Entre el poder y el dinero: cuál fue la “leyenda negra” del Tigre Azcárraga

El dueño de Televisa no solo destacó por su gran destreza para los negocios, sino también por sus fuertes declaraciones hacia el público al que iban dirigidos los contenidos de la empresa de entretenimiento

Emilio Azcárraga Milmo logró ser el hombre más rico de América Latina a inicios de la década de los 90 (Foto: Twitter / @DATO_AGUILA)
Emilio Azcárraga Milmo logró ser el hombre más rico de América Latina a inicios de la década de los 90 (Foto: Twitter / @DATO_AGUILA)

Emilio Azcárraga Milmo, también conocido como “El Tigre”, fue uno de los empresarios más influyentes, poderosos y millonarios de la segunda mitad del siglo XX. Su principal negocio fue Televisa, medio de comunicación fundado a inicios de la década de 1930 por su padre, el empresario Emilio Azcárraga Vidaurreta, quien lo apodó como el “príncipe idiota” tras haber tenido dificultades financieras para la construcción del Estadio Azteca, que más tarde se convertiría en uno de los emblemas deportivos con más prestigio en México.

Aunque la revista colombiana Semana valoró la riqueza del magnate en 5 mil millones de dólares y el empresario también fue investido por Forbes como el hombre más rico de Latinoamérica, Azcárraga Milmo no solo destacó por su gran capacidad de liderazgo o por su tendencia a alcanzar con premura y precisión sus objetivos; sino que se consagró como una de las figuras más polémicas de la época debido a que la forma de hacer contenidos televisivos ha generado polémica desde hace varias décadas.

Además de la forma de hacer entretenimiento en Televisa, “El Tigre” fue reconocido por sus controversiales declaraciones hacia su televisora y hacia el público al que iban dirigidos todos los programas de la compañía. De esta forma, aunque el magnate causó simpatía entre la élite política y empresarial de la época, hubo quienes reconocieron en él a un personaje déspota, temido y hasta odiado.

Además de su fuerte carácter y sus estrategias para internacionalizar Televisa, Azcárraga Milmo destacó por sus polémicas declaraciones hacia la sociedad mexicana (Foto: Twitter / @raulbrindis)
Además de su fuerte carácter y sus estrategias para internacionalizar Televisa, Azcárraga Milmo destacó por sus polémicas declaraciones hacia la sociedad mexicana (Foto: Twitter / @raulbrindis)

Tras el éxito de la telenovela Los ricos también lloran, protagonizada por Verónica Castro y por el ya fallecido Rogelio Guerra, “El Tigre” apuntó lo siguiente: “México es un país de una clase modesta muy jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil. La clase media, la media baja, la media alta, los ricos como yo, no somos clientes, porque los ricos no compramos ni madre”.

El periodista Jenaro Villamil, ahora presidente del Sistema Público de Radiodifusión Mexicano, comentó en una columna publicada en el semanario Proceso, que en aquella ocasión, Azcárraga Milmo confesó lo que todo el mundo sabía en este país y nadie se atrevía a decir: “la televisión comercial es para enajenar (divertir) a los jodidos”, y menciona que la TV no pretende otra cosa más que incorporar a los pobres a la sociedad de consumo, y tampoco pretende sacarlos de la pobreza.

Más allá de sus polémicas declaraciones y, de acuerdo con el periodista cultural Arturo García Hernández, la verdadera “leyenda negra” de “El Tigre” radicó en el empresario fue “un negociante duro, ambicioso, hábil para crearse desde el mundo de la política las condiciones que le permitieran lograr sus metas en el mundo del dinero”. Un ejemplo de ello, fue la gran influencia política que tuvo el empresario en el país.

El empresario estuvo estrechamente vinculado con los presidentes priistas Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari (Foto: Memoria Política de México)
El empresario estuvo estrechamente vinculado con los presidentes priistas Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari (Foto: Memoria Política de México)

Según lo investigado por el periodista Rafael Rodríguez Castañeda en 1989 para el semanario Proceso, Gustavo Petricioli, secretario de Hacienda durante el último tramo del mandato del priista Miguel de la Madrid, condonó a televisa 23 millones de pesos. Además, el empresario estuvo vinculado con la facción política de la época: el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al cual brindó abierto apoyo mediante la frase: “Soy un soldado del PRI”.

Tras el fallecimiento de Azcárraga Vidaurreta en 1983, “El Tigre”, Televisa no sólo comenzó a adquirir fuerza económica, sino que incrementó su influencia política y también se consagró como la empresa de entretenimiento con la oferta más variada para los consumidores de México y de gran parte del mundo, mediante paquetes de televisión abierta, por cable, cine, radio, teatro, cabaret, restaurante y medios impresos.

SEGUIR LEYENDO: