Jetpacks: la apuesta del Pentágono para el futuro militar de Estados Unidos

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa abrió una convocatoria para desarrolladores privados para desarrollar prototipos que puedan ser usados en operaciones

Sam Rogers, ingeniero de diseño de trajes de vuelo en Gravity Industries, muestra un Jet Suit en el Intrepid Sea, Air & Space Museum en Nueva York, EE. UU., 3 de abril de 2019. REUTERS / Brendan McDermid TPX IMAGES OF THE DAY
Sam Rogers, ingeniero de diseño de trajes de vuelo en Gravity Industries, muestra un Jet Suit en el Intrepid Sea, Air & Space Museum en Nueva York, EE. UU., 3 de abril de 2019. REUTERS / Brendan McDermid TPX IMAGES OF THE DAY

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de EE. UU. (DARPA), parte del Departamento de Defensa, está estudiando la viabilidad técnica de las mochilas propulsoras militares y otras plataformas voladoras personales, potencialmente para uso de las fuerzas especiales estadounidenses.

Para tal fin han abierto una convocatoria desde el pasado 2 de marzo para comprender la practicidad de un “Sistema de movilidad aérea personal portátil”.

Hasta ahora, las mochilas propulsoras han sido principalmente material de ficción, películas o espectáculos, aunque algunos militares han mostrado interés recientemente. En 2020, la Royal Navy del Reino Unido demostró que varios miembros del personal abordaron rápidamente un bote con mochilas propulsoras fabricadas por Gravity Industries. El Comando de Operaciones Especiales de EE.UU. firmó un acuerdo de desarrollo con JetPack Aviation en 2016. El JB-11 JetPack de esa compañía está propulsado por seis pequeños motores a reacción, tiene una velocidad máxima de 109 kt (200 km / h) y una resistencia de unos 10 minutos.

DARPA dice que dicho sistema podría provenir de diseños completamente nuevos o modificaciones a los sistemas existentes. Algunos ejemplos de tecnologías en las que está interesado incluyen mochilas propulsoras, planeadores motorizados, trajes de alas motorizados y parafoils motorizados. El Sistema Portátil de Movilidad Aérea Personal podría funcionar con tecnologías de propulsión eléctrica, pilas de combustible de hidrógeno o sistemas convencionales de propulsión de combustible pesado, dice.

“Estas plataformas podrían servir para una variedad de misiones militares, permitiendo la utilidad y agilidad de la misión rentable en áreas como logística de personal, combate urbano aumentado, [búsqueda y rescate de combate], interdicción marítima y [infiltración y exfiltración de fuerzas de operaciones especiales]”, dice la agencia de investigación.

“Los sistemas pueden desplegarse en el aire para permitir la infiltración en territorio hostil, o desplegarse en tierra para permitir una mayor movilidad fuera de la carretera sin el uso de aviones de despegue y aterrizaje verticales existentes, como helicópteros y [Bell Boeing] CV-22”, agrega.

Las plataformas serían de un solo uso o podrían ser reutilizables, siempre que el sistema requiera un mínimo de trabajo de reempaquetado y redespliegue.

Una prueba del jet suit de Gravity Industries.
Una prueba del jet suit de Gravity Industries.

A diferencia del programa AFWERX Agility Prime, un esfuerzo dentro de la Fuerza Aérea de los EE. UU. para desarrollar pequeñas aeronaves eléctricas de despegue y aterrizaje verticales, DARPA quiere sistemas que puedan ser transportados por una sola persona. El sistema debe poder almacenarse en uno o menos contenedores portátiles o bolsas de movilidad.

“Cuando se implementan, los sistemas permiten la movilidad en un rango de al menos 5 km (3,1 mi) para un solo operador, probablemente en altitudes bajas a medias”, dice DARPA. “Los sistemas deben diseñarse de manera que el ensamblaje y la implementación se puedan realizar en menos de 10 minutos utilizando solo herramientas simples o sin herramientas”.

El sistema debe poder lanzarse sin la ayuda de un factor ambiental, como el viento o la elevación.

DARPA quiere que el sistema sea sigiloso, con bajo ruido y firmas infrarrojas.

El Sistema Portátil de Movilidad Aérea Personal debe ser lo suficientemente simple para operar como para que alguien que no lo conozca pueda aprender a volar con relativamente poco entrenamiento.

“Se prevé que las funciones de control asistido por computadora y las interfaces intuitivas permitirán un sistema operativo eficaz además de un diseño general del sistema que permita una configuración rápida y sin equipos”, dice DARPA.

Richard Browning, volando con su jet suit.
Richard Browning, volando con su jet suit.

Todo este proyecto está pensado en dos partes: la Fase I será un estudio de factibilidad; y la Fase II se centraría en madurar la tecnología propuesta con más análisis y campañas de prueba que culminarían en pruebas en tierra y en vuelo. La agencia está aceptando propuestas de Fase I por un costo de hasta $ 225,000 por un período de desempeño de seis meses, y propuestas de Fase II por un costo de hasta $ 1.5 millones y hasta dos años de desempeño.

DARPA dice que dependiendo de los resultados del esfuerzo de desarrollo, desde el Pentágono podrían estar interesados en hacer la transición de la tecnología a una capacidad operativa para sus fuerzas especiales.

La agencia también presenta a los posibles postores que la tecnología podría tener un doble uso.

“Dentro del sector privado, existe un gran mercado de sistemas de movilidad personal para los primeros en responder a emergencias, incluida la policía, la búsqueda y el rescate, y en particular la respuesta de ambulancia de tiempo crítico”, dice DARPA. “Dependiendo del sistema, puede surgir una amplia variedad de casos de uso menos críticos para la comercialización, incluida la movilidad urbana o la recreación”.

SEGUIR LEYENDO