El mensaje de Joe Biden a la familia de George Floyd tras el veredicto contra Chauvin: “Esta podría ser una oportunidad para abordar el racismo sistémico”

En una llamada telefónica, el mandatario se mostró “aliviado” por el resultado del juicio y se mostró optimista sobre la posibilidad de que el caso catalice una reforma del sistema policial en Estados Unidos

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se comunicó este martes con la familia de George Floyd tras el veredicto que encontró culpable a Derek Chauvin de su asesinato.

En una llamada telefónica compartida por el abogado de la familia Floyd, Ben Crump, el mandatario dijo estar “aliviado” por el hecho de que el ex policía fuera condenado por los tres cargos presentados en su contra y se mostró optimista sobre la posibilidad de que el caso catalice una reforma del sistema policial en Estados Unidos.

“Lograremos hacer mucho más, mucho más. Y seguiremos hasta que lo logremos”, dijo Biden, quien se encontraba junto a la vicepresidenta Kamala Harris y la Primera Dama, Jill Biden.

Luego de que un miembro de la familia de Floyd le dijera que el caso podría dar envión a la iniciativa para reformar el sistema policial y de derechos civiles -bautizada en su nombre- Biden aseguró que su administración buscará “hacer eso y más”. “Esta podría ser nuestra primera oportunidad para abordar genuinamente el racismo sistémico”, expresó.

Por su parte, Harris dijo que “el día fue uno de justicia en Estados Unidos”. “Por el nombre y la memoria de George, vamos a asegurarnos de que su legado quede intacto y que la historia vea que tuvieron que sacrificar demasiado, pero que gracias a ustedes y al presidente que tenemos en la Casa Blanca podremos sacar algo bueno de esta tragedia”, agregó.

El abogado de la familia de George Floyd, Ben Crump. Foto: REUTERS/Nicholas Pfosi
El abogado de la familia de George Floyd, Ben Crump. Foto: REUTERS/Nicholas Pfosi

Se espera que Biden pronuncie un discurso formal durante la noche para referirse al veredicto, que vio al jurado encontrar culpable a Chauvin de manera unánime de los tres cargos que enfrentaba: asesinato involuntario en segundo grado, penado con hasta 40 años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio involuntario en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de privación de libertad.

Tras la lectura del veredicto, Chauvin fue esposado en la sala y puesto bajo custodia por la Oficina del Sheriff del Condado de Hennepin. El juez Peter Cahill dijo que la sentencia se conocerá en un plazo de ocho semanas.

Numerosos otros actores políticos estadounidenses -la mayoría de ellos funcionarios demócratas- celebraron la noticia. El fiscal general del estado de Minnesota Keith Ellison, quien lideró el equipo legal que litigó contra Chauvin y su defensa, destacó el resultado pero aclaró que no lo calificaría como un hecho de “justicia”.

“Esto así porque la justicia implica un acto de restauración, y ese no es el caso. Esto es una rendición de cuentas, lo que representa el primer paso hacia la justicia. Ahora queda en las manos del pueblo generar justicia verdadera. Y no a través de un caso, sino a través de una transformación social mediante la cual nadie esté por sobre la ley y nadie esté por debajo”, dijo Ellison en un mensaje público poco después del veredicto. Crump, por su parte, describió el veredicto como un “punto de inflexión en la historia”.

La decisión de la justicia llegó luego de que el lunes la Fiscalía del estado de Minnesota y la defensa de Chauvin expusieran sus alegatos finales durante unas cuatro horas frente al jurado. Tras escuchar los argumentos de ambos lados y las instrucciones que les ha dado el juez para su deliberación, los miembros del jurado, seis personas blancas y seis personas negras o de otras etnias, se aislaron y encerraron en un hotel para repasar todas las pruebas presentadas en el juicio y llegar a la sentencia. La deliberación duró menos de 11 horas.

Chauvin fue grabado en video arrodillado durante más de nueve minutos sobre el cuello de Floyd, quien estaba esposado e inmovilizado boca abajo en el suelo y suplicaba: “No puedo respirar”.

El ex policía Derek Chauvin. Pool via REUTERS
El ex policía Derek Chauvin. Pool via REUTERS

En su alegato final, el fiscal Steve Schleicher mostró y mencionó ante el jurado el video grabado por una transeúnte testigo del arresto de Floyd por presuntamente usar un billete falso de 20 dólares para comprar un paquete de cigarrillos.

“Pueden creer lo que vieron (…) No se trató de vigilancia policial, se trató de asesinato”, insistió. “Nueve minutos y 29 segundos de abuso de autoridad impactante. El acusado es culpable de los tres cargos. Y no hay excusa”, afirmó Schleicher.

Según el fiscal, Floyd “pidió ayuda con su último aliento”, pero Chauvin no lo asistió. “George Floyd no era una amenaza para nadie”, aseguró Schleicher. “No estaba tratando de lastimar a nadie”.

Gran parte de la fase de presentación de pruebas del juicio giró en torno a si Chauvin había realizado un uso razonable o excesivo de la fuerza.

Un patólogo forense retirado llamado por la defensa dijo que Floyd murió de un paro cardíaco provocado por una enfermedad cardíaca y por las drogas ilegales fentanilo y metanfetamina halladas en su cuerpo. Pero los expertos médicos llamados por la acusación aseguraron que murió por falta de oxígeno causada por la rodilla de Chauvin en su cuello.

El veredicto de este martes seguramente repercutirá en el juicio de agosto contra otros tres ex policías -Tou Thao, Thomas Lane y Alexander Kueng- presentes en el incidente, acusados de “complicidad en un asesinato”.

SEGUIR LEYENDO: