Donald Trump dijo que “entre 7 y 9″ otros países árabes podrían firmar acuerdos diplomáticos con Israel

Entre los estados que seguirían los pasos de los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein se encuentran Omán, Catar, Kuwait, Marruecos, Mauritania y Sudán

Ministro de relaciones exteriores de Bahrein, Abdullatif Al Zayani, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el presidente de EEUU, Donald Trump y el ministro de relaciones exteriores de Emiratos Árabes Unidos, Abdullah bin Zayed en el balcón de la Casa Blanca tras la firma de los acuerdos diplomáticos con Israel. REUTERS/Tom Brenner
Ministro de relaciones exteriores de Bahrein, Abdullatif Al Zayani, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el presidente de EEUU, Donald Trump y el ministro de relaciones exteriores de Emiratos Árabes Unidos, Abdullah bin Zayed en el balcón de la Casa Blanca tras la firma de los acuerdos diplomáticos con Israel. REUTERS/Tom Brenner

Israel ha conseguido firmar dos acuerdos de paz y normalización de las relaciones diplomáticas con Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, en un episodio que marca un logro del primer ministro Benjamin Netanyahu y del presidente estadounidense, Donald Trump, principal patrocinador de los acercamientos. Se suman, de esta forma, a Egipto y Jordania al grupo de países árabes que han cerrado acuerdos con el Estado judío.

En la ceremonia de la firma de dichos acuerdos celebrada en la Casa Blanca el martes, Trump afirmó que “cinco o seis países más” establecerán pronto relaciones diplomáticas con Israel. Luego afirmó que la cifra está entre 7 y 9. “Tenemos a muchas naciones preparadas para seguir” los pasos de Emiratos y Bahrein y normalizar sus lazos con Israel, dijo Trump durante una reunión bilateral con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

“Vamos muy avanzados (para cerrar esos acuerdos) con cinco países más”, añadió el mandatario, aunque sin dar más detalles.

Además, el mes pasado en Israel, el jefe de la diplomacia estadounidense Mike Pompeo se mostró “optimista” con la idea de que “otros países árabes” normalizaran sus relaciones con el estado hebreo, tras la decisión de los Emiratos, anunciada el 13 de agosto.

Benjamin Netanyahu. REUTERS/Tom Brenner
Benjamin Netanyahu. REUTERS/Tom Brenner

Antes de los dos países del Golfo, Egipto y Jordania establecieron relaciones oficiales con Israel, respectivamente en 1979 y 1994.

Pero, ¿cuáles podrían ser esos países?

Omán saludó rápidamente el acuerdo israelo-emiratí. Pero luego reiteró su apego a los “derechos” de los palestinos a tener un “Estado con Jerusalén-Este por capital”.

Tan cercano a Estados Unidos como a Irán, un país enemigo de Washington, Omán jugó la carta de la neutralidad y la mediación en los conflictos regionales.

En 2018, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu efectuó una visita a Mascate, capital omaní.

El sultán Haitham, quien sucedió en enero pasado al difunto Qabus, “no se arriesgaría por ahora a un giro tan controvertido”, consideró Cinzia Bianco, investigadora en el Consejo europeo para las relaciones internacionales.

Catar, allegado a Irán y alejado diplomáticamente de los Emiratos, no reaccionó el acuerdo de normalización con Israel. Catar acogió una oficina comercial israelí de 1996 a 2000 y no oculta sus contactos con el Estado hebreo.

Abdullatif Al Zayani, Benjamin Netanyahu, Donald Trump y Abdullah bin Zayed. REUTERS/Tom Brenner
Abdullatif Al Zayani, Benjamin Netanyahu, Donald Trump y Abdullah bin Zayed. REUTERS/Tom Brenner

Está involucrado en la franja de Gaza debido a su cercanía con el movimiento islamista palestino Hamas, que controla este enclave bajo bloqueo israelí.

En 2019, Catar, así como la ONU y Egipto, estuvieron a favor una tregua entre Israel y Hamas, previendo la autorización por el estado hebreo de la entrada de ayuda financiera de Catar a la franja de Gaza.

Aliado de Estados Unidos, Kuwáit siempre rechazó la normalización. Grupos políticos u organizaciones de la sociedad civil denunciaron el acuerdo entre los Emiratos e Israel, pero otros lo defendieron.

Sin embargo, la normalización con el Estado hebreo es poco probable pues el Parlamento “capitaliza la hostilidad con Israel para reivindicar su lugar de portavoz del pueblo”, asegura Bianco.

Sudán era mencionado por los analistas como el posible siguiente país en seguir el ejemplo de los Emiratos, pero el 25 de agosto, en el marco de una visita a Jartum de Pompeo, las autoridades de ese país decepcionaron las esperanzas israelíes y estadounidenses al descartar una eventual normalización con Israel antes del fin de la transición política en 2022.

Benjamin Netanyahu y Donald Trump. REUTERS/Tom Brenner
Benjamin Netanyahu y Donald Trump. REUTERS/Tom Brenner

En febrero, Netanyahu se había entrevistado en Uganda con Abdel Fattah al-Burhane, jefe del Consejo soberano en el poder en Sudán. El gobierno sudanés desmintió que el asunto de la “normalización” hubiese sido abordado.

Sudán, que experimenta una crisis económica, está en la lista negra estadounidense de países que apoyan el terrorismo y una normalización con Israel podría ayudar a su retirada de esa lista.

Arabia Saudita descartó una normalización de las relaciones bilaterales antes de que se llegue a un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos.

Sin embargo, durante conversaciones bilaterales separadas con el ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Abdullah bin Zayed Al-Nahyan, Trump insinuó que Arabia Saudita podría estar a bordo sin decirlo específicamente.

“Hemos tenido excelentes conversaciones con Arabia Saudita. Creo que su mente está muy abierta”, dijo Trump.

Con información de AFP y EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Israel firmó un histórico acuerdo con Emiratos y Bahrein en la Casa Blanca





MAS NOTICIAS