Quién es Jaleel, "el hombre gato" que se dedica a salvar felinos en medio de la masacre siria

Mohammed Alaa al-Jaleel dirige un refugio que también funciona como clínica veterinaria para los animales en la ciudad de Kafr Naha, al norte del país

En un impensado refugio animal en territorio del norte de Siria controlado por rebeldes, Mohammed Alaa al-Jaleel cuida todos los días de los gatos de la ciudad de Kafr Naha.

"Si quieres mostrar piedad ante las personas, debes empezar mostrando piedad por todo lo demás", sostiene Jaleel mientras practica una prueba de ultrasonido a una gata embarazada

Cientos de animales han recibido atención médica en estos años de brutal guerra civil en el Santuario para Gatos Ernesto, llamado así por el nombre del felino preferido de Jaleel.

El Santuario para Gatos Ernesto comenzó con 18 gatos rescatados de Alepo (AFP)
El Santuario para Gatos Ernesto comenzó con 18 gatos rescatados de Alepo (AFP)

Este hombre de 43 años creció en Alepo, la segunda ciudad más grande de Siria y ubicada 25 kilómetros al sur de Kafr Naha.

Ya de joven Jaleel, electricista de oficio, demostraba una pasión por los gatos, y solía pasar por las carnicerías de la ciudad para buscar pedazos de carne para alimentar a los felinos de su barrio.

Cuando la guerra estalló en 2011 dejó sus herramientas para convertirse en conductor de ambulancias y aprender primeros auxilios para atender a los heridos, pero nunca dejó de llevar comida a sus pequeños amigos peludos.

Los felinos tienen alimento y refugio en medio de la guerra (AFP)
Los felinos tienen alimento y refugio en medio de la guerra (AFP)

Pero la guerra en Siria, y especialmente en Alepo, empeoró y la gente empezó a abandonar la ciudad, dejando atrás también a sus gatos domésticos.

Jaleel decidió ocuparse de un total de 170 de estos animales y tras montar su primer santuario, con donaciones de amigos y a través de campañas en redes sociales, se ganó un apodo: el Hombre Gato de Alepo.

A fines de 2016, el asedio del régimen sirio sobre Alepo, muchos de cuyos barrios seguían en poder de rebeldes opositores, se hizo demasiado peligroso.

"Empezamos a escapar de barrio en barrio, hasta que finalmente nos fuimos de la ciudad", recuerda Jaleel.

Sukhoi, el gato

En total, Jaleel y otros amantes de los gatos lograron llevarse 22 de los felinos de Alepo. "Le dimos a cada familia dos gatos en un canasta de plástico", contó.

Uno de ellos era Sukhoi, bautizado en irónico honor a los cazabombarderos operados por Rusia, aliada del dictador Bashar al Assad, en los bombardeos de ciudades rebeldes.

Un Sukhoi Su-24, usado por Rusia para bombardear ciudades sirias y que ha dado el nombre a uno de los gatos de Jaleel
Un Sukhoi Su-24, usado por Rusia para bombardear ciudades sirias y que ha dado el nombre a uno de los gatos de Jaleel

"Él aparecía de la nada y tomaba comida justo debajo de las narices de otros gatos, justo como un caza Sukhoi", explicó.

La guerra civil en Siria, que involucra a numerosas facciones apoyadas por diferentes potencias, ha causado la muerte de más de 350.000 personas y ha creado millones de refugiados, muchos de los cuales han intentado llevarse sus animales domésticos.

Jaleel fundó su segundo refugio para gatos tras abandonar Alepo a comienzos de 2017, alojando a 18 de los 22 que rescataron.

Las pequeñas casas de mármol para los gatos en el santuario (AFP)
Las pequeñas casas de mármol para los gatos en el santuario (AFP)

"Los gatos no se quedan en una sola casa. Duermen en todas intercambiando lugares", explica Jaleel, en referencia a las pequeñas edificaciones de mármol que hay en el santuario.

Allí cerca hay también una picadora de carne con la cual preparan la comida de los felinos.

Pero además de ser un refugio y de proveer comida, financiado con donaciones, el santuario también funciona como una clínica veterinaria.

Jaleel es conocido com0 el “Hombre Gato de Alepo” (AFP)
Jaleel es conocido com0 el “Hombre Gato de Alepo” (AFP)

"Tratamos todo tipo de animales aquí, caballos, vacas e incluso gallinas", explicó.

"Realmente hermoso"

El Santuario Ernesto presta un servicio y trae algo de normalidad a una situación de guerra constante que lleva ya casi siete años.

"No hay veterinarios donde yo vivo. Cuando pregunté a la gente me indicaron este lugar. Quedé tan sorprendido de encontrar algo así en medio de la guerra que vivimos. Asisten a todo tipo de animales, es realmente hermoso", relató Mohammad Watar, dueño de un gato que sufrió una intoxicación.

Todos los días se pica carne para alimentar a los gatos (AFP)
Todos los días se pica carne para alimentar a los gatos (AFP)

La guerra, ciertamente, sigue estando muy cerca, y las paredes del santuario tienen agujeros de bala.

El mes pasado, el lugar fue utilizado para una fiesta infantil que debió cancelarse cuando un niño resultó herido por un disparo.

También los gatos han recibido heridas de metralla y proyectiles, pero pocos pueden ser tratados porque hay escasez de medicinas veterinarias y vacunas, al igual que en los hospitales que tratan a humanos.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: