Qué es un ciclón bomba

Los meteorólogos predicen que el noreste de EEUU se verá afectado por una potente tormenta invernal del 28 al 30 de enero. Los modelos de previsión prevén una franja de nieve desde la costa de Carolina del Norte hacia el norte hasta Maine

Un ciclón bomba sobre la costa este de Estados Unidos el 4 de enero de 2017 (NOAA/CIRA)
Un ciclón bomba sobre la costa este de Estados Unidos el 4 de enero de 2017 (NOAA/CIRA)

Un ciclón bomba es una tormenta grande e intensa de latitudes medias que tiene una presión baja en su centro, frentes meteorológicos y una serie de condiciones meteorológicas asociadas, desde ventiscas hasta fuertes tormentas eléctricas y precipitaciones. Se convierte en una bomba cuando su presión central disminuye muy rápidamente, al menos 24 milibares en 24 horas. Dos famosos meteorólogos, Fred Sanders y John Gyakum, dieron nombre a este patrón en un estudio de 1980.

Cuando un ciclón “bombardea”, o sufre una bombogénesis, esto nos indica que tiene acceso a los ingredientes óptimos para fortalecerse, como altas cantidades de calor, humedad y aire ascendente. La mayoría de los ciclones no se intensifican rápidamente de esta manera. Los ciclones bomba ponen a los pronosticadores en alerta máxima, porque pueden producir impactos dañinos significativos.

La costa este de EE.UU. es una de las regiones donde la bombogénesis es más común. Esto se debe a que las tormentas en las latitudes medias -una zona templada al norte de los trópicos que incluye todo el territorio continental de EE.UU.- obtienen su energía de los grandes contrastes de temperatura. A lo largo de la costa este de EE.UU. durante el invierno, existe un potente contraste térmico natural entre la tierra fría y la corriente cálida del Golfo.

Sobre el océano más cálido, el calor y la humedad son abundantes. Pero cuando el aire frío continental se desplaza por encima y crea una gran diferencia de temperatura, la atmósfera inferior se vuelve inestable y flotante. El aire sube, se enfría y se condensa, formando nubes y precipitaciones.

Los ciclones intensos también requieren condiciones favorables por encima de la superficie. Los vientos de nivel superior especialmente fuertes, también conocidos como “rachas de chorro”, y las ondas de gran amplitud incrustadas en las trayectorias de las tormentas pueden ayudar a forzar el ascenso del aire.

Cuando una fuerte racha de chorro se superpone a un sistema de bajas presiones en desarrollo, crea un patrón de retroalimentación que hace que el aire caliente se eleve a una velocidad cada vez mayor. Esto permite que la presión caiga rápidamente en el centro del sistema. A medida que la presión cae, los vientos se fortalecen alrededor de la tormenta. Esencialmente, la atmósfera está tratando de igualar las diferencias de presión entre el centro del sistema y el área que lo rodea.

Los meteorólogos predicen que el noreste de EE.UU. se verá afectado por una potente tormenta invernal del 28 al 30 de enero de 2022. Los modelos de previsión prevén una franja de nieve desde la costa de Carolina del Norte hacia el norte hasta Maine.

Si bien la ubicación exacta y las cantidades de nieve son todavía inciertas, las partes de la costa de Nueva Inglaterra parecen estar en mayor riesgo de recibir 20-30 centímetros o más de nieve acumulada. Junto con los vientos que se pronostican de más de 30 km por hora a lo largo de la costa, es probable que la tormenta produzca condiciones de ventisca, mareas de tempestad, inundaciones costeras, daños por el viento y erosión de las playas.

Se espera que la vida de esta tormenta comience frente a la costa del sureste de EE.UU. como un sistema débil de baja presión. Apenas 24 horas después, los modelos globales predicen que su presión central bajará entre 35 y 50 milibares.

Si esta tormenta se desarrolla como los pronósticos predicen, ayudada por los vientos que soplan a más de 93 km por hora en la atmósfera superior, las temperaturas muy cálidas de la superficie del mar justo en la costa, y una atmósfera altamente inestable, tendrá los ingredientes críticos para un ciclón bomba.

Este artículo fue publicado originalmente pro The Conversation- Por Esther Mullens, Profesora adjunta de Geografía, Universidad de Florida

SEGUIR LEYENDO:

Un ciclón bomba amenaza la Costa Este de EEUU: ya hay miles de vuelos cancelados en Nueva York

TE PUEDE INTERESAR