Preocupación en la Florida por la propagación de una nueva cepa del COVID-19

Se trata de la variante B1.621, a la que algunos han denominado de manera errónea “variante colombiana”

Hay unas 3.200 hospitalizaciones por la covid-19, lo que refleja un aumento del 73 % desde el pasado 14 de junio. EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH/Archivo
Hay unas 3.200 hospitalizaciones por la covid-19, lo que refleja un aumento del 73 % desde el pasado 14 de junio. EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH/Archivo

La B1.621 se ha convertido en una nueva preocupación para las autoridades sanitarias de la Florida.

Algunos persisten en llamarla “variante colombiana”, aunque tanto la Organización Panamericana de la Salud como la Organización Mundial de la Salud sostuvieron que no existe una variante colombiana del virus, sino que se trata de una variante más de las ya identificadas en varios países.

Pero más allá del nombre en particular que se le de, esta mutación del virus SARS-CoV-2 ya se ha visto en el sur de la Florida, sobretodo en personas que no se han vacunado aún.

En rueda de prensa, el presidente del sistema de salud Jackson Memorial -principal sistema médico público del sur de la Florida-, Carlos Migoya, confirmó que un 10 por ciento de los pacientes que están arrojando resultados de COVID-19 positivos en sus hospitales presenta esta cepa. Esto según los estudios patológicos realizados por la Universidad de Miami.

El nombre erróneo se le ha dado porque en un principio era una variante que se había encontrado de manera predominante en Colombia. Se sabe que actualmente hay evidencia de esta cepa en España, Estados Unidos, Curazao, México, los Países Bajos, Dinamarca y Alemania.

De acuerdo con los datos aportados por el laboratorio patológico de la Universidad de Miami, en el sur de la Florida la cepa predominante es la Delta con el 49 por ciento, seguida por la cepa brasileña con el 26 por ciento, y esta nueva cepa con el 10 por ciento.

La nueva cepa seguramente reciba un nombre basado en el alfabeto griego en los próximos días, una decisión que toma la Organización Mundial de la Salud. Mientras tanto, tocará averiguar cuán contagiosa es.

Si la variante Delta sirve como precedente, hace dos meses esta cepa representaba solo el 2 por ciento de los casos en los Estados Unidos. Hoy es la cepa predominante.

Una empleada de la salud atiende a un paciente en una unidad de cuidados intensivos para enfermos de covid-19 en el Hospital El Tunal en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega/Archivo
Una empleada de la salud atiende a un paciente en una unidad de cuidados intensivos para enfermos de covid-19 en el Hospital El Tunal en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega/Archivo

Por el momento, los estudios indican que las vacunas que se encuentran en el mercado estadounidense (la desarrollada por Pfizer, la desarrollada por Moderna y la desarrollada por Johnson & Johnson) protegen contra todas estas variantes. Quizás el porcentaje de protección disminuya levemente, pero la recomendación sigue siendo vacunarse.

El grave problema que enfrenta el país actualmente es la falta de interés de un porcentaje importante de la población (entre un 25 y un 30 por ciento) en vacunarse. La inoculación está disponible para todos los mayores de 12 años, sin restricción alguna, pero menos de la mitad del país ya se ha vacunado por completo.

En el estado de Florida, la tendencia está en línea con lo que está pasando en el resto de la nación. Solo el 48,5 por ciento de los residentes de este estado ha optado por vacunarse por completo. Y el virus está cada día más presente.

El departamento del salud de la Florida informó que en promedio, en los últimos siete días, el estado registró 10.454 casos diarios, un aumento de más del doble comparado con el último mes. Los casos en Florida representan hoy el 22 por ciento de los casos en todo el país.