Sobre el caso Colosio existen teorías sobre un presunto crimen de Estado (Foto: Cuartoscuro)
Sobre el caso Colosio existen teorías sobre un presunto crimen de Estado (Foto: Cuartoscuro)

Una investigación de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) reveló contradicciones en el expediente judicial contra Mario Aburto, supuesto autor material del homicidio de Luis Donaldo Colosio en el barrio de Lomas Taurinas, Tijuana, en el estado de Baja California.

Testimonios inconsistentes, tortura al acusado, documentos inéditos y presiones de la autoridad son las revelaciones que surgieron 25 años después de los hechos donde perdió la vida el ex candidato a la presidencia de México por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), reveló el diario El País.

Luis Donaldo Colosio fue asesinado el 23 de marzo de 1994 durante un mitin de su campaña presidencial.

La periodista Laura Sánchez tuvo acceso a documentos, testimonios, fotografías y extractos de la averiguación previa que no fueron incluidos en la versión pública de la desaparecida Procuraduría General de la República (PGR).

Aburto primero admitió que había planeado el asesinato y que actuó en solitario, pero el expediente reveló que se retractó dos meses después. Dijo que los policías que lo detuvieron le dijeron que tenía que declarar que pertenecía a "un grupo armado o a un grupo político".

Video sin censura del asesinato de Luis Donaldo Colosio en Lomas Taurinas, Tijuana

Según el expediente, lo torturaron y "un agente le dijo que el presidente Salinas de Gortari estaba en el teléfono y quería negociar con él. Y que lo que el declarante quisiera el presidente se lo iba a dar, pero que el de la voz tenía que prestarse a lo que él dijera y que de preferencia dijera que le había pagado un partido político".

En las declaraciones del equipo de seguridad de Colosio también hubo contradicciones. De acuerdo con la investigación del MCCI, uno de ellos, Fernando de la Sota, declaró que vio el cuerpo del ex candidato boca arriba, sangrando en el abdomen, pero la investigación pericial señaló que el cuerpo estaba boca abajo.

De la Sota le gritó a su compañero Héctor Javier Hernández "quítate de ahí", cuando éste intentó acercarse a Colosio al notar que su lado izquierdo estaba desprotegido.

Le dispararon a Colosio el 23 de marzo de 1994, en el barrio de Lomas Taurinas, Tijuana, en el estado de Baja California (Foto: Cuartoscuro)
Le dispararon a Colosio el 23 de marzo de 1994, en el barrio de Lomas Taurinas, Tijuana, en el estado de Baja California (Foto: Cuartoscuro)

Las pruebas sobre presencia de pólvora resultaron positivas en las manos de Antonio Sánchez Ortega, miembro del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), pese a que en su declaración, de acuerdo con lo investigado por el MCCI, aseguró que tenía prohibida la portación y uso de armas mientras asistía al acto de campaña donde ocurrió el homicidio.

En diciembre de 2018 se hizo público el video sobre el crimen del candidato que había sido clasificado por la Procuraduría General de la República (PGR), a pesar de que la escena en la que se comete el asesinato es la misma que se dio a conocer hace 25 años, en la versión completa se aprecia el recorrido que realizó Colosio entre la multitud antes de recibir el disparo.

Aburto fue internado en un penal de máxima seguridad y condenado a 45 años de prisión por el asesinato del candidato.