El misterioso tren verde blindado que llegó a Beijing el lunes por la noche dio lugar a la teoría de una presunta visita de Kim Jong-un a China que sería, al mismo tiempo, su primer viaje al extranjero desde que asumió el más alto cargo del régimen comunista en diciembre de 2011.

Aunque el gobierno chino aún no lo haya confirmado, la sorpresiva llegada del tren y las fuertes medidas de seguridad a lo largo de su trayectoria sugieren que un alto funcionario de Corea del Norte viajaba a bordo. 

Un tren especial es visto en la Estación de Ferrocarril de Beijing en Beijing el martes 27 de marzo de 2018 (Kyodo News via AP)
Un tren especial es visto en la Estación de Ferrocarril de Beijing en Beijing el martes 27 de marzo de 2018 (Kyodo News via AP)

Históricamente, los líderes norcoreanos siempre han preferido el ferrocarril antes que el viaje aéreo. Durante la Guerra de Corea, el fundador del país comunista, Kim Il Sung, utilizó un tren como cuartel general.

Su hijo y heredero Kim Jong Il, que tenía miedo de volar, también se desplazaba en sus viajes a Rusia y a China en el tren verde oliva. En 2011, el mismo vehículo fue visto por última vez en Ulan-Ude, al sudeste de Rusia, cuando el padre del actual líder viajó para reunirse con Dmitry Medvedev, por entonces presidente de Rusia.

Esta foto de archivo, tomada el 7 de mayo de 2010 y publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, por sus siglas en inglés) el 11 de mayo de 2010, muestra al líder norcoreano Kim Jong Il saludando desde un tren en su regreso de la capital china tras su visita de cinco días (AFP)
Esta foto de archivo, tomada el 7 de mayo de 2010 y publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, por sus siglas en inglés) el 11 de mayo de 2010, muestra al líder norcoreano Kim Jong Il saludando desde un tren en su regreso de la capital china tras su visita de cinco días (AFP)

Tal era el pánico del dictador norcoreano que, según informó el periódico surcoreano Chosun Ilbo, en esa instancia viajó en un convoy de tres trenes: el primero para comprobar que las vías eran seguras, el del medio para viajar y el tercero para llevar al personal de apoyo.

Además, el ferrocarril también cargaba dos Mercedes blindados para desplazarse desde y hasta su medio de transporte preferido.

Kim Jong Il en el tren verde
Kim Jong Il en el tren verde

Según el ex diplomático ruso Konstantin Pulikovsky, el tren de 22 vagones que utilizó Kim para viajar a Rusia en 2011 estaba repleto de lujos y adornos, incluyendo salas de conferencia, teléfonos satelitales, pantallas de televisión planas, langostas vivas y vinos finos de Burdeos y Borgoña. 

De acuerdo a imágenes difundidas por la emisora estatal, los suelos de los vagones estaban decorados con láminas de hierro a prueba de balas, mientras que la oficina del Líder Supremo tenía un tapizado de madera, un escritorio, una silla y un sofá de color camello.

El interior del tren norcoreano
El interior del tren norcoreano

El régimen construyó seis de estos trenes para su uso personal y 19 estaciones a lo largo de Corea del Norte diseñadas exclusivamente para ellos.

Los trenes oficiales normalmente viajan a 60 kilómetros por hora. Además, sus medidas de seguridad fueron mejoradas luego de una explosión en 2004 cerca de la frontera con China que dejó a 160 muertos y 1.300 heridos en lo que se rumoreó como un intento de asesinato contra el dictador norcoreano, quién, años más tarde moriría a bordo de uno de ellos tras sufrir un infarto en uno de sus numerosos viajes. 

Más sobre este tema: