La OPEP acordó recortar la producción de petróleo para revertir la caída de los precios causada por el coronavirus

Por unanimidad, el bloque decidió reducir la plataforma petrolera a 9,7 millones de barriles de crudo a partir del 1 de mayo. El objetivo es estabilizar los precios del mercado, golpeado por la pandemia de COVID-19

Imagen de archivo de unas instalaciones de bombeo de crudo en el yacimiento Yarakta, propiedad de la Irkutsk Oil Company (INK) en Rusia. 11 marzo 2019. REUTERS/Vasily Fedosenko
Imagen de archivo de unas instalaciones de bombeo de crudo en el yacimiento Yarakta, propiedad de la Irkutsk Oil Company (INK) en Rusia. 11 marzo 2019. REUTERS/Vasily Fedosenko

Los países de la alianza OPEP+ acordaron hoy un recorte de 9,7 millones de barriles diarios (mbd) para estabilizar los precios en el mercado de petróleo y revertir así la caída causada por la crisis económica derivada de la pandemia de COVID-19.

“Al final de la reunión ministerial telemática de los miembros de OPEP+ y de los que no forman parte de OPEP+ fue firmado un acuerdo para recortar la producción de petróleo en 9,7 millones de barriles diarios durante dos meses, a partir del 1 de mayo”, indicó en un comunicado del Ministerio de Energía kazajo.

El Ministerio de Petróleo iraní precisó en su cuenta de la red social Twitter que los miembros de la OPEP+ aceptaron la propuesta de México de reducir su producción en 100 mbd, durante mayo y junio.

La secretaria mexicana de Energía, Rocío Nahle, dijo en la misma red social que el acuerdo alcanzado por los 23 países participantes en la reunión telemática, la segunda después de la del jueves pasado, fue “unánime” y “dará inicio a una reducción en la plataforma petrolera de 9,7 mbd a partir de mayo”.

El Ministerio azerbaiyano de Energía señaló, a su vez, en un comunicado que, en esta décima reunión de los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y los no miembros de la OPEP “se decidió que Estados Unidos reducirá su producción en otros 300.000 barriles diarios para compensar” lo que México deja de recortar.

México debía inicialmente reducir en 400.000 barriles diarios su producción, pero se negó acometer un recorte de este alcance. Estados Unidos aceptó finalmente ayudar a México a conseguir la reducción de su cuota con tal de lograr un acuerdo mundial y frenar la caída de precios.

El jueves, la alianza OPEP+ y otros productores de crudo alcanzaron un acuerdo básico para reducir su oferta petrolera en un 23 % ante la caída de la demanda y el derrumbe de los precios causada en medio de la pandemia del COVID-19.

No obstante, las partes no lograron sellar el acuerdo debido a que México abandonó la reunión telemática por desacuerdo con los niveles de recorte.

El ministro de Petróleo de Kuwait, Jaled al Fadhel, dijo, por su parte, este domingo en Twitter que, gracias a las “sabias instrucciones, los esfuerzos continuos y las conversaciones continuadas”, se ha llegado a un “histórico acuerdo” para el recorte de la producción de crudo.

La reunión fue posible después de que Arabia Saudita y Rusia pusieran término a la guerra de precios que libran desde la última conferencia del grupo, el 6 de marzo en Viena, Austria, sede de la OPEP.

Los dos exportadores se vieron sorprendidos por la rapidez de la propagación del coronavirus, que golpeó de lleno la demanda de petróleo, en un momento en que ya había una oferta excedentaria.

Hace unos meses el precio del barril rondaba los 60 dólares pero a principios de la semana pasada cayó a niveles nunca vistos desde 2002. El precio del barril según la OPEP está por debajo de los 21 dólares.

Dudas de los analistas

Pese al anuncio, varios analistas dudan de que estos recortes hagan subir los precios.

“Un recorte de 10 millones de barriles diarios en mayo y junio impedirá alcanzar los límites de almacenamiento y evitará que los precios caigan al abismo, pero no restaurará el equilibrio de mercado deseado”, según los analistas de Rystad Energy.

Estados Unidos, primer productor mundial, no forma parte de la alianza OPEP+ pero, según el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, “apoya el acuerdo”, que podría dar aire a su industria de petróleo de esquisto, que atraviesa grandes dificultades.

Según Novak, Washington estaría dispuesto a bajar la producción. “Hemos oído cifras de 2.000 a 3.000 millones de barriles diarios”, indicó el ministro ruso.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La caída de la demanda pone en riesgo a Vaca Muerta: las petroleras regulan la producción en medio de la crisis global


MAS NOTICIAS