“No ves nada, no escuchas nada, no dices nada”: las inquietantes reglas que debían cumplir los empleados de Ghislaine Maxwell y Jeffrey Epstein

Juan Alessi trabajó como administrador de la casa del multimillonario durante la década de 1990 y declaró en el juicio contra la ex socialité, acusada de cómplice de los abusos sexuales a menores perpetrados por el millonario

Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell en un evento en Nueva York, el 16 de mayo de 1995
Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell en un evento en Nueva York, el 16 de mayo de 1995

Ghislaine Maxwell controlaba hasta el más mínimo detalle en la mansión de Jeffrey Epstein en Palm Beach como “dama de la casa”, testificó un ex empleado el jueves durante el juicio a la británica por tráfico sexual.

Juan Alessi, quien trabajó como administrador de la casa del multimillonario Epstein durante la década de 1990, dijo al jurado en el juicio que se lleva a cabo en Manhattan que Maxwell instituyó una cantidad “tremenda” de reglas, incluida la advertencia de evitar el contacto visual con Epstein.

‘Nunca lo mires a los ojos, mira a otra parte de la habitación y respóndele’”, dice Alessi, quien trabajaba en la finca de Palm Beach, Florida, que le dijo Maxwell en cierta ocasión.

Recuerde que no ves nada, no escuchas nada, no dices nada, excepto para responder una pregunta que le dirijan a usted”, constaba en un manual de instrucciones para el personal que fue exhibido en la audiencia.

Dibujo de Ghislaine Maxwell en el juicio (REUTERS/Jane Rosenberg)
Dibujo de Ghislaine Maxwell en el juicio (REUTERS/Jane Rosenberg)

El folleto de 58 páginas estaba fechado después de la partida de Alessi, en 2002, pero el ex empleado recordaba haber visto una versión anterior con contenido similar.

NUNCA revele a nadie las actividades o el paradero del señor Epstein o de la señora Maxwell”, decía el manual.

Antes de la llegada de Epstein a la mansión los empleados debían cumplir con una serie de instrucciones, por ejemplo asegurarse de que se colocara un arma en el cajón de una mesa auxiliar en el dormitorio del financiero fallecido.

Vestida con un conjunto completamente negro, Maxwell, de 59 años, escuchó el testimonio de Alessi durante el proceso en el que se declaró inocente de seis cargos de instigar y transportar a menores para tener relaciones sexuales.

Fotografía en la que se registró un tablero de la Fiscalía de Estados Unidos al anunciar cargos contra Ghislaine Maxwell (EFE/Jason Szenes/Archivo)
Fotografía en la que se registró un tablero de la Fiscalía de Estados Unidos al anunciar cargos contra Ghislaine Maxwell (EFE/Jason Szenes/Archivo)

Si es declarada culpable, enfrenta una sentencia de cadena perpetua efectiva.

Alessi también recordó haber visto a dos niñas que parecían menores de edad, de 14 o 15 años, según dijo, incluida una que testificó a principios de esta semana bajo el seudónimo de “Jane”.

El ex empleado afirmó que conoció a Jane en 1994, cuando ella visitó la finca con su madre. También relató que la recogió de la escuela.

Esos detalles parecieron corroborar el testimonio de Jane, quien recordaba que un hombre “latinoamericano” la recogió. Alessi es originario de Ecuador.

El testigo también recordó haber visto a Jane abordar un avión en Palm Beach con Epstein, Maxwell y el yorkie terrier de esta última, Max.

Jane, que ahora es una adulta, detalló al jurado cómo Epstein la sometió a abuso sexual durante años, desde que ella tenía 14. Dijo que Maxwell estaba a menudo presente y a veces participaba en los actos sexuales.

La defensa comenzará a interrogar a Alessi este viernes.

Los abogados de Maxwell insisten en que su cliente es un chivo expiatorio de Epstein, cuya muerte en prisión en 2019 mientras esperaba el juicio se consideró un suicidio.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR