“Por favor, cuiden de mi hijo”: el desesperado pedido de un padre antes de morir por COVID-19

Antes de fallecer por una complicación con una doble neumonía, un joven de California se lamentó públicamente por no haberse vacunado contra el coronavirus

Christian Cabrera falleció en Los Ángeles por una doble neumonía a consecuencia del COVID-19
Christian Cabrera falleció en Los Ángeles por una doble neumonía a consecuencia del COVID-19

Christian Cabrera, de 40 años, residente de West Hollywood en Los Ángeles se ha convertido en la nueva historia viral del coronavirus. Y es que con más de 100 mil seguidores en redes sociales, su agonía tras infectarse de COVID-19 y su posterior muerte han llevado a muchos a la reflexión.

Vuelvo a no poder respirar”, contaba desde las redes sociales en las que tiempo atrás se dedicaba a hacer reír con videos cómicos. “Me arrepiento de no haberme vacunado, si pudiera hacer todo de vuelta, me vacunaría en un segundo sin dudarlo para salvar mi vida. Estoy luchando por mi vida, y desearía haberme vacunado”, le confesaba Cabrera a su hermano por mensaje de texto desde la terapia intensiva de un hospital de Los Ángeles.

Cabrera falleció el pasado sábado 22 de enero, después de semanas batallando contra una doble neumonía causada por el COVID-19. Su familia está pidiendo fondos a través de una cuenta que abrieron en la página Go Fund Me para afrontar los gastos de su funeral y hacerse cargo de los gastos del pequeño hijo que Cabrera dejó.

Tenemos el corazón roto. Tocó la vida de mucha gente por ser tan amoroso, gentil, generoso, ocuparse de los demás con un corazón y un alma hermosos”, dicen sus familiares en la descripción que hacen de Cabrera en la página en la que están pidiendo donaciones.

Según relató a la prensa local de California su hermano, Jino Cabrera, Christian sabía que era probable que no saliera con vida de esta lucha contra el COVID-19. Por eso con frecuencia, durante las últimas semanas, le repetía “por favor, cuiden de mi hijo”. Su pequeño tiene apenas 3 años.

Cabrera relató su agonía en las redes sociales con mucha crudeza. “Este es el peor dolor que he sentido en mi vida. Puedo escuchar sus oraciones mientras duermo. Muchas gracias y espero poder verlos pronto”, aseguraba desde la cama del hospital en la que pasó sus últimos días.

Como Cabrera, en el mundo han fallecido unas 5 millones y medio de personas a consecuencia de este virus. En Estados Unidos, el número de fallecimientos relacionados al COVID-19 asciende a 866 mil personas, con más de 70 millones de personas contagiadas.

Si bien la nueva variante, Ómicron, se presume menos letal, al ser extremadamente contagiosa de todas maneras está generando muchos fallecimientos, aunque menos porcentualmente. Al igual que Cabrera, la mayor parte de las personas que están pereciendo a consecuencia de este virus son personas que decidieron no inmunizarse (en Estados Unidos hay acceso pleno a la vacuna, por lo tanto no estar vacunado es una decisión personal), según indican los datos de varias organizaciones médicas, incluidos los CDC (Centros para el Control de Enfermedades, por sus siglas en inglés).

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR