En agosto pasado el vicepresidente de los EEUU, Mike Pence, durante su gira por latinoamérica, exigió a los países de la región que rompieran relaciones con Corea del Norte. El pedido no era retórico, el norteamericano apuntó contra un grupo de países que mantienen lazos diplomáticos y comerciales con la dictadura que hoy, tras el ensayo de una bomba termonuclear, significa un peligro para la humanidad.

Los paquetes de sanciones establecidas por el Consejo de Seguridad de Naciones no afectan a todo el comercio con Pyongyang, por lo que muchos Estados aún mantienen vínculos. Hay 5 países latinoamericanos que cobijan embajadas norcoreanas, dos de ellos, Cuba y Venezuela, son también aliados ideológicos.

Brasil

La relación entre Brasil y Corea del Norte comenzó en 2001, durante el gobierno del ex presidente Fernando Henrique Cardoso. Y en 2005, Corea del Norte abrió su embajada en Brasilia. Cuatro años más tarde, Brasil abrió su dependencia diplomática en Pyongyang. El pico de comercio bilateral se registró en 2008. En 2016, el volumen fue de 10,75 millones de dólares. La BBC Brasil publicó un informe detallado en el que se da cuenta de la sociedad Brasil-Corea del Norte en los últimos años, aun cuando las sanciones por las pruebas nucleares de la dictadura norcoreana dificultan los intercambios.

Según el Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios local, el año pasado, Brasil exportó a Corea del Norte productos por 2 millones de dólares. El café fue lo más vendido (un 47% del total), pero también vendió tabaco, cueros y pieles y carne vacuna congelada. En cuanto a las importaciones, el gigante sudamericano compró productos por 8,7 millones de dólares. En su mayoría, se importaron piezas de computadora, como tarjetas de memoria digitales (41% del total)

En 2016, Brasil compró productos norcoreanos por 8,7 millones de dólares

Perú

En agosto de 1975, durante el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado, Lima fue sede de la V Conferencia de Ministros de los Países No Alineados. En la cumbre, las dos Coreas solicitaron su ingreso al grupo, pero solo se admitió a Corea del Norte. Tras la decisión, el dictador Kim Il-sung entabló vínculos con Perú. En ese momento, instaló una oficina comercial y recién el 15 de diciembre de 1988, durante el gobierno de Alan García, se abrió la embajada en Lima. Mario Vargas Llosa, en su libro de memorias "El pez en el agua", asegura que "el gobierno de Kim Il-sung había dado ayuda financiera a la campaña de García."

El entonces presidente Ollanta Humala recibió al embajador norcoreano en Lima, Kim Hak Chol, en 2013
El entonces presidente Ollanta Humala recibió al embajador norcoreano en Lima, Kim Hak Chol, en 2013

En 2013, el ex presidente Ollanta Humala recibió las credenciales de Kim Hak Chol como embajador, quien lo invitó a visitar su país aunque ese viaje nunca se concretó. El actual mandatario, Pedro Pablo Kuczynski, también recibió el ofrecimiento pero, por ahora, tampoco viajó.

Según el Observatory of Economics Complexity (OEC), en su informe de 2015, Perú le vende cerca de 22 millones de dólares anuales en cobre.

Perú le vende cerca de 22 millones de dólares anuales en cobre.

México

México tiene una tradición antinuclear y ha sido líder en el movimiento de desarme con la firma el 14 de febrero de 1967 del Tratado de Tlatelolco, cuyo objetivo es asegurar la ausencia de armas nucleares en América Latina y el Caribe. Sin embargo, esta posición no le ha impedido un fructífero intercambio comercial con un país que se publicita sus test misilísticos.

Ambos países establecieron relaciones diplomáticas el 4 de septiembre de 1980 pero recién en 1993, Pyongyang abrió su embajada en suelo mexicano.

Según el mismo informe del OEC citado por la BBC, México aparece como el socio comercial más importante de Corea del Norte en la región ya que es la fuente de más de 1% de las importaciones totales del régimen: Pyongyang compró en 2015 cerca de US$45 millones en petróleo mexicano y le vendió US$13,8 millones en productos, principalmente piezas de computadora.

