Murió en un tiroteo en una escuela, pero la inteligencia artificial lo “revivió” para dar un importante mensaje

Joaquín Oliver fue asesinado el 14 de febrero de 2018 junto a otras 16 personas en el colegio Stoneman Douglas de Parkland (Florida). Gracias a la tecnología, reconstruyeron la imagen del joven venezolano para una campaña que busca un mayor control sobre la venta de armas

El video de Joaquin Oliver, asesinado en el tiroteo de Parkland, reconstruido con inteligencia artificial para pedir que voten por él


Cuando los padres de un adolescente asesinado durante el peor tiroteo sufrido en una escuela secundaria de Estados Unidos recibieron la propuesta de una agencia de publicidad para resucitar a su hijo fallecido en un video para las elecciones, no lo dudaron un momento.

“Estás entrevistando a los padres de un chico que fue asesinado en su escuela, se necesita mucho para impresionarnos. El nivel está muy alto. Dijimos sí, inmediatamente”, cuenta a la agencia AFP Manuel Oliver, quien reside en Florida con su esposa Patricia.

La vida de Joaquín –nacido en Venezuela y llevado a Estados Unidos con solo tres años– se paró a los 17 años el 14 de febrero de 2018, cuando un tirador lo abatió junto a otras 16 personas en su escuela secundaria en Parkland. Desde entonces, la vida de sus padres se convirtió en la de dos militantes contra las armas de fuego.

La reconstrucción digital de Joaquin Oliver
La reconstrucción digital de Joaquin Oliver

Proporcionaron a la agencia fotos de su hijo y un actor que se parece a Joaquín grabó un mensaje. Después, a través de inteligencia artificial (IA), un software sustituyó la cara del intérprete por la de su hijo, como si fuera una máscara digital.

El video final, publicado a comienzos de octubre en unfinishedvotes.com, dura un minuto: “Ey, soy yo”, lanza Joaquín con su gorro calado en la cabeza y frente a una cancha de baloncesto. Su mensaje se salpica de continuos “bro” [abreviatura de “brother”, hermano] y usa mucho sus manos, como el de verdad.

“Me fui hace dos años, pero nada ha cambiado. La gente continúa muriendo por armas de fuego”, afirma el joven.

“La elección de noviembre es la primera en la que habría podido votar, pero nunca podré elegir el tipo de mundo en el que me hubiera gustado vivir”.

Manuel Oliver, padre de Joaquín Oliver, una de las 17 personas que murieron en el tiroteo de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, mira mientras su esposa Patricia hablar en una conferencia de prensa en el primer aniversario del tiroteo en Nueva York, el 14 de febrero de 2019 (REUTERS/Mike Segar)
Manuel Oliver, padre de Joaquín Oliver, una de las 17 personas que murieron en el tiroteo de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, mira mientras su esposa Patricia hablar en una conferencia de prensa en el primer aniversario del tiroteo en Nueva York, el 14 de febrero de 2019 (REUTERS/Mike Segar)

“Voten por mí, porque yo no puedo”, concluye en un contundente cierre.

Cuando se habla de “deepfakes”, los videos ultrarrealistas generados por inteligencia artificial, se suele pensar en lo peor (las imágenes trucadas de políticos diciendo cosas que no han dicho o el falso porno insertando caras de famosos). Aunque otras veces también se use con fines mucho más loables (como los actores resucitados en el cine, o las personas parapléjicas que tienen la oportunidad de bailar).

El video de Joaquín es, sin embargo, un caso aparte. ¿Es ético hacer hablar a un joven muerto, incluso por una buena causa? “Este es el ejemplo perfecto de la buena utilización de estas tecnologías”, defiende Manuel.

Manuel y Patricia Oliver aceptaron con gusto la posibilidad que les ofreció la empresa publicitaria (REUTERS/Mike Segar)
Manuel y Patricia Oliver aceptaron con gusto la posibilidad que les ofreció la empresa publicitaria (REUTERS/Mike Segar)

Y a quienes lo insultan –como se puede ver en la sección de comentarios del video en YouTube–, el padre pregunta airado qué es lo realmente inmoral, su video “¿o la forma en la que los políticos gestionan la violencia por armas de fuego en este país?”.

Tim Jones, el creativo de McCann New York que tuvo esta “idea loca”, no sabía cómo iban a reaccionar los padres. “Es una proposición muy macabra, hacer volver a un hijo. Es muy delicado ética y psicológicamente. Pero Patricia y Manuel estuvieron muy interesados”, cuenta este padre de familia.

El obstáculo principal fue entonces técnico. La IA precisa normalmente de miles de imágenes para reconstruir a una persona. Pero, a consecuencia de una vida demasiado corta, los padres de Joaquín no tenían material suficiente.

Manuel Oliver, padre de Joaquín Oliver, trabaja en un mural de su hijo en el muro de la valla fronteriza entre Estados Unidos y México, visto desde Tijuana, México, el 19 de diciembre de 2018 (REUTERS/Carlos Barria)
Manuel Oliver, padre de Joaquín Oliver, trabaja en un mural de su hijo en el muro de la valla fronteriza entre Estados Unidos y México, visto desde Tijuana, México, el 19 de diciembre de 2018 (REUTERS/Carlos Barria)

“Era un adolescente, su cara cambiaba todos los días”, resalta Tim Jones.

La producción, encargada al estudio brasileño Lightfarm, duró mucho tiempo, seis meses. El resultado no es perfecto pero “muy, muy cercano a Joaquín”, según Manuel.

La voz es la del actor ligeramente alterada, por falta de grabaciones suficientes del propio Joaquín.

Respecto a la redacción del texto, los padres dicen que se inspiraron en mensajes escritos por su hijo, quien según cuentan estaba interesado en la política y el debate sobre las armas.

“Pueden comprobarlo en su Twitter”, invita Patricia.

“Joaquín era también mi mejor amigo. Y cuando tienes un mejor amigo durante más de 17 años, sabes exactamente cómo piensa y reacciona ante las cosas”, añade Manuel.

Joaquin Oliver
Joaquin Oliver

Estas precauciones tranquilizan a Mary Ann Franks, profesora de Derecho en la Universidad de Miami. “No voy a prejuzgar la forma en la que los padres hacen su duelo”, afirmó a AFP, subrayando que los progenitores toman todo tipo de decisiones para sus hijos menores, vivos o muertos.

Esta experta en cíber-derechos cívicos no ve nada reprochable en el video, ya que se anuncia claramente que es artificial: “No se trata de manipulación con la intención de inducir a error”, valora.

“Me gustaría tanto que esta fuera la forma de devolver a Joaquín a la vida. Pero no hay manera de hacer eso”, se defiende Manuel. Joaquín, dice, estaría de acuerdo con el mensaje.

Con información de AFP (por Ivan Couronne)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La venta de armas bate récords en Estados Unidos en medio de la pandemia de coronavirus

Más de 38.000 muertos por el uso de armas de fuego en Estados Unidos durante el último año