La Convención Nacional Republicana cerró con una fiesta hecha a la medida de Donald Trump en los jardines de la Casa Blanca

El presidente de EEUU cumplió su sueño del discurso con público. Un grupo más reducido del que se imaginó que tendría, pero con el espacio elegido repleto para escucharlo y un show de fuegos artificiales

El presidente Donald Trump y su familia observan los fuegos artificiales desde los jardines de la Casa Blanca, donde el mandatario realizó el acto de cierre de la convención de su partido (Doug Mills/Pool via REUTERS)
El presidente Donald Trump y su familia observan los fuegos artificiales desde los jardines de la Casa Blanca, donde el mandatario realizó el acto de cierre de la convención de su partido (Doug Mills/Pool via REUTERS)

La última noche de la Convención Nacional Republicana comenzó con un video que intentó contagiar optimismo. En contraposición al escenario sombrío presentado en la Convención Demócrata, la intención republicana estas cuatro noches fue la de comunicar que el país estaba en un buen momento antes de la pandemia, al que -según dicen- se puede volver. Lógicamente los demócratas no lo ven igual.

Tras la tradicional bendición, que esta noche estuvo a cargo de un pastor evangélico, y la oración a la bandera que pronunciaron dos de los nietos del Presidente, la última noche empezó con un video editado del líder de la minoría republicana en la cámara de representantes, Kevin McCarthy, quien continuó con el tono optimista. “Juntos, los republicanos vamos a reconstruir la economía más sólida en la historia (…) la elección no puede ser más clara, hacia delante y en libertad, o hacia el socialismo”.

Ja’Ron Smith, uno de los asistentes personales de Trump, fue el primero en dar un discurso en vivo. Contó su historia, desde sus orígenes humildes a la Casa Blanca. “La fortaleza americana está en su gente. El Presidente se preocupa y actúa. Su obsesión es traer los empleos de vuelta a nuestro país”. Este funcionario afroamericano habló del racismo e intentó desmitificar que al Presidente no sea un tema que le preocupe.

Kevin McCarthy (REUTERS)
Kevin McCarthy (REUTERS)

Con un largo video se presentaron media docena de testimonios de ciudadanos que durante años fueron demócratas y que hoy apoyan a Trump. El mensaje se reforzó con el discurso del Congresista Jeff Van Drew, quien llegó a la cámara baja como demócrata pero que hoy apoya al Presidente como republicano. “Ahora los demócratas están a favor de las fronteras abiertas, de quitarle fondos a la policía. Pasaron de liberales a radicales (…) ¿Realmente creen que Joe Biden está listo? Joe Biden es una marioneta de los radicales socialistas”.

El jefe de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, hizo un pedido directo a los votantes. “Los demócratas se pasaron una semana diciéndonos quien es Joe Biden, pero no qué piensa hacer (…). Les pido que apoyen a los candidatos al senado del partido republicano y que reelijan a mi amigo, el presidente Donald Trump”.

El siguiente video mostraba los logros de la administración en una analogía con los deportes. Danna White, el presidente de la asociación de lucha libre y amigo personal de Trump, dio un discurso a favor de la policía y en contra de las políticas liberales. “Trump es uno de los seres humanos más leales que conozco, tiene una energía impresionante, nadie trabaja más duro y cree en la gente de este país. Cuando otros ven negatividad, el Presidente está pensando en trabajar para recuperar a los Estados Unidos. Lo hizo una vez, lo hará de nuevo”, decía el amigo del mandatario.

Mitch McConnell (REUTERS)
Mitch McConnell (REUTERS)

Con un largo video en el que varias personas relataban su historia como residentes de proyectos de viviendas públicas se abrió el segmento sobre las ciudades. El tema llevó a escuchar testimonios sobre la violencia vista en algunos centros urbanos en los últimos meses. Ann Dorn, viuda de un oficial de la policía de St Louis asesinado en una manifestación en su ciudad el 2 de junio pasado, urgió a los votantes a apoyar a los oficiales de la ley. El tema está dividiendo al país entre quienes creen que hay violencia policial sistémica y los que piensan que esas son las excepciones y que los departamentos de policía deben ser apoyados.

Tras este emotivo relato, llegó el momento del secretario de viviendas y desarrollo urbano, el ex precandidato a la presidencia Ben Carson. “Muchos del otro lado se llenan la boca diciendo que el Presidente es racista. No pueden estar más equivocados. Años atrás, Jesse Jackson le dio un premio a Trump por las oportunidades ofrecidas a nivel laboral a afroamericanos. En Palm Beach, Florida, se enfrentó a la sociedad para que se autorizara el ingreso de todas las razas a los clubes. Como presidente, una de sus primeras acciones fue otorgar más fondos a las universidades con tradición de estudiantes afroamericanos. Antes de la pandemia, el desempleo afroamericano estaba en su nivel más bajo. Apoya las opciones escolares sabiendo que sin importar en qué barrio una persona nace, a través de la educación tiene la llave para su futuro. Esto funcionó para mí (…) Lo que sí es racista es el hecho de que entre los afroamericanos el índice de abortos es desproporcionalmente más alto que en cualquier otra comunidad. El Presidente es el funcionario más provida de este país”, decía este famoso cirujano afroamericano.

Rudy Giuliani (REUTERS)
Rudy Giuliani (REUTERS)

Rudy Giuliani, ex alcalde de Nueva York famoso por la tolerancia cero y actual abogado del Presidente Trump, tuvo su momento estelar. Criticó duramente al actual alcalde de Nueva York, como emblema de los demócratas progresistas.

¿Cómo mi ciudad se destruyó tanto en tan poco tiempo? No le permitan a los demócratas que arruinen el país como arruinaron mi ciudad (…) El asesinato de George Floyd fue imperdonable. Hubo protestas pacíficas. El Presidente fue el primero en condenarlo. Parecía que demócratas y republicanos podían unirse para condenar la brutalidad policial, pero en lugar de hacerlo secuestraron las protestas y las convirtieron en hechos violentos. Prendieron fuego las ciudades, rompieron todo, mataron gente. Y la policía de manos atadas por los alcaldes demócratas. Pero lo peor son los jóvenes a los que les lavaron la cabeza”, afirmaba con su característica crudeza Giuliani.

En la última noche, la convención mostró un video con clips de noticieros asegurando que Joe Biden mantiene vínculos con la dictadura China que sirvió de preámbulo para el discurso del senador Tom Cotton, quien comparó el récord en política exterior de Donald Trump y Joe Biden.

Según este senador, Biden ayudó al crecimiento de ISIS y fue compasivo con los regímenes dictatoriales de Cuba y Venezuela mientras que Trump terminó con ISIS y tiene mano dura con los dictadores. ”Joe Biden va a ser tan débil y estará tan errado los próximos cuatro años como lo ha estado los últimos 40″.

La idea fue apoyada por los padres de Kayla Mueller, una joven secuestrada y asesinada por miembros del grupo terrorista ISIS. Con crudeza contaron cómo su hija fue ultrajada y violada. Se quejaron de que Barack Obama nunca los recibió y Joe Biden jamás los contactó. “Durante la administración Obama, los militares prepararon una operación de rescate que el presidente demoró eternamente. Dijeron que estaban haciendo todo lo posible pero no hicieron nada”.

Ivanka Trump (EFE/Doug Mills EFE/EPA/Erin Scott)
Ivanka Trump (EFE/Doug Mills EFE/EPA/Erin Scott)

El plato fuerte de la noche llegó en partes y la primera fue Ivanka Trump. La hija del presidente y una de sus principales asesores, habló ante un enorme grupo de gente en la Casa Blanca y contó la historia de su padre en Washington. “Reconozco que el estilo de comunicación de mi padre no le gusta a todo el mundo. Y sus tweets hablan por si mismo. Pero los resultados hablan por sí mismos”, aseguraba la joven que ha actuado como una primera dama de facto los últimos años cuyo discurso fue la introducción para el de su padre.

Trump bajó las escaleras hacia el jardín de la Casa Blanca de la mano de su esposa Melania. Sonrientes saludaron a las cientos de personas que los aplaudían de pie mientras sonaba la canción “Orgulloso de ser estadounidense”.

Donald Trump (REUTERS/Kevin Lamarque)
Donald Trump (REUTERS/Kevin Lamarque)

Orgulloso del increíble progreso hecho en los últimos cuatro años y confiado en lo que haremos los próximos cuatro”, decía el Presidente al comienzo de su discurso para dar paso a un saludo especial para aquellos en el paso del Huracán Laura, mientras anunciaba que este fin de semana visitará la zona. Mientras agradecía a su familia, hizo especial hincapié al hablar de su recientemente fallecido hermano, Robert Trump.

Acepto profundamente la nominación del partido para ser Presidente del país”, decía Trump oficializando su candidatura.

Vamos a producir una vacuna antes de fin de año o incluso antes. Vamos a vencer al virus y ser incluso más fuertes que antes. Tengo una fe inquebrantable en el pueblo americano”, afirmaba el Presidente sin dar más detalles de la esperada vacuna contra el coronavirus.

Así se vieron los fuegos artificiales desde afuera de la Casa Blanca (REUTERS/Andrew Kelly)
Así se vieron los fuegos artificiales desde afuera de la Casa Blanca (REUTERS/Andrew Kelly)

Esta es la elección más importante en la historia de nuestro país. Nunca antes los votantes tuvieron una opción más clara entre dos partidos, dos visiones, dos agendas. Esta elección es acerca de proteger el sueño americano o el socialismo. Entre proteger nuestros trabajos o enviarlos al exterior. Entre proteger a los ciudadanos que cumplen con la ley o darle el poder a los anarquistas violentos que amenazan nuestra seguridad. Entre quienes cuidan nuestras ciudades o un movimiento radical que todo lo destruye. Joe Biden dice que aquí hay injusticia sistémica y racismo. ¿Cómo piensa liderar el país cuando dedica todo su tiempo a tirar abajo a nuestra nación?”, decía Trump mientras sus seguidores lo aplaudían sin parar durante los más de 60 minutos que duró la alocución.

La noche terminó con fuegos artificiales que escribieron “Trump 2020” en el cielo. Los próximos dos meses de recta final hasta el 3 de noviembre definirán la historia en una elección donde todavía todo puede pasar.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:

TE PUEDE INTERESAR