En lo que va del año los estados donde mayores afectaciones se mostraron de sequía extrema y atípica fueron Veracruz, Hidalgo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Querétaro, Oaxaca, Puebla, Chiapas, Coahuila y Yaucatán.
En lo que va del año los estados donde mayores afectaciones se mostraron de sequía extrema y atípica fueron Veracruz, Hidalgo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Querétaro, Oaxaca, Puebla, Chiapas, Coahuila y Yaucatán.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en el último informe del Monitor de Sequía en México al menos 12 estados están racionando el agua a la población lo que tiene repercusión en la distribución de agua en diversos municipios así como se reflejaría en pérdidas económicas agrícolas y ganaderas.

Durante septiembre de 2019, el ingreso de dos tormentas tropicales y un huracán propició la recuperación de las áreas anormalmente secas (D0) y con sequía moderada (D1) principalmente en el noreste debido a Fernand durante la primera quincena del mes y en las costas de Pacífico mexicano, debido a el huracán Lorena y la tormenta tropical Narda en la segunda mitad del mes.

Sin embargo, ante este panorama, contrasta el lado opuesto, el déficit de lluvia que persiste en la vertiente del Golfo de México, desde el sur de Tamaulipas hasta Chiapas así como en la Península de Yucatán, ocasionó que permanecieran las condiciones de sequía moderada a extrema (D1 –D3), la sequía extrema (D3) se incrementó en el norte y sur de Veracruz y el surgió un área con sequía excepcional (D4) en los límites de San Luis Potosí y Veracruz.

Al 30 de septiembre de 2019, la cobertura con sequía desde moderada a excepcional (D1 a D4) a nivel nacional fue de 26.48 %, 4.31 % menor respecto a los valores calculados al 15 de septiembre del mismo año.

Los estados donde mayores afectaciones se mostraron de sequía extrema y atípica fueron Veracruz, Hidalgo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Querétaro, Oaxaca, Puebla, Chiapas, Coahuila y Yucatán.

En la Ciudad de México el abasto se redujo de 10,000 a 9,000 litros por segundo porque las presas que abastecen al Sistema Cutzamala se reportan a un 75 por ciento de su almacenamiento.

En el Estado de México, 13 municipios implementaron una estrategia común para racionalizar el líquido.

En Tabasco se limitaron las extracciones de la presa Peñitas lo que ha derivado en una escasez del suministro en Villahermosa.

Baja California, San Luis Potosí, Nuevo León y Tamaulipas redujeron las asignaciones de agua para riego.

En tres municipios de Oaxaca y en cinco de Veracruz también se recortará el suministro.

Las reducciones al abasto en bloque también se han aplicado en Hidalgo, Querétaro y Chiapas.

Cada una de esas acciones se define en las sesiones de los Consejos de Cuenca de la Conagua, la cual reportó que, hasta el 30 de septiembre, 65 de las 206 presas más importantes del país registraban un almacenamiento de entre el 50 y el 75 por ciento de su capacidad.

Asimismo, 21 presas fueron reportadas por abajo del 50 por ciento de su almacenamiento.

En 2019 ha llovido menor que el promedio

El 8 de agosto, en la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador, Blanca Jiménez Cisneros, directora de Conagua informó que en 2019 ha llovido por debajo el promedio que nos ha llevado a una sequía, con situaciones extremas en Chiapas, Tabasco y Veracruz.

Anormalmente Seco (D0): Se trata de una condición de sequedad, no es una categoría de sequía. Se presenta al inicio o al final de un periodo de sequía. Al inicio de un período de sequía: debido a la sequedad de corto plazo puede ocasionar el retraso de la siembra de los cultivos anuales, un limitado crecimiento de los cultivos o pastos y existe el riesgo de incendios. Al final del período de sequía: puede persistir déficit de agua, los pastos o cultivos pueden no recuperarse completamente.