México es el socio comercial más importante de Corea del Norte en la región ya

Venezuela

Pyongyang abrió su embajada en Caracas tras la muerte de Hugo Chávez. De hecho, con motivo de los funerales del mandatario venezolano se acentuaron los acercamientos y en octubre de 2013, el embajador norcoreano en Cuba, Jon Yong Jin, viajó a Venezuela para estrechar lazos.  

En diálogo con Infobae, el vocero occidental de Corea del Norte, Alejandro Cao de Benós explicó que "hace tiempo"que buscaban desarrollar el vínculo con el chavismo. "No sólo por la ideología propia del socialismo, porque los sistemas venezolanos y coreanos son muy diferentes, no tienen nada que ver, sino porque nos interesa que Venezuela siga siendo una nación soberana, independiente de los grandes poderes", asegura Cao de Benós. Y agrega que Corea del Norte en ese terreno tiene mucho para aportar: "Por ejemplo, tenemos mucha experiencia en bloqueos, hemos conseguido desarrollar el sector industrial y ahí podemos ayudar".

Nos interesa que Venezuela siga siendo una nación soberana, independiente de los grandes poderes

Cuba

Si hay norcoreanos que hablan español es precisamente por esta relación. Ambos países mantienen intercambios de delegaciones desde el inicio de sus relaciones bilaterales, con la Revolución Cubana. Ernesto "Che" Guevara visitó Pyongyang en 1960 y Fidel Castro hizo lo mismo en 1986. Cuando el cubano murió, en 2016, el régimen norcoreano declaró tres días de duelo e, incluso, envió una delegación a los funerales.

Kim Il-sung y Fidel Castro durante la visita del cubano a Corea del Norte en 1986
Kim Il-sung y Fidel Castro durante la visita del cubano a Corea del Norte en 1986

"Las relaciones con Cuba sí son muy buenas y ahí sí que hay un vínculo ideológico más estrecho y mucha ayuda muta", asegura Cao de Benós. "Siempre nos han ayudado en la parte agrícola ganadera, porque ellos están más desarrollados. A Corea le cuesta conseguir grano y crear alimentos porque la tierra no es fértil y el clima no ayuda. Y nosotros hemos ayudado en la formación militar y también en el tema industrial, desde la ingeniería para la producción de energía eléctrica, hasta la construcción", detalló.

Con Cuba hay un vínculo ideológico más estrecho

El año pasado, Raúl Castro aprobó un Sistema de Intercambio Comercial que aún no tuvo mucha actividad pero sí es oficial.

Un resonante -y polémico- episodio evidencia hasta qué punto son aliados estos dos regímenes: en 2013, el buque norcoreano, el Chon Chon Gang, fue interceptado en Panamá, llevaba armas escondidas en un cargamento de azúcar cubano. El material encontrado violaba el embargo establecido por la ONU por el plan nuclear norcoreano.

Además de las embajadas ya establecidas, Corea del Norte mantiene relaciones no oficiales, y también comerciales, con otros países de la región.

Por ejemplo, tiene oficinas no oficiales en Quito y Guayaquil, un fructífero comercio bilateral con Chile (que le vende cobre, fruta e, incluso, vinos), con Paraguay y Colombia. Según la OEC, en 2015, desde Asunción se compraron 16 millones de dólares en productos norcoreanos.

"Las embajadas en América Latina son importantes, porque son los países que menos se conocen en Corea, donde existen menos vínculos", asegura Cao de Benós, que también revela que hace algunos años, comenzó una negociación para restablecer lazos con Argentina.

"Yo fui invitado por delegados del gobierno anterior, de Kirchner, para encauzar la posibilidad de restablecer relaciones diplomáticas", cuenta el vocero español de Kin Jong-un.

En diálogo con Infobae detalló que los contactos se dieron poco antes de las elecciones presidenciales de 2015. Según revela, recibió una invitación para hablar. "Al poco tiempo hubo todos esos problemos con el fiscal (por la muerte de Alberto Nisman), y las elecciones y, obviamente, la situación cambió", agregó.

LEA MÁS: