Casi 25,000 cuentas y contraseñas supuestamente pertenecientes a la Fundación Gates y la OMS fueron reveladas en internet

Expertos en seguridad informática constataron que el blindaje de la información era débil

FOTO DE ARCHIVO: Un logo se muestra en la sede de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra, Suiza, el 22 de noviembre de 2017.  REUTERS/Denis Balibouse/Foto de archivo
FOTO DE ARCHIVO: Un logo se muestra en la sede de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra, Suiza, el 22 de noviembre de 2017. REUTERS/Denis Balibouse/Foto de archivo

Cerca de 25,000 cuentas y contraseñas de correos electrónicos supuestamente pertenecientes a la Fundación Gates, la Organización Mundial de la Salud, los NIH y otros grupos dedicados al combate del coronavirus, fueron dispersados en internet.

Así lo dio a conocer el Grupo de Inteligencia SITE, que monitorea el extremismo y el terrorismo en línea, explicando que aunque no pudieron verificar si los datos filtrados eran auténticos, la información -que se dio a conocer el domingo y el lunes- se usó casi de inmediato para fomentar los intentos de piratería y acoso por parte de extremistas de derecha.

“Los neonazis y los supremacistas blancos capitalizaron las listas y las publicaron de manera agresiva en sus sitios”, dijo Rita Katz, directora ejecutiva de SITE. “Utilizando los datos, los extremistas de derecha pedían una campaña de acoso mientras compartían teorías de conspiración sobre la pandemia de coronavirus. La distribución de estas supuestas credenciales de correo electrónico fue solo otro esfuerzo de una iniciativa de la extrema derecha, que lleva meses de meses de duración en la extrema derecha, contra el combate a la pandemia del covid-19 ".

Los orígenes de la información filtrada no están claros, pero parece ser que el primer sitio en el que fue publicada es 4chan, un panel de mensajes conocido por sus comentarios políticos extremistas que incitan al odio. Posteriormente se colgaron los datos en Pastebin, un sitio de almacenamiento de texto, en Twitter y en canales de extrema derecha de la aplicación de mensajería Telegram.

El informe de SITE, con sede en Bethesda, Maryland, señala que la mayoría de los de presuntos correos electrónicos y contraseñas eran del NIH, con 9,938. Le siguen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) -también de Estados Unidos- con 6,857 cuentas reveladas. Del Banco Mundial son 5,120. Mientras que de la OMS se identificaron 2,732 presuntas cuentas y contraseñas. Otras de las entradas supuestamente pertenecen a la Fundación Gates y al Instituto de Virología de Wuhan, centro que ya ha sido acusado de desencadenar el brote del coronavirus.

Según reporta The Washington Post, un experto australiano en ciberseguridad, Robert Potter, dijo él sí pudo verificar que las direcciones de correo electrónico y las contraseñas de la OMS: esos datos sí son reales, aseguró. “La seguridad de su contraseña es espantosa (...) 48 personas tienen ‘contraseña’ como contraseña”, dijo Potter sobre la OMS.

Potter dijo que las supuestas direcciones de correo electrónico y contraseñas pueden haber sido compradas a proveedores en la deep web, una parte del Internet que no está indexada por la mayoría de los motores de búsqueda y donde constantemente se comercializa información pirateada. “Las credenciales de la OMS parecen provenir de un hackeo en 2016”, señaló.

En tanto, en un comunicado, la Fundación Gates señaló: “Estamos monitoreando la situación de acuerdo con nuestras prácticas de seguridad de datos. Actualmente no tenemos algo que indique una violación de datos en la fundación".

También se pronunció al respecto la portavoz de Twitter, Katie Rosborough: "Somos conscientes de esta actividad de la cuenta y estamos tomando medidas generalizadas bajo nuestras reglas, específicamente regidas por nuestra política sobre información privada. También estamos tomando medidas de eliminación masiva en la URL que enlaza con el sitio en cuestión ".

El diario estadounidense señala que no hubo respuesta de los NIH, los CDC, la OMS y ni del Banco Mundial. Mientras que el FBI declinó hacer comentarios al respecto.

(Foto: Andrew Milligan/Pool vía REUTERS)
(Foto: Andrew Milligan/Pool vía REUTERS)


Las referencias a la información pirateada se están implementando en línea para impulsar la desinformación, incluida la vinculación del VIH, el virus que causa el SIDA, con el coronavirus.

En Telegram, esta información fue divulgada por el canal neonazi “Terrorwave Refined”, un grupo prominente de reclutamiento y apoyo para organizaciones neonazis como el Batallón Azov, la Base y el Movimiento de Resistencia Nórdica. En los últimos cuatro meses, el número de usuarios suscritos a Terrorwave Refined ha aumentado en un 30 por ciento, superando los 5,300 seguidores.

Terrorwave Refined compartió la supuesta filtración de datos en tweets y un hilo en 9chan, un tablero de mensajes popular entre los extremistas. También publicaron un meme con el que intentó transmitir que se habñia confirmado que el COVID-19 en realidad estaba empalmado artificialmente con el VIH.

Una publicación de Twitter con enlaces a los datos decía: “Los anons saben qué hacer ... hacer que esto se vuelva viral”, una probable referencia para seguidores anónimos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

China registró un nuevo repunte de casos “importados” de coronavirus

Un nuevo estudio en Estados Unidos mostró resultados negativos en el tratamiento con hidroxicloroquina para pacientes con coronavirus

Coronavirus: en Los Ángeles realizaron pruebas de anticuerpos masivas y descubrieron que el número de infectados es hasta 50 veces mayor que el oficial

MAS NOTICIAS