Vladimir Putin y Donald Trump en el G20 el año pasado en Alemania (Reuters)
Vladimir Putin y Donald Trump en el G20 el año pasado en Alemania (Reuters)

El presidente ruso, Vladimir Putin, se declaró "dispuesto a ir a Washington" para entrevistarse con Donald Trump y aseguró haber invitado a su homólogo estadounidense a Moscú, tras una primera cumbre entre ambos muy criticada en Estados Unidos.

"Estamos dispuestos a invitar al presidente Trump a Moscú, ha recibido esa invitación. Estoy dispuesto a ir a Washington", donde lo convidó el presidente de Estados Unidos, declaró Putin en una rueda de prensa en Johannesburgo al margen de la cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

Estamos dispuestos a invitar al presidente Trump a Moscú, ha recibido esa invitación. Estoy dispuesto a ir a Washington

Putin dijo que las llamadas telefónicas entre Moscú y Washington no eran suficientes y que ambos lados necesitaban reunirse para hablar sobre asuntos como el acuerdo nuclear de Irán y conflictos globales.

Tras las polémicas causadas por sus declaraciones durante su reciente encuentro con el presidente ruso, Trump aseguró la semana pasada que fue "por lejos" el presidente estadounidense "más duro con Rusia en muchos años".

Donald Trump y Vladimir Putin se saludan en Helsinki (Reuters)
Donald Trump y Vladimir Putin se saludan en Helsinki (Reuters)

"He sido mucho más duro con Rusia que cualquier otro presidente en muchos muchos años, quizás el más duro jamás", dijo el mandatario durante una entrevista con el canal estadounidense CNBC.

Las declaraciones de Trump llegaron tras el incendio político provocado por sus dichos durante la conferencia de prensa después de la cumbre con el presidente ruso en Helsinki, durante la cual había afirmado que no veía "razones" para que Rusia hubiera ejercido injerencia en las elecciones, contra la convicción de los órganos estadounidenses de inteligencia.

Este episodio había dejado a Trump en un aislamiento prácticamente completo en Estados Unidos, y convertido en el blanco de una avalancha de críticas de aliados y adversarios.

Para desmentir esas acusaciones, Trump pidió observar "las sanciones que aplicó" contra Rusia y "los esfuerzos diplomáticos" y comparó su accionar con el de su antecesor, Barack Obama, a quien calificó de "juguete".

"Observen todas las cosas que he hecho. Nadie me preguntó. Obama no lo hizo. Obama era un juguete para Rusia. Era un completo juguete. Miren las declaraciones que hizo cuando pensó que los micrófonos estaban apagados", manifestó Trump.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: