Salma Hayek y François-Henri Pinault se casaron en 2009 en Venecia (Foto: Instagram @salmahayek)
Salma Hayek y François-Henri Pinault se casaron en 2009 en Venecia (Foto: Instagram @salmahayek)

Después de que los cimientos de la Catedral de Notre Dame ardieran el lunes en París, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció que organizaría "una colecta nacional y mucho más allá de nuestras fronteras" para reconstruir el emblemático edificio.

Solo habían pasado unas horas cuando se ofreció la primera donación: se trataba de la multimillonaria familia Pinault, que prometió a los franceses que donaría la friolera de 100 millones de euros (USD 113 millones) para devolver a la catedral medieval su solemnidad.

Con una riqueza estimada en 37.000 millones de dólares, los propietarios del grupo Kering cuentan con una de las mayores fortunas de Francia y Europa. Y el heredero de este vasto patrimonio es el hombre que en el año 2009 pidió matrimonio a la actriz mexicana Salma Hayek: François-Henri Pinault.

El patriarca de la familia, François Pinault, pasó de ser un joven de origen campesino de Bretaña a convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo (Foto: Archivo)
El patriarca de la familia, François Pinault, pasó de ser un joven de origen campesino de Bretaña a convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo (Foto: Archivo)

Gucci, Yves Saint Laurent, Balenciaga, Bottega Veneta o Alexander McQueen son solo algunas de las marcas que integran el imperio del lujo que posee la familia Pinault. Una fortuna que no existía hace 100 años, y que creció de la nada gracias al ingenio de un joven campesino de orígenes modestos, nacido en Bretaña.

A sus 16 años, el patriarca de la familia François Pinault, dejó la escuela cansado de que sus compañeros se burlaran constantemente de él y de su acento, de origen campesino. Al abandonar los estudios, comenzó a trabajar en el aserradero de su padre.

En el año 1960, fundó su propia empresa, una compañía especializada en la venta de madera y materiales de construcción, a la que llamó Kering. Las ganancias que logró con este negocio le permitieron comprar en 1992 la cadena de tiendas Printemps. Un año más tarde, adquirió también la bodega de vinos Chateau Latour.

François Henri-Pinault, esposo de la actriz, dirige ahora los negocios de su padre (Foto: Instagram)
François Henri-Pinault, esposo de la actriz, dirige ahora los negocios de su padre (Foto: Instagram)

El imperio del humilde magnate fue creciendo, y pronto vio en la industria de alta gama una oportunidad extraordinaria. En 1999, logró la mayoría de las acciones de Gucci, y su imperio se convirtió en uno de los conglomerados de productos de lujo mayores del mundo, al ir sumando otras grandes firmas de retail. En el año 2013 rebautizó a su grupo como Kering.

El equipo de fútbol profesional francés Stade Rennais, la casa de subastas Christie's, viñedos, un teatro en París, la marca de ropa deportiva Puma, o una compañía de yates son otras de las posesiones del multimillonario.

En la actualidad, su fortuna se estima en USD 37.000 millones, una cantidad que le llevó a posicionarse en el puesto 23 de los multimillonarios más ricos del mundo, según el listado de Bloomberg, Bloomberg Billionaires Index.

François Pinault es ahora presidente honorario de su grupo, pues su hijo, François-Henry Pinault -el esposo de Salma Hayek- es quien dirige todas sus empresas, que suman unas ventas anuales estimadas en 15.300 millones de dólares.

El amor de los Pinault por el arte y la cultura

El incendio de la catedral de Notre Dame, el 15 de abril (Foto: AFP/ Geoffroy Van Der Hasselt)
El incendio de la catedral de Notre Dame, el 15 de abril (Foto: AFP/ Geoffroy Van Der Hasselt)

Cuadros de Picasso, Mondrian o Koons forman parte de la colección de más de 3.000 piezas de arte que posee la familia Pinault. Su fundación maneja dos museos en Venecia, y ahora planean abrir una tercera galería en París.

Este amor por la cultura y el arte hace que no resulte sorprendente que los Pinault hayan sido los primeros en ofrecer 100 millones de euros en la colecta internacional para restaurar la catedral de Notre Dame, símbolo de la historia de Francia.

"Mi padre (François Pinault) y yo hemos decidido desbloquear (…) una suma de 100 millones de euros para participar en la reconstrucción completa de Notre Dame", indicó en la noche del lunes François-Henri Pinault.