Protestas en Cuba: EEUU lamentó que “la violenta represión del régimen y sus represalias contra los cubanos” impidieron más movilizaciones

La Casa Blanca aseguró este miércoles que sigue “revisando” su política hacia la isla caribeña y que cualquier modificación buscará “incentivar un cambio de comportamiento” del castrismo

El presidente de EEUU Joe Biden (Foto: REUTERS)
El presidente de EEUU Joe Biden (Foto: REUTERS)

La Casa Blanca aseguró este miércoles que sigue “revisando” su política hacia Cuba y que cualquier modificación buscará “incentivar un cambio de comportamiento” del régimen cubano, además de tener en cuenta las inéditas protestas del domingo en la isla.

Seguimos revisando nuestra política hacia Cuba, fijándonos en su impacto en el bienestar político y económico del pueblo cubano”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, durante su rueda de prensa diaria.

Añadió que “no hay duda de que las protestas del fin de semana y lo ocurrido en los últimos días han sido acontecimientos significativos (...)” y eso, “obviamente, tendrá un impacto” en la decisión que tome EE.UU. sobre “cómo proceder”, agregó.

Casi seis meses después de llegar al poder, el Gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no ha cumplido por ahora su promesa electoral de “volver” al proceso de deshielo con Cuba iniciado por el exmandatario Barack Obama (2009-2017), del que fue vicepresidente.

Psaki recordó que los cambios que impulsó el expresidente Donald Trump (2017-2021) para dar marcha atrás al deshielo fueron “significativos”, y que la Casa Blanca sigue estudiando qué política es la que mejor apoya la promoción de la “democracia y los derechos humanos” en la isla.

Un hombre permanece en suelo antes de ser arrestado durante las protestas antigubernamentales (Foto: EFE)
Un hombre permanece en suelo antes de ser arrestado durante las protestas antigubernamentales (Foto: EFE)

“Queremos hacer esto a través del prisma de lo que va a ayudar directamente al pueblo cubano y lo que va a ayudar a incentivar un cambio de comportamiento (del Gobierno cubano), si eso es posible”, aseguró la portavoz.

En abril, Psaki aseguró que cambiar la política hacia Cuba no era una prioridad para Biden, y en junio, Estados Unidos demostró que no tenía especial interés en revocar las medidas de Trump, al votar en contra de la resolución anual de la ONU que condena el embargo estadounidense a la isla, en lugar de abstenerse, como hizo el Ejecutivo de Obama.

Respecto a la situación actual en la isla, la portavoz volvió a pedir “la liberación rápida de los manifestantes pacíficos que han sido injustamente detenidos”.

Las protestas en Cuba han parado casi del todo debido a la violenta represión del régimen y sus represalias contra los cubanos que han ejercido sus derechos fundamentales y universales. Esto es inaceptable”, recalcó Psaki.

Ned Price, portavoz del Departamento de Estado norteamericano (Carolyn Kaster/Pool vía REUTERS)
Ned Price, portavoz del Departamento de Estado norteamericano (Carolyn Kaster/Pool vía REUTERS)

Ned Price, portavoz del Departamento de Estado, declaró que tanto Estados Unidos como la comunidad internacional observan “cómo las autoridades cubanas arrestan y golpean a decenas de sus propios ciudadanos”, incluidos periodistas y voces independientes: “Muchos siguen desaparecidos”. Y advirtió que “el mundo está observando” todo lo ocurrido en la isla.

“Nos unimos a sus familias, defensores cubanos de derechos humanos y personas de todo el mundo para pedir la liberación inmediata de los detenidos o desaparecidos por el mero reclamo de la libertad ejerciendo lo que es el derecho universal a la libertad de reunión y de expresión”, agregó.

Price señaló que la violencia, detenciones y desapariciones perpetradas por las fuerzas del régimen, “recuerdan que muchos cubanos han pagado un precio muy alto por ejercer derechos que deberían ser universales”.

El portavoz norteamericano remarcó que el gobierno de Biden también “condena” los cortes “totales o parciales” de las comunicaciones en la isla.

Miles de cubanos tomaron las calles el domingo para protestar contra el Gobierno al grito de “¡libertad!” en una jornada inédita que se saldó con decenas de detenidos y enfrentamientos después de que Díaz-Canel conminara a sus partidarios a salir a enfrentar a los manifestantes.

Las protestas, las más fuertes que han ocurrido en Cuba desde el llamado “maleconazo” de agosto de 1994, se produjeron con el país sumido en una grave crisis económica y sanitaria, con la pandemia fuera de control y una fuerte escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos, además de largos cortes de electricidad.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo: