De Palermo a Londres a pie a los 10 años: 2800 kilómetros para volver a abrazar a su abuela y demostrar que viajar de forma sustentable es posible

Romeo y su padre viajarán a través de la Via Francigena, una hermosa y antigua ruta que cruza Reino Unido, Francia, Suiza e Italia. El objetivo es recaudar fondos para una ONG que trabaja con niños refugiados

@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home

“Quiero ir a ver a mi abuela Rosemary en Londres. Incluso a pie”. El pedido de un niño italiano-británico de 10 años de visitar a su abuela después de separación forzada por la cuarentena se convirtió en un desafío ambiental de 2800 kilómetros para demostrar que es posible viajar de forma sustentable y recaudar fondos para un proyecto solidario.

Romeo, acompañado por su padre, el documentalista británico Phil Cox, comenzó hace un mes su periplo desde Palermo, en Sicilia, hasta la capital británica. Para lograr su objetivo, padre e hijo decidieron viajar sólo con medios de trasporte sustentables: a pie, en bicicleta o en barco.

@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home

“La idea se me ocurrió durante la cuarentena, sintiendo que mi abuela se sentía mal y sola. Tenía muchas ganas de hacer este viaje y mi padre quería hacer un viaje conmigo. Así que pensamos que podría hacerse de una manera sustentable y divertida. Me importa mucho el medio ambiente, me gusta descubrir, explorar y luego también me gustaría ayudar a los amigos”, dijo el niño a medios italianos.

Así Romeo, que vive en Ballaró, el barrio más multicultural de Palermo, comenzó a pensar que el viaje podía ser una forma de recaudar fondos para los niños refugiados de la ciudad siciliana y para crear conciencia sobre la migración. Por eso, el recorrido también servirá para una recaudación de fondos en línea para Refugee Educations Across Conflicts Trust (REACT), una ONG dirigida por su madre, la documentalista y activista Giovanna Stopponi, y que ayuda a los niños refugiados a tener acceso a la educación y a los migrantes vulnerables a acceder a sus derechos legales.

@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home

El objetivo de Romeo es recaudar dinero suficiente para comprar 40 tabletas y ofrecer wifi gratuito para estos estudiantes. “Sé que muchos de mis compañeros durante la cuarentena no tuvieron los medios para estudiar. No es justo”, dijo a medios italianos.

Romeo y su padre viajarán a través de la Via Francigena, una hermosa y antigua ruta que va desde Canterbury a Santa Maria di Leuca, la extremidad sureste de Italia, a través del Reino Unido, Francia, Suiza e Italia. Es el itinerario que fue utilizado desde la Edad Media por los anglosajones en su peregrinación a Roma.

@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home

El viaje comenzó a mediados de junio. Romeo cruzó de Sicilia hasta Tindari donde, a bordo de un velero, cruzó el mar para llegar a Agropoli, al sur de Salerno. Desde aquí, siguiendo la Via Francigena, llegaron a Roma en bicicleta. Su padre y él ahora continúan su marcha a pie por el camino más famoso de Italia. La llegada está programada para septiembre.

“Romeo debe saber que también es posible llevar a cabo tal empresa”, dijo su pare Phil Cox. “Y que también es posible hacerlo respetando el medio ambiente. No tenemos un calendario de viaje rígido, solo hemos estimado que llegaremos a Londres en los primeros días de septiembre, pero está bien. Me encantaría que supiera tantas cosas sobre el mundo como sea posible, pero no quiero presionarlo“.

@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home

En una nota que escribió para Newsweek Romeo contó los temores que precedieron el viaje. “Estábamos secretamente nerviosos, ¡porque no sabíamos si realmente lo lograríamos! ¿Podríamos dormir en las salvajes montañas sicilianas? ¿Qué comeríamos? ¿Nos vamos a perder?”.

El niño contó que comienzan a caminar a las 4,30 de la mañana y que recorren unos 20 kilómetros diarios. Durante el viaje visitó varias ONG que trabajan con migrantes y donde “los niños refugiados que han viajado miles de millas sin sus padres pueden estar a salvo”.

“Jugué al fútbol con ellos y marqué dos goles, aunque eran muchachos más grandes. Algunos de ellos tenían historias terribles, pero todos me aceptaron. Me sentí afortunado de tener a mi papá y, a diferencia de ellos, sé que puedo ir a casa en cualquier momento”, escribió.

@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home

Romeo también relató algunas anécdotas y los momentos más peligrosos de la travesía. “Una vez fuimos atacados por perros callejeros a las afueras de Nápoles. Mi padre decidió un atajo a través del páramo y, de repente, cinco perros vinieron corriendo hacia nosotros. Logré escapar pero perdí a mi papá. Finalmente lo encontré acorralado por otros perros y juntos nos apresuramos a escapar, ¡solo para encontrarnos en un callejón sin salida! Nos dimos cuenta de que teníamos que enfrentar a los perros nuevamente. Pude ver que papá estaba preocupado y que tendría que ser valiente. Gritamos y gritamos y la mochila de papá terminó rota. Decidimos no decírselo a mamá, y acordamos nunca más atajos”. Otra vez, su tienda de campaña quedó rodeada de jabalíes. “Nos reímos por la mañana, ¡pero en voz muy baja!”.

Ahora se encuentran en Toscana, donde contrataron un burro para ayudar a cargar los bolsos. De allí seguirán hacia los Alpes y cruzarán a Francia.

@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home

Finalmente, Romeo dio un consejo a los niños que como él quieren emprender alguna aventura. “Los niños deben saber que si preguntan 50 veces como lo hice yo, hacen un plan y son inteligentes, entonces cualquier cosa puede ser posible. ¿Por qué la fantasía y la aventura tienen que limitarse a películas o libros?”, se preguntó. “¿Por qué no podemos tener aventuras y hacer realidad fantasías? La mía está sucediendo en este momento”.

@romeos_big_journey_home
@romeos_big_journey_home

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Las peligrosas rutas que usan los traficantes para llevar migrantes a Libia por el COVID-19

Un niño intentando despertar a su madre muerta en una estación de trenes refleja el drama de los migrantes en India durante el coronavirus

Migrantes y coronavirus: menos remesas, más miedos

MAS NOTICIAS