Fiestas, televisión, y drogas: la vida de “El Azulito” en prisión antes de morir por COVID-19

El hijo de Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, uno de los cofundadores del Cártel de Sinaloa, se fugó en marzo del 2017 del penal de Aguaruto

En la celda, en la que duró menos de dos meses, se daba el lujo de tener recámara, pantallas planas de televisión, internet de banda ancha, un clóset para colgar su ropa, y teléfonos celulares (Foto: Archivo)
En la celda, en la que duró menos de dos meses, se daba el lujo de tener recámara, pantallas planas de televisión, internet de banda ancha, un clóset para colgar su ropa, y teléfonos celulares (Foto: Archivo)

La muerte de Juan José Esparragoza Monzón, alias El Azulito y/o El Negro, fue tan discreta como su vida criminal. No obstante, lo que sí se conoce es cómo vivía en el penal de Aguaruto, en Culiacán, Sinaloa.

Una serie de fotografías, que muestran los lujos con los que contaba el capo mexicano El Azulito en la prisión, pone en evidencia nuevamente al sistema penitenciario, en el que, desde hace años, traficantes de drogas gozan de comodidades de las que carece la mayoría de los reos.

El Azulito, hijo de Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, uno de los cofundadores del Cártel de Sinaloa, se fugó en marzo del 2017 la citada cárcel, de donde no sólo salió por la puerta principal, sino que en la celda, en la que duró menos de dos meses, se daba el lujo de tener recámara, pantallas planas de televisión, internet de banda ancha, un clóset para colgar su ropa, y teléfonos celulares, entre otros.

También recibía mujeres en días que no eran de visita conyugal. Un día antes de su fuga celebró una fiesta con drogas, alcohol, y prostitutas.

Juan José Esparragoza falleció el pasado mes de enero a causa del coronavirus y fue enterrado en el panteón Jardines del Humaya en Culiacán, Sinaloa (Foto: Archivo)
Juan José Esparragoza falleció el pasado mes de enero a causa del coronavirus y fue enterrado en el panteón Jardines del Humaya en Culiacán, Sinaloa (Foto: Archivo)

El escape ocurrió en medio de constantes informes por parte de organismos de protección a los derechos humanos, que desde hace años alertan acerca de la sobrepoblación y la corrupción que impera en las cárceles mexicanas.

Un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reveló que en 73 de 130 prisiones estatales hay reos que gozan de privilegios ante la incapacidad de las autoridades para controlarlos.

Además de los lujos, resalta el informe, los internos con influencias pueden disfrutar de dos celdas mientras 30 personas se hacinan en una sola habilitada para que la ocupen sólo cuatro reos. O que algunos internos tengan celulares, televisiones, o armas pese a ser objetos prohibidos.

También recibía mujeres en días que no eran de visita conyugal. Un día antes de su fuga celebró una fiesta con drogas, alcohol, y prostitutas (Foto: Archivo)
También recibía mujeres en días que no eran de visita conyugal. Un día antes de su fuga celebró una fiesta con drogas, alcohol, y prostitutas (Foto: Archivo)

El hijo del mítico Juan José Esparragoza, El Azul, quien fuera uno de los más importantes líderes del Cártel de Sinaloa, falleció el pasado mes de enero a causa del coronavirus y fue enterrado en el panteón Jardines del Humaya en Culiacán, Sinaloa.

Los restos del capo, quien murió en la clínica privada Cimsa, fueron en el panteón Jardines del Humaya, lujoso cementerio que también resguarda los restos de Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, Arturo Beltrán Leyva, Ignacio Coronel Villarreal, y Arturo Guzmán Loera, alias El Pollo, hermano de Joaquín El Chapo Guzmán.

Creció en Badiraguato, Sinaloa, cuna de otros grandes criminales como El Chapo. Desde joven se mostró como un hábil negociador en el mundo del narcotráfico.

Pone en evidencia nuevamente al sistema penitenciario, en el que, desde hace años, traficantes de drogas gozan de comodidades de las que carece la mayoría de los reos (Foto: Archivo)
Pone en evidencia nuevamente al sistema penitenciario, en el que, desde hace años, traficantes de drogas gozan de comodidades de las que carece la mayoría de los reos (Foto: Archivo)

En 2017, Juan José Esparragoza Monzón estuvo en manos de las autoridades. Sólo 57 días vivió en la prisión de Aguaruto, Sinaloa, de donde escapó junto con otros integrantes del crimen organizado.

Durante la administración de Enrique Peña Nieto, del 2012 al 2018, las autoridades pusieron al Negro en la lista de los 122 criminales más buscados de México, pues se le acusaba de blanquear recursos para el Cártel de Sinaloa a través de varias empresas en Baja California, Jalisco, Querétaro, y Sinaloa.

Su proverbial discreción dificulta reconstruir algunas épocas de su vida, sin embargo, en los años que estuvo en prisión trascendió un perfil detallado. Según éste, El Negro estaba vinculado con la violencia al norte del país.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: