El nuevo ranking de las diez mejores universidades de los Estados Unidos

Elaborado por The Wall Street Journal y Times Higher Education, ubica en la cima a algunas de las casas de estudio más tradicionales del país

Estudiantes caminan por el patio de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, el 10 de marzo de 2020 (REUTERS/Brian Snyder)
Estudiantes caminan por el patio de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, el 10 de marzo de 2020 (REUTERS/Brian Snyder)

Por cuarto año consecutivo, la Universidad de Harvard encabeza el ranking de las mejores instituciones de educación superior de los Estados Unidos, que confeccionan conjuntamente The Wall Street Journal y Times Higher Education. La secunda su vecina de la ciudad de Cambridge, en el área metropolitana de Boston, el Massachusetts Institute of Technology (MIT). En tercer lugar está Yale, la tradicional universidad de New Haven, Connecticut.

Completan el top ten la Universidad de Stanford, ubicada en las afueras de San Francisco, en California; Brown, de Providence, Rhode Island; Duke, de Durham, Carolina del Norte; el California Institute of Technology, de Pasadena; Princeton, en New Jersey; Cornell, de Ithaca, Nueva York; y la Northwestern University, de Evanston, Illinois.

El ranking revela el peso de la historia en la educación superior estadounidense, ya que la mitad de las que aparecen en el top ten pertenecen al grupo de las ocho universidades más tradicionales y elitistas del país, conocidas como la Ivy League (compuesta por Harvard, Yale, Brown, Cornell, Princeton, Columbia, el Dartmouth College y la Universidad de Pennsylvania). Las tres restantes se ubican entre las 15 mejores.

Edificio principal del Massachusetts Institute of Technology (MIT) (Foto: Wikipedia)
Edificio principal del Massachusetts Institute of Technology (MIT) (Foto: Wikipedia)

Todas estas universidades líderes –Ivy League o no– son privadas. Para encontrar una institución pública en el listado hay que ir hasta el puesto 23: la Universidad de Michigan, en Ann Arbor. Hay una razón bastante obvia: las diferencias de presupuesto son abismales. Si bien el dinero no garantiza calidad educativa, es indispensable para atraer a las mayores eminencias y ofrecer a los estudiantes la mejor infraestructura.

“Las métricas utilizadas en torno a los recursos académicos, la deuda de los estudiantes graduados, la diversidad de la facultad y el salario de los graduados ciertamente favorecen a las instituciones que reciben grandes donaciones”, dijo Lynn Pasquerella, presidente de la Asociación de Colegios y Universidades Americanas, consultado The Wall Street Journal.

Estudiantes caminando en el campus de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut (REUTERS/Shannon Stapleton/Foto de archivo)
Estudiantes caminando en el campus de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut (REUTERS/Shannon Stapleton/Foto de archivo)

Esos son algunos de los indicadores contemplados por los expertos que elaboran el ranking de The Wall Street Journal y Times Higher Education. En total son 15 factores, divididos en cuatro categorías principales. Pero no todos tienen el mismo peso en el índice final.

El 40% del puntaje se explica por los resultados de los estudiantes, incluyendo los salarios y la deuda de los graduados. El 30% proviene de los recursos académicos, incluyendo cuánto invierte la institución en materia educativa. El 20% corresponde al compromiso de los alumnos, que alude a si estos están preparados para usar en el mundo real los conocimientos adquiridos en la universidad. Por último, el 10% restante se asigna al ambiente en el que se desarrolla la experiencia académica, lo que contempla la diversidad del cuerpo estudiantil y del personal docente.

La Torre Hoover se destaca sobre la Universidad de Stanford, en Stanford, California, (REUTERS/Noah Berger/Foto de archivo)
La Torre Hoover se destaca sobre la Universidad de Stanford, en Stanford, California, (REUTERS/Noah Berger/Foto de archivo)

El ranking de este año fue diferente a todos los anteriores por la irrupción de la pandemia de COVID-19, que cambió radicalmente la dinámica educativa, al forzar a todos los estudiantes a cursar desde sus casas. “Este es un año increíblemente difícil para establecer cualquier tipo de vara sobre la educación superior. Hay tantas cosas en movimiento, que es muy difícil de determinar lo que pasó hace dos segundos y lo que va a pasar dentro de dos segundos”, dijo Ted Mitchell, presidente del Consejo Americano de Educación, al WSJ.

De todos modos, la gran mayoría de los indicadores sobre la base de los cuales se establecieron los puntajes y las posiciones en el ranking fueron tomados en marzo o antes, de modo que la pandemia no alteró sustantivamente el proceso. Pero sí es posible que haya un impacto en el ranking del año próximo. En ese sentido, es posible que sea necesario incluir otras consideraciones, como la calidad de la enseñanza a distancia o las prácticas sanitarias y de seguridad de cada universidad.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Estados Unidos dio marcha atrás y no retirará las visas a universitarios extranjeros que asistan a cursos online

Estados Unidos cancelará las visas para estudiantes extranjeros si sus clases pasan a darse en forma online por la pandemia

Hasta 13 universidades británicas pueden afrontar la quiebra por la crisis

Harvard dio marcha atrás y rechazó la ayuda federal de USD 8,6 millones por coronavirus

MAS NOTICIAS