Tregua entre el Cártel del Golfo y CJNG enciende la guerra contra el Cártel del Noreste

La pax narca anunciada por los del Golfo sería un gesto de provocación para el Cártel del Noreste, quienes estarían enfurecidos y decididos a barrer con sus enemigos

Cártel del Noreste (Foto: Twitter/@loba_indomable)
Cártel del Noreste (Foto: Twitter/@loba_indomable)

Era 19 de junio cuando Reynosa (en Tamaulipas) vio despertar la bestia con la que convive desde hace décadas: el Cártel del Golfo. Se había especulado que ese animal estaba afectado, disminuido, tras las disputas entre sus facciones y las anulaciones de algunos de sus líderes.

Pero la bestia mostró sus dientes con la masacre de 15 inocentes. Entonces, el animal comenzó a alimentarse de un poder nunca antes visto en la entidad. Hubo enfrentamientos, cuerpos abandonados, ataques y amenazas.

Esta semana, en distintos puntos de Río Bravo y Reynosa fueron encontrados narcomensajes firmados por el CDG (Cártel del Golfo) en los que advertían una tregua. Se trataba de un llamado a la mesura en tiempos de tensión.

La pax narca anunciada por los del Golfo sería un gesto de “tranquilidad” para los habitantes, pero de provocación para sus rivales del Cártel del Noreste, quienes estarían enfurecidos y decididos a barrer con sus acérrimos enemigos.

Antes de la supuesta tregua, el Cártel del Golfo enfrentaba una guerra interna entre sus células criminales: Los Metros, Los Ciclones y el brazo armado de éste, Los Escorpiones, así como Los Panteras y Los Rojos.

Según informes del gobierno, Los Ciclones mantienen una guerra abierta con el Cártel del Noreste, por el dominio de los municipios de San Fernando, El Mante, Ocampo, Mendez, San Carlos, Ciudad Tula, y 15 regiones más de Tamaulipas.

A la pugna entre estas organizaciones se agrega el hecho de que el Cártel Jalisco Nueva Generación mantiene contacto con los del Golfo.

Según reportes de inteligencia, el Cártel Jalisco entró a Tamaulipas mediante relaciones locales, una de ellas la que encabeza con los hermanos y líderes criminales Morfín Morfín. César Morfín, alias el Primito, es uno de los diez delincuentes más buscados en el estado e identificado como cabecilla de la facción Los Ciclones, del Cártel del Golfo.

El Primito, de acuerdo con las autoridades, opera en la zona sur norte de Tamaulipas: Camargo, Gustavo Díaz Ordaz y Miguel Alemán —donde el pasado 29 de junio fueron encontrados los cuerpos de nueve sicarios—.

El Cártel del Golfo buscó por todos los medios una alianza con el cártel de las cuatro letras para nutrirlos de los recursos que habían perdido tras su ruptura con los Zetas. En su objetivo, el CDG buscó con insistencia a los líderes del cártel de las cuatro letras para que voltearan a verlo.

Durante las primeras fases de la expansión que ejecutó el Cártel Jalisco Nueva Generación en varios municipios, el Cártel del Noreste —otra de las organizaciones criminales en disputa por Tamaulipas — mantuvo una postura pasiva, porque erróneamente pensaron que el grupo criminal de Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, sería derrotado en varios de los frentes de batalla. Pero esto no ocurrió.

La demostración de fuerza del Cártel del Noreste ya comienza a verse al centro norte del país, donde han sido abandonas cadáveres y mensajes con las iniciales CDN

SEGUIR LEYENDO: