El artista Christian Guemy, conocido como C215, limpia uno de los buzones con el retrato de la ex ministra y sobreviviente del Holocausto Simon Veil pintados con una esvástica (REUTERS/Benoit Tessier)
El artista Christian Guemy, conocido como C215, limpia uno de los buzones con el retrato de la ex ministra y sobreviviente del Holocausto Simon Veil pintados con una esvástica (REUTERS/Benoit Tessier)

El Centro Simon Wiesenthal destacó este martes la respuesta del gobierno francés a la ola de actos antisemitas registrados en París en los últimos días.

"El informe del gobierno francés marcó un cambio radical después de años de denuncias 'políticamente correctas', mientras que los perpetradores pasaron por las puertas giratorias del tribunal o fueron enviados a salas psiquiátricas, en lugar que a las cárceles", declaró el Director de Relaciones Internacionales del Centro, Shimon Samuels.

Durante el fin de semana hubo varios actos de vandalismo con carácter antisemita que han causado consternación en el país. Una esvástica fue pintada sobre un retrato de la fallecida ex ministra Simone Veil, sobreviviente de un campo de exterminio nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

(REUTERS/Benoit Tessier)
(REUTERS/Benoit Tessier)

El gobierno francés, responsables de partidos políticos y otras organizaciones judías condenaron unánimemente los episodios, que reflejan un aumento exponencial de este tipo de actos en el último año.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, anunció que tras dos años de caída, el número de este tipo de actos se disparó en un 74% en Francia en 2018, con respecto al año anterior.

En total, el año pasado se registraron 541 actos antisemitas en Francia, frente a 311 en 2017.

"El odio no tiene lugar en la República. Estamos determinados a proteger a todos los franceses, a proteger la laicidad, la libertad de no creer o de creer, en el respeto, con total seguridad. Estas cifras demuestran que no debemos bajar la guardia", apuntó Castaner. "Antisemitas, islamófobos, anticristianos, racistas, xenófobos: no hay pequeños ataques, no hay pequeños insultos. No se tolerará nada: cada uno de los culpables tendrá que ser encontrado y juzgado", añadió el ministro.

En la misma línea, el portavoz del gobierno, Benjamin Griveaux, prometió una respuesta "penal" fuerte a estos actos "insoportables".

La ministra de Justicia, Nicole Belloubet, también tuiteó "tristeza, furia y consternación … ante la intolerable cobardía".

"Los medios internacionales comenzaron a prestar atención al resurgimiento del odio a los judíos en toda Europa… El aumento de los incidentes en el Reino Unido fue informado por el CST (Community Security Trust), una organización judía, mientras que el informe francés fue realizado y publicado por la Gobierno ", reconoció Samuels.

Las cifras las hizo públicas ante los medios Castaner en la localidad de Saint Geneviève des Bois, en la periferia de la capital, donde precisamente han aparecido destrozados unos árboles que se habían plantado en memoria del joven Ilan Halimi, asesinado en 2006 por una banda de delincuentes que lo eligieron como objetivo por ser judío. "Vamos a plantar arboles más grandes y más bellos", dijo el ministro.

El Centro Wiesenthal señaló que "el gobierno francés dio un paso importante". "Era desde el llamado del presidente Mitterand en 1996 a marchar con horror ante la exhumación de un cadáver en un cementerio judío, colgado de un paraguas, que un gobierno no tomaba la iniciativa", destacó el centro.

"El Centro Wiesenthal pide al presidente Macron que renueve el Estado de Emergencia para que el ejército vuelva a custodiar las instituciones judías… Francia también debería liderar una campaña para excluir a los candidatos extremistas de las próximas elecciones al Parlamento Europeo. Ahora, después de las declaraciones, ¿qué viene después? En este contexto, debemos recordar el axioma del antisemitismo de Simon Wiesenthal: 'Lo que comienza con los judíos nunca termina con ellos … Se convierte en un flagelo para la sociedad en general'", concluyó Samuels.

En tanto, la fiscalía de París ha abierto cuatro investigaciones para encontrar también a los autores de una inscripción antisemita contra el presidente Emmanuel Macron que fue pintada en la fachada de la sede del diario Le Monde. 

Una de las inscripciones contra Macron
Una de las inscripciones contra Macron

También indagarán sobre la palabra "juden" ("judíos" en alemán), que fue escrita en letras amarillas, el color de la estrella que los judíos debían llevar durante la ocupación nazi para ser identificados, en la fachada de un restaurante de la cadena Bagelstein en pleno centro de París.

El co fundador de esta cadena de bagels (panes con forma de rosquilla), Gilles Abecassis, dijo el domingo a la AFP que otros restaurantes de su cadena habían sido también blanco de inscripciones antisemitas.

Para Frédéric Potier, delegado interministerial encargado en la lucha contra el racismo, el antisemitismo y el odio anti-LGBT, "éste no es únicamente un problema francés, sino que hace parte de un movimiento mucho más amplio, de aumento de tensiones y de movimientos organizados de odio".

"En Italia se registró un aumento del 66% el año pasado y de 50% en Estados Unidos", detalló Potier, quien ve detrás de esta alza de actos antisemitas, un resurgimiento de una extrema derecha muy ofensiva en sus palabras y acciones.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: