MIgrantes cruzan la frontera de Turquía en Pazarkule rumbo a Kastanies, en Grecia (REUTERS/Huseyin Aldemir)
MIgrantes cruzan la frontera de Turquía en Pazarkule rumbo a Kastanies, en Grecia (REUTERS/Huseyin Aldemir)

Turquía ya no impedirá que los refugiados sirios lleguen a Europa, dijo un alto cargo turco, tras la muerte de 33 soldados turcos en un ataque aéreo de las fuerzas del gobierno sirio en la región de Idlib, al noroeste de Siria.

La apertura de la frontera podría provocar una repetición de la crisis migratoria de 2015-2016, cuando más de un millón de personas llegó por mar a Grecia y cruzó a pie los Balcanes, hasta que Turquía cerró su frontera después de alcanzar un acuerdo con la Unión Europea.

A primera hora del viernes, refugiados y emigrantes marchaban hacia los puestos fronterizos. El funcionario dijo que policías y guardias recibieron orden de permitir las salidas tanto por tierra como por mar.

Migrantes abordan un bote en la costa turca de Ayvacik rumbo a la isla griega de Lesbos (Burak Gezen/Demiroren News Agency (DHA) via REUTERS)
Migrantes abordan un bote en la costa turca de Ayvacik rumbo a la isla griega de Lesbos (Burak Gezen/Demiroren News Agency (DHA) via REUTERS)

“Lo oímos en la televisión”, dijo el emigrante afgano Sahin Nebizade, de 16 años, integrante de un grupo que viajaba en taxi en una autopista a las afueras de Estambul.

“Vivíamos en Estambul. Queremos ir a Edirne y luego a Grecia”, comentó Nebizade antes de ponerse en marcha hacia esta provincia, que tiene pasos fronterizos con Bulgaria y Grecia, a unos 200 kilómetros al oeste de Estambul.

Un millón de civiles se ha visto desplazado dentro de Siria cerca de la frontera turca desde diciembre, en medio de condiciones invernales muy crudas, en la que es tal vez la peor crisis humanitaria en los nueve años que dura ya la guerra. Turquía alberga a 3,7 millones de refugiados sirios y dice que no puede recibir más.

Una niña afgana grita al desembarcar junto a su padre en la playa de Skala Sikamias, en Lesbos, Grecia (REUTERS/Costas Baltas)
Una niña afgana grita al desembarcar junto a su padre en la playa de Skala Sikamias, en Lesbos, Grecia (REUTERS/Costas Baltas)

El ataque sirio y la respuesta turca

Fuerzas gubernamentales sirias, respaldadas por el poder aéreo ruso, han lanzado un asalto para capturar el noroeste, el último territorio en manos de los rebeldes sirios respaldados por Turquía.

Ante el fracaso de la diplomacia patrocinada por Ankara y Moscú, Turquía -miembro de la OTAN- está más cerca que nunca en el conflicto de entrar en confrontación directa con Rusia sobre el campo de batalla.

Los bombardeos continúa este viernes


La ira turca por el ataque del jueves -el más letal sufrido por el Ejército de Turquía en casi 30 años- aumentó las posibilidades de que el presidente Tayyip Erdogan lance una operación a gran escala contra las fuerzas sirias, respaldadas por Moscú.

Rusia dijo que Erdogan discutió el viernes la crisis por teléfono con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Turquía bombardeó Siria como represalia por la muerte de 33 soldados


“Hemos decidido, con efecto inmediato, no impedir que los refugiados sirios lleguen a Europa por tierra o por mar”, dijo la fuente, que solicitó el anonimato. “Todos los refugiados, incluidos los sirios, pueden ahora pasar a la Unión Europea”.

Por Orhan Coskun y Ezgi Erkoyun / Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA: