REUTERS/Brendan McDermid
REUTERS/Brendan McDermid

Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín "El Chapo" Guzmán, en una entrevista que concedió al periodista Jesús Esquivel,  reveló lo difícil que fue para ella cuando autoridades mexicanas detuvieron a Guzmán Loera y ella estuvo presente.

Esquivel cubrió el juicio del famoso narcotraficante y  lo narró detalladamente en su libro "Crónica de la caída del Chapo", publicado por Grijalbo.

Uno de los episodios que más ha llamado la atención, es cuando detuvieron a Guzmán en un hotel de Mazatlán, Sinaloa, el 22 de febrero del 2014.

Coronel narró al periodista cómo fue vivir al lado de su esposo su captura. "Quedé bien traumada cuando detuvieron a Joaquín, reveló la exreina de belleza.

(Instagram: therealemmacoronel)
(Instagram: therealemmacoronel)

–¿Cuando lo detuvieron contigo?
–"Sí"

-¿Por qué te quedaste callada sabiendo que quienes detuvieron a tu esposo cometieron una violación (legal) en México? Lo viste aquí en la corte, a Víctor Vázquez…

"Te voy a contar algo que nadie sabe sobre Víctor Vázquez, ¿eh? Volver a verlo me dejó helada, porque recordé su voz, que la última vez que escuché yo tenía los ojos tapados".

-¿El día de la detención?
– "El día de la detención nosotros llegamos, nos llevaron en una camioneta al cuartel de Mazatlán, separadas yo y la nana, y la cocinera y otro muchacho en la parte de atrás. Iban manejando dos militares. Nos dejaron ahí estacionados, ya tenía mucho rato que se habían ido. A Joaquín lo tenían no sé dónde, allá adentro, y se arrimó alguien al carro y era él (Víctor Vázquez), pero en tono burlesco, como burlándose, como que fue a ver por curiosidad, porque yo creo que no nos había visto. Yo estaba con los ojos vendados, pero la voz era de él. Ahora es bien "cómico" escuchar su voz… Me puse bien chinita, me acordé de eso, de cuando él vino a la camioneta y como que se estaba burlando…".

Emma Coronel y Guzmán Loera no han tenido contacto físico desde 2017 (Fotos: archivo)
Emma Coronel y Guzmán Loera no han tenido contacto físico desde 2017 (Fotos: archivo)

–¿Qué te dijo?
–Se estaba burlando, como "ahora sí detuvimos al Chapo", que por fin, y riéndose ahí. Escuchaba que se estaba burlando, me dio mucho coraje y le dije: "Ah, pues ya era hora", y me quiso pegar.

–¿Te quiso pegar?
-Me quiso pegar, pero los demás lo detuvieron y ya le dijeron: "No, no, ya vete, vete, quítate", y se lo llevaron.

De acuerdo con las declaraciones del agente mexicano-americano de la DEA, Víctor Vásquez, en el juicio de Guzmán Loera, recibieron información del grupo de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) sobre la localización de Guzmán Loera, a quien días antes habían buscado en cinco casas con túneles en Culiacán Sinaloa, guiados por "Nariz", el hombre más cercano a "El Chapo", el que olía incluso sus alimentos, según contó Alex Cifuentes, excolaborador del cártel.

"¡Cielos!… ¡Eres tú, eres tú!" fue la expresión de Vásquez cuando estuvo frente a "El Chapo", a quienes miembros de la Marina tenían arrodillado en el estacionamiento subterráneo del hotel Miramar en Mazatlán, al lado de su esposa Emma Coronel y sus hijas gemelas.

Emma Coronel durante la entrevista que concedió a Telemundo (Foto: Especial)
Emma Coronel durante la entrevista que concedió a Telemundo (Foto: Especial)

Cuestionado por la fiscal Andrea Goldbarg sobre los hechos ocurridos el 22 de febrero de 2014, Vásquez contó que él y los miembros de la Secretaría de Marina llegaron a ese puerto mexicano, luego de recibir información .

La narración del Vásquez comenzó cuando decidieron buscar a "Nariz", debido a su cercanía con el narcotraficante, a quien el agente de la DEA no conocía. "Sólo sabía que era 'Nariz', nariz corta, nariz larga, sin nariz", expresó.

Lo hallaron después de buscar en una fiesta, donde encontraron a 18 hombres y unas 10 mujeres, ya entrada la madrugada de un lunes. A todos los separaron para revisar si tenían una Blackberry, ya que era el modo en que Guzmán Loera se comunicaba con su gente.

Entonces una mujer que cargaba a un bebé se levantó de su asiento y gritó a los marinos, se quejó de que su bebé estaba incómodo, pero en su apuro y nerviosismo ella dejó caer el teléfono. Descubrieron que "Nariz" se había escapado a otra casa, donde lo encontraron y pidieron que revelara la casa dónde pernoctaba su jefe, había al menos cinco viendas de seguridad y él estaba en la número cinco, pero llegaron ahí luego de revisar otros inmuebles.