Personal del IMSS sigue esperando cubrebocas N95 comprados a una empresa fantasma

Cellarium, es una empresa supuestamente dedicada de softwares con la que realizaron un contrato por 12 millones de pesos

Caja con cubrebocas N95 (Foto: Reuters)
Caja con cubrebocas N95 (Foto: Reuters)

En medio del punto más crítico de la pandemia del COVID-19, médicos y enfermeras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Baja California, uno de los estados más azotados por el virus, siguen esperando que les brinden cubrebocas N95 para su protección, sin embargo, parece que estas no llegarán pues ha pasado casi un mes desde que debió entregarlos una empresa fantasma.

Más de 200 empleados del sector médico de Baja California se han contagiado de coronavirus, y temen que se sigan infectando debido a la falta de equipo que los proteja, pues lo único que recibieron fueron cubrebocas chinos (KN95) de baja calidad, mismos que fueron retirados para someterlos a pruebas.

Dada la situación, enfermeras y doctores han optado por adquirir sus propios cubrebocas N95, contrabandeados de Estados Unidos, dispuestos a gastar hasta 6 mil pesos mensuales con tal de protegerse.

Imagen de una doctora del IMSS portando material de protección básico
Imagen de una doctora del IMSS portando material de protección básico

El contrato del IMSS, firmado con la empresa fantasma Cellarium, era para la adquisición de 110 mil cubrebocas N95 por 12 millones de pesos, un precio tres veces menor al del mercado.

El pedido lleva un mes de retraso y no ha sido cancelado por el IMSS, pese a los indicios de que la empresa que contrataron no existe.

Desireé Sagarnaga, titular del IMSS en Baja California, está involucrada en la firma del contrato. Dijo que los cubrebocas KN95 que fueron entregados y posteriormente retirados, solo están detenidos para su análisis.

Argelia Pérez Martínez, enfermera quirúrgica de la clínica 20 del IMSS, uno de los hospitales que atienden casos COVID-19, dijo para Newsweek: “Nos están matando de forma indirecta”.

Paciente con COVID-19 en Tijuana siendo ingresado a una unidad del IMSS. REUTERS/Ariana DrehslerNO RESALES. NO ARCHIVES
Paciente con COVID-19 en Tijuana siendo ingresado a una unidad del IMSS. REUTERS/Ariana DrehslerNO RESALES. NO ARCHIVES

Otra médico, que decidió quedarse en el anonimato para evitar represalias dijo: “La mayoría está comprando sus equipos de protección personal, como caretas, porque parecen más seguras que lo que nos están dando”.

Detalló que las batas y otro material de protección que le han dado no es de su talla, por lo que teme que se vaya a romper al realizar movimientos, al igual que a tres de sus compañeras que atienden a pacientes COVID-19 tienen rotos sus overoles.

Argelia Pérez, enfermera que ha laborado 19 años en el IMSS dijo que prefiere comprar sus propios cubrebocas para estar protegida, pese a que no esté garantizado que sea de material genuino, pues muchos las prefieren sobre las repartidas por la institución.


Imagen de cubrebocas N95 como los que la empresa Cellarium debía entregar (REUTERS/Nicholas Pfosi/File Photo)
Imagen de cubrebocas N95 como los que la empresa Cellarium debía entregar (REUTERS/Nicholas Pfosi/File Photo)

El pasado 13 de abril la doctora Sagarnaga, había anunciado la compra de cubrebocas N95, mismos que siguen sin llegar.

En un video en el que aparece Sagarnaga junto a Carlos Candelaria, director general de Delegaciones de la SRE, informó sobre la compra millonaria de los cubrebocas,

Además, habló sobre un supuesto kit de protección que estaban proporcionando al personal médico, compuesto de un gorro, careta, overol, bata, guantes, cubrebocas N95 y botas.

Doctora  Sagarnaga junto a Carlos Candelaria, director general de Delegaciones de la SRE

(Foto: captura de pantalla)
Doctora Sagarnaga junto a Carlos Candelaria, director general de Delegaciones de la SRE (Foto: captura de pantalla)

Sin embargo, el contrato fue con Cellarium, una empresa dedicada a brindar servicios informáticos, por lo que investigadores de política pública sospechan que se trata de una operación simulada.

“Es una cuestión de vida o muerte y cómo le explicas a los doctores que están comprándose insumos para su protección a una empresa de software y tecnología”, refirió Pablo Montes, coordinador anticorrupción del Instituto Mexicano para la Competitividad, (IMCO).

Montes añadió que se, podría tratarse de una mala compra, aunque también podría ser un caso de desvío de recursos.

Imagen de archivo de varias mascarillas N95 en un laboratorio de 3M, que ha sido contratada por el gobierno de Estados Unidos para producir mascarillas adicionales en respuesta al brote del nuevo coronavirus, en Maplewood, Minnesota, Estados Unidos. 4 de marzo, 2020. REUTERS/Nicholas Pfosi/Archivo
Imagen de archivo de varias mascarillas N95 en un laboratorio de 3M, que ha sido contratada por el gobierno de Estados Unidos para producir mascarillas adicionales en respuesta al brote del nuevo coronavirus, en Maplewood, Minnesota, Estados Unidos. 4 de marzo, 2020. REUTERS/Nicholas Pfosi/Archivo


Los cubrebocas N95 cuentan con un estándar médico de Estados Unidos, mientras que los KN95, tienen un estándar regulado por las autoridades de China, aunque ambos filtran el 95% del aire.

Mientras que médicos y enfermeras se han visto orillados a comprar su propio material médico, las autoridades siguen mostrándose pasivas ante la ausencia de la empresa que debía entregarles 110 mil cubrebocas para el personal del IMSS.

Cabe destacar que el contrato AA-050GYR003-E95-2020, fue dado sin concurso, pues el pasado 18 de marzo inició el proceso de adjudicación y al día siguiente terminó. La única empresa que participó fue Cellarium.

Contrato por 12 millones de pesos del IMSS con la empresa Cellarium
Contrato por 12 millones de pesos del IMSS con la empresa Cellarium

Otra de las irregularidades encontrada fue la dirección de la empresa de software, ubicada supuestamente en San Ignacio 5685-12, colonia Las Américas al este de Baja California, la cual corresponde a una casa en un barrio privado.

Hasta el último corte de la Secretaría de Salud se registraron 47 mil 144 contagios por COVID-19 acumulados y 5 mil 45 fatalidades.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Las recomendaciones de López-Gatell para tratar los casos no graves de COVID-19 desde casa

La OMS advirtió que rociar las calles con desinfectante es peligroso y poco eficaz en la lucha contra el coronavirus

“Plan de la normalidad”: así se preparan estados para reactivar actividades el lunes

MAS NOTICIAS