Sequía Moderada (D1): Se presentan algunos daños en los cultivos y pastos; existe un alto riesgo de incendios, bajos niveles en ríos, arroyos, embalses, abrevaderos y pozos, se sugiere restricción voluntaria en el uso del agua.

Sequía Severa (D2): Probables pérdidas en cultivos o pastos, alto riesgo de incendios, es común la escasez de agua, se deben imponer restricciones en el uso del agua.

Sequía Extrema (D3): Pérdidas mayores en cultivos y pastos, el riesgo de incendios forestales es extremo, se generalizan las restricciones en el uso del agua debido a su escasez.

Sequía Excepcional (D4): Pérdidas excepcionales y generalizadas de cultivos o pastos, riesgo excepcional de incendios, escasez total de agua en embalses, arroyos y pozos, es probable una situación de emergencia debido a la ausencia de agua.

Otorgarán más de 536 mdp para apoyo a afectados por sequía

En atención a los productores afectados por el fenómeno de la sequía, se han ejercido 536 millones 116 mil 601 pesos, a través de los seguros Agrícola Catastrófico (SAC), el Directo en Atención a la Sequía y el de Daños Climáticos en los Agostaderos (SECA), para indemnizar 93 mil 821 hectáreas y cuatro millones 439 mil 719 unidades-animal, informó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

Detalló que bajo las nuevas modalidades de reactivación en el sector rural —como la recuperación de la capacidad productiva—, al 4 de octubre se tienen reportadas 917 mil 939 hectáreas establecidas con aviso de siniestro –en 25 entidades— con un valor de mil 399 millones 153 mil 481 pesos de suma asegurada.

La dependencia federal expuso que en el país se tiene un registro de 26 estados afectados por algún grado de sequía, con mayor impacto en los productos maíz, frijol, avena, trigo panificable y cebada, además de falta de suplemento alimenticio para ganado. Se han emitido declaratoria de desastre natural en San Luis Potosí y Durango.

Un informe de la Subsecretaría de Agricultura de la Sader precisa que en la operación de los seguros Agrícola Catastrófico y Directo en Atención a la Sequía se han indemnizado 93 mil 821 hectáreas (ha) con 140 millones 823 mil 601 pesos: San Luis Potosí ha recibido la mayor compensación con 47 millones 765 mil 160 pesos por 31 mil 843 ha, seguido por Puebla con 44 millones 355 mil 420 pesos (29 mil 570 ha), Veracruz con 32 millones 900 mil pesos (21 mil 933 ha) y Tamaulipas con nueve millones 664 mil 270 pesos (seis mil 443 ha).

A través del Fondo de Aseguramiento de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (FACNG) el seguro SECA indemnizó a ganaderos de 11 entidades con 356 millones 293 mil pesos por pérdida de cuatro millones 439 mil 719 unidades animal (ua).

El sistema pecuario de Veracruz fue compensado con 74 millones 353 mil 350 pesos por afectaciones en 893 mil 958 unidades animal, le sigue San Luis Potosí con 57 millones 272 mil 300 pesos (431 mil 395 ua), Tamaulipas con 48 millones 538 mil 150 pesos (737 mil 057 ua), Tabasco 47 millones 437 mil 200 (756 mil 016 ua), los restantes son Durango, Chihuahua, Aguascalientes, Guanajuato, Nayarit, Tlaxcala y Zacatecas.

Mediante apoyos directos a regiones, sectores o productores no asegurados, se entregaron recursos federales por 39 millones de pesos en coparticipación con recursos estatales del estado de Durango a siete mil 117 productores, con 41 mil 916 ha afectadas por sequía, informó la Sader.

Para atender el tema de los desastres naturales en el sector agropecuario del territorio nacional se realizó una inversión federal, estatal y de los productores de dos mil 121.27 millones de pesos, lo que permite una cobertura de aseguramiento de 9.5 millones de hectáreas, dos mil 925 embarcaciones