Qué cambió en 50 años de Desfiles de Orgullo

Recordando las primeras celebraciones, a principios de los años 70, el fotógrafo Stanley Stellar, cuenta cómo fueron modificándose los objetivos, los reclamos, y también el apoyo, a la comunidad LGBTQ+

El desfile del Orgullo Gay en la Quinta Avenida de Nueva York, el 30 de junio de 2013
El desfile del Orgullo Gay en la Quinta Avenida de Nueva York, el 30 de junio de 2013

“Empezó como una pequeña cosa social”, recuerda el fotógrafo Stanley Stellar, ahora de 75 años, en diálogo con Time. “También había manifestantes, almas muy valientes con signos, como Marsha P. Johnson, que nos inspiró a todos. Cuando la gente se burlaba de nosotros, los coches pasaban y nos escupían, nos gritaban constantemente, Marsha estaba allí, con un aspecto escandaloso y glorioso en su propia estética, y decía ‘no les hagas caso’, ‘no les prestes atención, no dejes que nos detengan’”, cuanta aún conmovido.

Ese espíritu imparable marca ahora su 50 aniversario: los primeros desfiles del Orgullo tuvieron lugar en los EEUU en 1970, un año después del levantamiento en la posada de Stonewall que muchos consideran el catalizador del movimiento moderno de liberación de los LGBTQ. En un año en el que el coronavirus impide la celebración de grandes reuniones y muchos eventos del Orgullo han sido cancelados o pospuestos, más de 500 organizaciones comunitarias del Orgullo y LGBTQIA+ de 91 países participan en el Orgullo Global el 27 de junio. Pero, a lo largo de las décadas, los desfiles del Orgullo han evolucionado de una manera que va más allá del número de participantes y, habiendo fotografiado cinco décadas de ellos, Stellar ha visto esa evolución de primera mano. “Ese fue el epicentro del mundo gay”, dice de los primeros años del Orgullo.

El fotógrafo Stanley Stellar
El fotógrafo Stanley Stellar

Recordando los primeros años de las celebraciones a principios de los años 70, Stellar recuerda cómo toda la energía se concentró en una pequeña zona de la calle Christopher en el West Village de la ciudad de Nueva York. En ese momento, era el raro barrio donde los gays podían ir y reunirse en público, y los desfiles del Orgullo funcionaban también a nivel de barrio, muy lejos de los cinco millones de personas que se calcula que asistieron al evento del Orgullo Mundial del pasado mes de julio en la ciudad de Nueva York, la mayor celebración LGBTQ+ de la historia.

Time recuerda que el Levantamiento de Stonewall tuvo lugar durante una serie de noches a finales de junio de 1969. A pesar de que la comunidad LGBTQ había rechazado la discriminación policial en otras ocasiones más pequeñas a finales de los 60 en ciudades como San Francisco y Los Ángeles, Stonewall se abrió paso de una manera sin precedentes. “La gente estaba lista para un evento como Stonewall, y tenían la comunicación y la planificación en marcha para empezar a hablar de inmediato”, dice Katherine McFarland Bruce, autora de “Desfiles de Orgullo: Cómo un desfile cambió el mundo”. Los grupos de activistas de Los Ángeles y Chicago, que también celebraron Desfiles de Orgullo en 1970, establecieron inmediatamente conexiones con sus homólogos de Nueva York para planificar acciones en torno al aniversario. Mientras que en Los Ángeles el espíritu era más de diversión y celebración, dice Bruce, Nueva York se planeó más como una acción para conectar a los activistas. “Tenemos que salir a la luz y dejar de avergonzarnos, o de lo contrario la gente seguirá tratándonos como monstruos”, dijo un asistente al desfile en la ciudad de Nueva York al New York Times en 1970. “Esta marcha es una afirmación y declaración de nuestro nuevo orgullo”.

Para 1980, los desfiles del Orgullo habían tenido lugar en todo el mundo en ciudades como Montreal, Londres, Ciudad de México y Sydney. Pero, afirma Time, a medida que esa década se iniciaba, el tono de los acontecimientos cambió, ya que las tragedias de la crisis del SIDA se convirtieron en el centro de las acciones y manifestaciones. Para entonces, Stellar tenía un gran círculo de amigos gays y comenzó a hacer más fotos de la comunidad para documentar su vida cotidiana. “Realmente sentí que nos debía, como en el ‘nosotros’ queer, empezar a fotografiar sólo a quienes conocía y que pensaba que eran dignos de ser recordados”, cuenta Stellar, que tiene una próxima exposición digital organizada por la Galería Kapp Kapp, con el 10% de las ganancias destinadas a apoyar el Instituto Marsha P. Johnson.

Para Bruce, los desfiles muestran cómo la comunidad LGBTQ ha sido capaz de demandar consistentemente acción y visibilidad.

Mientras que en los 80 los grupos se organizaron en torno a la crisis del SIDA, en los 90 hubo una mayor visibilidad en los medios de comunicación para las personas LGBTQ, lo que dio lugar a que más empresas comenzaran a participar en los eventos del Día del Orgullo. Si bien el aniversario de Stonewall había proporcionado durante mucho tiempo el momento para la realización de eventos anuales, el Presidente Bill Clinton emitió una proclamación en 1999 de que cada mes de junio sería el Mes del Orgullo Gay y Lésbico en los Estados Unidos. Más tarde, Barack Obama amplió la definición en 2008, cuando emitió una proclamación de que el mes de junio se conmemoraría como el Mes del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual y Transgénero.

A principios de la década de 2000 se hizo una mayor campaña a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. Durante el verano de 2010, Bruce hizo una investigación contemporánea para su libro, asistiendo a seis diferentes desfiles del Orgullo en los EEUU, incluyendo uno en San Diego, donde se encuentra la mayor concentración de personal militar de la nación, donde la campaña se concentró en la revocación de la política de “no preguntes, no digas”. “Creo que el Orgullo es un vehículo para que los grupos LGBT hagan oír los temas del día tanto en su propia comunidad como en la comunidad cívica más amplia a la que pertenecen”, reflexiona, añadiendo que en los últimos años, las campañas por la justicia racial y los derechos de los transexuales se han hecho más prominentes.

La Marcha de Liberación de los Queers, la marcha más pequeña que tiene lugar antes de la Marcha del Orgullo de 2019 en Nueva York el 30 de junio de 2019, que marca el 50º aniversario de los disturbios de Stonewall, episodio al que se atribuye el origen del movimiento moderno de los LGBTQ. (Foto de TIMOTHY A. CLARY / AFP)
La Marcha de Liberación de los Queers, la marcha más pequeña que tiene lugar antes de la Marcha del Orgullo de 2019 en Nueva York el 30 de junio de 2019, que marca el 50º aniversario de los disturbios de Stonewall, episodio al que se atribuye el origen del movimiento moderno de los LGBTQ. (Foto de TIMOTHY A. CLARY / AFP)

Sin embargo, a medida que estas injusticias interseccionales han subido al primer plano de la conciencia pública, varios aspectos de los grandes desfiles del Orgullo han sido objeto de un mayor escrutinio, devolviendo al evento, en cierto modo, a sus orígenes impulsados por la protesta. Algunos activistas del LBGTQ y organizadores comunitarios han criticado la corporativización de las marchas, ya que los desfiles buscan el patrocinio de las empresas para ayudar con las demandas financieras de las multitudes en rápido crecimiento. Otros cuestionan si alguna acción arraigada está detrás de las banderas del arco iris.

Los activistas de Nueva York y San Francisco han comenzado sus propios desfiles separados para protestar contra la participación de la policía y las empresas en los desfiles más masivos, dados los niveles históricos y contemporáneos de vigilancia policial desproporcionada de las comunidades negras y homosexuales. Y, respondiendo a la falta de diversidad en los mayores eventos de orgullo, los organizadores han iniciado eventos para crear un espacio seguro para los más marginados de la comunidad LGBTQ. En el Reino Unido, el apoyo ha aumentado para el Orgullo Negro del Reino Unido, que comenzó en 2005 como una pequeña reunión organizada por lesbianas negras para reunirse y compartir experiencias. El evento es ahora la mayor celebración de Europa para personas LGBTQ de ascendencia africana, asiática, caribeña, del Oriente Medio y de América Latina, y no está afiliado al movimiento de Orgullo en Londres, que ha sido criticado en el pasado por su falta de diversidad.

El evento en 2019, también en Nueva York (AP Photo/Wong Maye-E)
El evento en 2019, también en Nueva York (AP Photo/Wong Maye-E)

Para otros, que viven en ambientes donde ser gay arriesga la violencia sancionada por el estado e incluso la muerte, los eventos del Orgullo desempeñan una función similar a la que se veía en lugares como Nueva York en la década de 1970, como un salvavidas vital. En los últimos años se han visto comunidades en eSwatini, Trinidad y Tabago y Nepal organizarse para celebrar sus primeros desfiles del Orgullo. La activista Kasha Jacqueline Nabageser organizó la primera celebración del Orgullo en Uganda en 2012, tras darse cuenta de que había estado en varios eventos en todo el mundo pero nunca en su propio país, donde las leyes que quedaron de la era colonial penalizan la actividad sexual entre personas del mismo sexo. “Para mí, fue un momento de reunir a la comunidad, y para que sepan que no están solos, dondequiera que se escondan”, dice Nabageser a Time, y añade que personas que tal vez no se consideraban activistas del colectivo LGBTQ acudieron al evento, y más tarde se unieron a la defensa de los derechos de los homosexuales en el país. Al menos 180 personas se presentaron al primer evento en la ciudad de Entebbe, y aunque el gobierno ugandés ha intentado clausurar las posteriores celebraciones del Orgullo Gay, Nabageser considera que la represalia es una señal del poder de la comunidad en su visibilidad.

“Cuanto más nos detengan [el gobierno], más enojarán a la comunidad y estarán más ansiosos por el Desfile del Orgullo”. Para nosotros, eso ha sido una victoria”, dice, y añade que la comunidad está planeando formas de celebrar con seguridad en pequeños grupos en medio de la pandemia del coronavirus. “De una forma u otra, tendremos Orgullo, y tenemos que continuar la lucha”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Por primera vez en su historia, el Día Internacional del Orgullo será virtual y durará 24 horas seguidas

EN VIVO: las celebraciones virtuales por el Día Internacional del Orgullo 2020

MAS NOTICIAS