golpes